publicidad

publicidad

MAS ALLÁ DEL CARBÓN

Dadas las publicaciones donde manifiestan que varias minas de carbón ubicadas en el departamento del Cesar cerrarían sus puertas debido, entre otras cosas, a la emergencia sanitaria decretada por el gobierno colombiano en ocasión a la pandemia por el Covid-19, es imperativo volver a pensar nuestra economía desde las vocaciones históricas y productivas que han caracterizado al Cesar.

Mucho antes que iniciaría esta pandemia, publiqué un artículo de opinión en este mismo espacio donde resaltaba la importancia del territorio como factor de transformación productiva, sobre las potencialidades que tiene el departamento y que han sido desaprovechadas a lo largo de los años. Hoy, donde aproximadamente el 50% del PIB depende de la actividad económica del carbón y teniendo en cuenta la crisis económica por la pandemia y los cierres de minas extractoras de este bien no renovable, es importante volver la mirada a las vocaciones características del territorio cesarense.

Le puede interesar  UN CAMBIO DE GENERACIÓN

Mas allá del carbón, el departamento del Cesar cuenta con potencialidades como la agricultura, el sector pecuario, el capital humano, la industria, el comercio entre otras, que hasta el momento no han sido aprovechadas al máximo y/o tenidas en cuenta en las políticas públicas implementadas por nuestros gobernantes. Así mismo, existen nuevas herramientas que permiten mejorar las estrategias y vocaciones que tiene el departamento, por ejemplo, la investigación y desarrollo de nuevas alternativas productivas, el emprendimiento y la caracterización del territorio según su potencialidad a través de la tecnología y avances científicos.

La estructura productiva, antes del año 1995, estaba enfocada en las vocaciones mencionadas en el párrafo anterior (no todas), sin embargo, a partir del año en mención, la estructura cesarense se transformo para darle paso, a una economía principalmente basada en el carbón, enfocando los esfuerzos en este sector. Es de aclarar, que la economía de carbón no es mala, por el contrario, debe ser una fuerza que impulse y ayude al desarrollo económico, lo que si menciono es que, no debe ser la única que jalone, sino que, apoyadas por vocaciones históricas y del territorio, aporten al desarrollo económico del Cesar, de la región y el país.

Le puede interesar  UN CAMBIO DE GENERACIÓN

Finalmente, que esta época sea la oportunidad de repensar la estructura productiva del departamento, que sin descuidar la economía del carbón, también se implementen estrategias que impulsen de manera amplia y determinante el agro cesarense, los demás sectores y que a través de herramientas de políticas públicas, enfocadas en el fortalecimiento y desarrollo de investigación y tecnología, se orienten los esfuerzos en una estructura productiva integral teniendo en cuenta las características del territorio y su gente.

Por: Marcos Gómez Calderón

 

publicidad

publicidad