publicidad

publicidad

Los elefantes blancos del Contralor

Por: Francisco Cuello Duarte

En un informe publicado el primero de agosto en el diario El Tiempo, el Contralor General de la República sorprendió al país, señalando que la entidad a su cargo había detectado cerca de 1800 obras inconclusas y abandonadas, por un valor superior a los 24 billones de pesos, es decir, dos veces la reforma tributaria que cursa actualmente en el Congreso de la República. Son elefantes de todos los colores, en todas las regiones del país, pero más abundantes en aquellas regiones ricas en petróleo y carbón donde se ha movido el billete de las regalías.

El problema apenas comienza pues para terminar esas obras se requiere de nuevos contratos que superan en un 50% la inversión inicial, con nuevos contratistas, nuevo procedimiento contractual y nuevas garantías, donde se puede incurrir en nuevos actos de corrupción, como si fuera un carrusel, pues la corrupción, como el virus del Covid-19 no se ha ido. Este último ya tiene vacunas; la corrupción es un cáncer instalado en el tejido social colombiano en una sociedad complaciente con el mismo.

Ahora bien, sobre el sonado caso del contrato del Ministerio de las TIC con la Unión Temporal Centros Poblados, donde está en peligro unos 70.000 millones de pesos, se debe actuar con mucha prudencia y precisión jurídica pues declarar la caducidad requiere rigor de los expertos en esta materia, pues de pronto el remedio va a ser peor que la enfermedad, ya que esas firmas contratistas tienen abogados especializados en detectar las rendijas del proceso contractual que termina en una demanda billonaria contra el Estado.

Pero, como si estuviéramos en el mundo napolitano que nos pinta el escritor Roberto Saviano, aparece ahora el escándalo del senador Aguilar, miembro del Clan Aguilar de Santander, donde su hermano es el gobernador actual de ese Departamento, con todos los hilos del poder en sus manos, pues el marco jurídico colombiano sobre el régimen de inhabilidades, les permite reemplazar al exsenador con otro hermano o pariente cercano.

¿Qué pasa en Colombia?, se pregunta el ciudadano indignado, atormentado y trastornado. Aquí, como un cuento del realismo mágico, no pasa nada. El efecto será en las próximas elecciones donde el valor del voto se incrementará, y en algunas regiones le aplicarán el IVA, pues la mayor parte del pueblo colombiano vende su voto como un acto de rebeldía macondiana.

publicidad

publicidad