publicidad

publicidad

‘Los Reyes Magos’ traerán a Valledupar la privatización de Emdupar

El regalo que los Reyes Magos traerán a Valledupar en la celebración de los 472 años no será incienso, mirra y oro, el 6 de enero se aparecerán con la concesión de Emdupar a un privado, si en el camino no se cansan los camellos, cambian las fechas o bajan del sistema dicha convocatoria pública cargada de vacíos legales y financieros. la comunidad y algunos dirigentes mueven acciones para revocar el proceso.

Foros, audiencias públicas, movilizaciones del pueblo y 23 días en Asamblea Permanente por parte de los trabajadores no han sido más que un desgaste frente a la ineptitud de la Junta Directiva que hoy se mantiene firme en la búsqueda de un privado y con ceguera no ve otra alternativa de salvamento para Emdupar. Evidentemente, buscan quitarse el muerto de encima y vender la empresa a precio de ‘gallina flaca’ al postor que ya fue arreglado bajo la mesa, pero cumpliendo aparentemente con la gestión contractual y los cambios en más de dos oportunidades, solo se conocerá nombre hasta el 28 de diciembre, día en que se realice la adjudicación del contrato, y así las cuentas, desde el 6 de enero el nuevo oferente inicia operaciones con los activos y servicios de la empresa.

A los documentos publicados en el SECOP el pasado 12 de octubre no les han cambiado una letra, tras ser un proceso que, según analíticos del tema lleva muchos vacíos, están mal estructurados, hay cuentas que no son reales y están flojas las obligaciones. Por su parte Fabián González, presidente de Sintraemsdes subdirectiva de Valledupar, indicó que “la empresa va a quedar con el hueso, en Emdupar no van a invertir nada, el privado coge las cuentas en 0 peso, 0 deudas y empieza a recaudar como si no tuviera ningún problema, aumentarían un 35% la tarifa para sacar directamente de los usuarios”.

Más de un mes en protestas completan los trabajadores de Emdupar.

Otro lamento, es el activo por derecho de uso que recibirá Emdupar, arrendamiento que será de $185,9 millones de pesos al mes, según Alfonso Horta, vocero en esta situación “anualmente se desembolsará una suma paupérrima de $2,268 millones, menos de la mitad de la utilidad promedio que genera Emdupar luego de pagar todos sus costos, gastos e impuestos, cuando el 2020 tuvo una $4,7 mil millones de pesos”, es decir, tras que no es una gran cantidad comparado a lo producido, será pagada como queso dificultando nuevas inversiones que necesita el acueducto y alcantarillado de la ciudad que en los últimos años se ha escudado en el cuento de la inviabilidad.

Lo cierto es que existen varias objeciones que solo dan ventaja a dicho aliado estratégico y proponen un jugoso negocio que tendría a Emdupar arrodillada por un buen tiempo. Pero por parte del alcalde de Valledupar, Mello Castro, quien encabeza la Junta Directiva, solo se escucha “asumo la responsabilidad, asumo el costo político a corto plazo, pero a largo me lo agradecerán”, quien ha manifestado cifras carentes de argumentos en sus discursos, entre ellas asegurar que 100 mil vallenatos no cuentan con el servicio de agua potable, cuando el Sistema Único de Información de servicios públicos domiciliarios – SUI registra que Valledupar tiene una cobertura del 99% de acueducto, asumiendo que ese porcentaje que no cumple con tarifa corresponde a las más de 15 invasiones que hoy tiene la ciudad, pero la pregunta en cuestión y dato que no se precisa en ningún apartado del contrato es ¿quién asumiría la deuda del agua no contabilizada que son más de $400 millones de pesos mensuales?, si la administración municipal o si irían al saco roto de Emdupar.

La batalla por la no privatización

Fuerzas vivas interpusieron acciones para que la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios interviniera la invitación pública No. 001-2021 de Emdupar, donde respondieron no tener facultades para exigir que los actos o contratos se sometan a su aprobación, y que “el alcalde municipal debe cumplir con el deber legal de dicha licitación y garantizar la prestación del servicio en cobertura, calidad y eficiencia”.

Antonio Sanguino, senador de Alianza Verde

Pese a que se vienen tiempos de campaña y desde allá comienzan a figurar, son pocos los que se han unido al coro en defensa de este patrimonio público, entre ellos, el representante a la Cámara Christian José Moreno quien ha dicho “propongo declarar desierto el proceso por ser lesivo, buscar recursos en la gobernación del Cesar y hacer que las condiciones técnicas y financieras sean robustas para lograr un aliado serio, y que Emdupar haga ajustes de tarifas”, quien al parecer no ha entendido el desprecio y desinterés que le ha hecho el gobierno departamental a esta problemática. Por otro lado, está Antonio Sanguino quien en los últimos meses se ha mostrado como el defensor de los patrimonios olvidados y despreciados en el Cesar, primero en la salud con el IDREEC y el Rosario Pumarejo, y ahora con la empresa de servicios públicos Acueducto y Alcantarillado de Valledupar.

Tanto así que tuvo un agarrón con el alcalde, al exponer la situación de Emdupar en el Congreso “La quieren privatizar de afán, a oscuras, sin participación de los ciudadanos y escondiendo información real del estado de este patrimonio de los vallenatos”, desde un trino en Twitter el Mello Castro señaló de oportunista al Senador, “por más de 20 años la han acabado y usted, siendo de la región, nunca apareció”.

Sanguino puso en advertencia a la Contraloría General de la República para que vigile el proceso de privatización de Emdupar, que pretende hacer el alcalde Mello Castro, contra el interés de la ciudadanía y su derecho al agua.

Este medio conoció que, hasta el momento, la única empresa que ha recorrido la infraestructura de Emdupar, ha pedido información financiera, planta de personal, activos, midiendo que recibiría ha sido Veolia. Por otro lado, trabajadores denuncian temor por presunta retaliación y amenazas de muerte como es el caso Ismario Martínez, y Cristian Castilla un operario de más de 15 años despedido sin justa causa, lo que según dirigentes de los sindicatos dan inicio a una temida masacre laboral.

Así las cosas, la crisis de Emdupar se ha vuelto un tema de decisión de la Junta Directiva a puerta cerrada, y no, del agua potable de los valduparenses, de hacer realidad dicha contratación y la llegada de los Reyes Magos con el privado por delante no sería más que una réplica de la mortificación que hoy sufren los vallenatos con Aseo de Norte.

publicidad

publicidad