publicidad

publicidad

¿Le quedó grande a Afranio Restrepo la organización de los Juegos Bolivarianos?

Del 24 de Junio al 5 de Julio del año 2022 se contempla la realización de los XIX Juegos Bolivarianos, que en esta edición se realizarán en la capital vallenata. Noticia que se conoció desde el año 2019, fecha en la que arrancó oficialmente la planificación, gestión y la conformación del Comité que lideraría este proceso deportivo, que inicialmente permitirá la llegada de más de siete mil personas. Hoy, a 15 meses de este evento que sin duda alguna le dará renombre a la ciudad a nivel nacional e internacional, se cree que muchos de los proyectos que lo rodean, estan en veremos.

La realización de los XIX Juegos Bolivarianos eran para el año 2019 el evento más sonado en  Valledupar, desde entonces se divisaba una fiesta que impactaría de manera positiva a la ciudad en diversos sectores. Hoy casi dos años después el ambiente no es el mismo y se podría decir que para el lamento de los vallenatos y los principales actores de estas justas deportivas, ha perdido fuerza… ¿Por qué? Son varias las razones.

Lo primero que hay que decir es que este evento deportivo requiere más de 20 escenarios, de los cuales falta por culminar el Centro Deportivo Óscar Muñoz Oviedo, más conocido como la Villa Olímpica, la cual contempla varios escenarios deportivos, mientras que la Villa Bolivariana, donde se supone será el centro de acopio de los jugadores, ni siquiera ha empezado su ejecución, aun cuando se contemplaba que para noviembre del 2020 estarían interviniendo el terreno en el que se construirían dichas viviendas. De otro lado está el complejo acuático, la adecuación del campo de rugby, el coliseo de baloncesto, otro coliseo para balonmano y fútbol sala entre otros.

¿Hay retraso por diferencias políticas?

Desde que se conoció que Valledupar seria la sede oficial de estos juegos para el año 2022, ha ocurrido de todo, principalmente por diferencias políticas; la primera de ellas fue la salida de Elmer Jiménez como director del Comité de Juegos Bolivarianos, todo porque no era de la línea del alcalde Mello Castro Gonzalez y del gobernador Luis Alberto Monsalvo, lo que generó que en este lugar aterrizara Afranio Restrepo Villarroel, decisión que por supuesto dejó insatisfecho al representante a la Cámara, Alfredo ‘Ape’ Cuello, quien fue uno de los principales gestores para que dicho evento se realice en la capital del departamento.

La decisión se toma a finales de enero del año 2020, dos meses después inicia la pandemia por Covid-19 y esto llevó a que la planificación de todo este proyecto empiece a mostrar retrasos. No obstante, un año después se da un hecho que evidencia que el proyecto de la Villa Bolivariana con el que se pretende hospedar a las distintas delegaciones de los países que participarán podría retrasarse aún más; por supuesto hacemos referencia a la demanda que algunos corporados de la ciudad instauraron que busca la nulidad simple del Acuerdo 001 del 26 de enero de 2021, por el cual se autorizó al alcalde de Valledupar, Mello Castro, transferir a título gratuito a favor del Fondo de Vivienda de Interés Social (Fonvisocial), un área del terreno conocido como lote del antiguo Idema.

Villa Olímpica

Demanda que de resultar favorable retrasaría evidentemente este proceso. Pero más allá de todas estas trabas y los trances inesperados que ha atravesado el proyecto, surge una pregunta ¿qué papel está jugando el director de los juegos bolivarianos?, su llegada se da por su experiencia en materia deportiva y por ser cercano a las administraciones de turno; sin embargo, hoy su nombre lo rodea una aparente inoperancia y gestión para que dicho evento se desarrolle sobre la marcha y así se pueda cumplir con lo planificado en el año 2019.

Según conoció este medio de comunicación, si la Villa Bolivariana se da o no en los tiempos estipulados, no son penas, toda vez que el Comité de los Juegos tendría plan b y c para darle solución a este impase. El primero sería hospedar a las diferentes delegaciones en hoteles de la ciudad, pero  se desconoce si estos estarían preparados para recibir el número de personas que arribaría a la ciudad, y el segundo que es un poco más viable, consiste en realizar un convenio con la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) para que los constructores de la ciudad que cuentan con proyectos de vivienda terminados y sin entregar presten estos espacios, los cuales serían dotados para el recibimiento de los jugadores, a cambio, los propietarios recibirían sus casas amobladas.

Frente a esto, Afranio Restrepo Villarroel, manifestó que además de la pandemia, esta versión de los juegos ha tenido que enfrentarse con un tiempo menor que las demás para su organización, “si somos optimistas estamos esperando más de 10 mil personas, somos conscientes que la capacidad hotelera de Valledupar es bastante limitada pero también es una ciudad que alberga un evento de gran magnitud de más de 150 mil personas como es el Festival Vallenato, por ende tiene otras alternativas que tendríamos que considerar como casas campo, o algunos proyectos de vivienda privados que para esa fecha no se hayan entregado a sus propietarios y podríamos entrar a analizar”, dijo el director del Comité de Juegos Bolivarianos.

Aquí se construirá la Villa Bolivariana para las justas del 2022

La parte del departamento

En cuanto a las obras que le corresponde al departamento, el secretario de Deportes, Regulo Pineda Arregocés, afirma se encuentran en un avance satisfactorio por lo que de su parte cumplirían con lo acordado. “La Villa Olímpica está muy avanzada, estamos bien con los tiempos, de hecho, los recursos que va aportar el Ministerio para la ejecución de los proyectos de la Universidad Popular del Cesar, el convenio ya está firmado, hay un tiempo de ejecución, estamos a más de un año de los juegos así que tenemos el tiempo suficiente para realizarlos”, mencionó el funcionario.

La parte del municipio

Tras la aprobación del acuerdo 021 de 2020 por medio del cual se autoriza al alcalde de Valledupar, la transferencia a título gratuito a Fonvisocial de un área del lote antiguo Idema que será desarrollado con la construcción de un proyecto de residencias, la pelota queda en manos del Fondo de Viviendas, el cual deberá encargarse de la ejecución de este proyecto para el que se tiene un tiempo record.

Otra de las criticas

Una de las razones más grandes por las que el nombre de Afranio Restrepo ha estado en el paredón es por la aparente falta de promoción del evento, toda vez que además de los proyectos de construcción, se requiere un posicionamiento del evento el cual a la fecha no se ha hecho. “Hemos tenido menos tiempo, Valledupar recibió la sede dos años más tarde que lo que se acostumbra en los Juegos Bolivarianos, tuvimos solo dos años para realizar esta fase de planeación y organización de los juegos, pese a eso vamos muy bien. El próximo viernes 26 estaremos lanzando el programa de voluntariado que constituye la columna vertebral de los juegos, además estamos contemplando un trabajo que hasta ahora tiene como única sede Valledupar y de subsede Chimichagua, correspondiente a promoción y difusión y que es el resultado de una rigurosa planeación realizada por los responsables”, manifestó Restrepo Villarroel.

publicidad

publicidad