publicidad

publicidad

¿NUEVO ORDEN MUNDIAL?

Por: Eduardo L. Gullozo

Quiero iniciar mi opinión con una pregunta retórica respecto a uno de los temas más presentes y que más confusión genera en la actualidad, y no precisamente por falta de información, por el contrario, es exactamente por la excesiva información que hay lo que genera diferentes criterios en la sociedad: ¿Somos acaso víctimas de la manipulación que ejercen las más grandes industrias o grupos elites mundiales, que pretenden alcanzar sus propósitos egoístas usando a la humanidad, como si jugasen a ser dioses que deciden el destino de la raza humana?

Sin dudas el brote del Coronavirus y el confinamiento mundial hicieron que la humanidad se aferrara aún más al beneficio de la duda, puesto que el cuentico de que nuevamente surge una enfermedad endémica provocada por algún animal ya no se lo creen ni ellos mismos (quien quiera que sea el que esté detrás de todo eso) y la duda colectiva no se ha generado solamente por la pandemia, sino que en estos momentos muchos de los grupos sociales que “luchan” por tener más libertades que otros, están siendo apoyados precisamente por esos magnates o grupos elites que de alguna u otra manera ejercen mucha influencia en la sociedad, y para ser exacto me refiero al movimiento LGTBIQ y El feminismo contemporáneo. ¿Qué hay detrás de estos movimientos, y qué relación tienen con esta pandemia global? (Aclaro que no tengo nada en contra de la persona que tiene gustos homosexuales, ni tampoco de las mujeres, pero sí de las ideologías modernas de estos movimientos)

Le puede interesar  Por cuatro razones

Pues me atrevería a decir que sus propósitos es el de reducir la población mundial u obligarnos a adaptarnos a un nuevo sistema de control de masas. Puede que esté equivocado o sus propósitos sean más ambiciosos de lo que pienso. ¿En qué me sostengo para hacer tal afirmación? Pues aquí viene lo bueno, y la verdad no es un tema para nada nuevo, solo que es precisamente por esa manipulación que ejercen atreves de los medios masivos de comunicación, los cuales mantienen a la sociedad alienada consumiendo puro entretenimiento, haciendo que la humanidad olvide la historia, que las personas del común se desinteresen por mantenerse informadas. Sin embargo, es bueno preguntarse qué tienen en común el movimiento LGTBIQ, el feminismo contemporáneo y la pandemia global. Quiero reducir en cinco puntos la cosmovisión de cada uno de estos movimientos y enlazar de alguna manera la relación que esto tiene con la pandemia:

  • la destrucción convencional o normal que se tiene sobre lo que es una familia. Pues hoy en día ya es normal que en los países de primer mundo se diga que una familia ya no es solamente papá o mamá, también hay familias de papá y papá o mamá y mamá, o papá, papá y papá.
  • La prioridad que tiene la vida de un animal sobre la vida humana; hoy en día tiene más relevancia justificar que una corrida de toros es un acto más cruel que un aborto.
  • El derecho a elegir qué quiero ser (ontológica y anatómicamente), pues ya no eres lo que tu composición anatómica te muestra, sino que si te crees un caballo puedes ser un caballo, ya que el sexo o género del individuo es una mera construcción social.
  • El derecho de enamorarme y estar con quien yo quiera; pues ya no se está normalizando solamente el hecho de que las personas tienen gustos homosexuales, sino que también hay personas que tienen gustos pedófilos, zoófilos y hasta necrófilos.
  • Un virus que supuestamente vino de un animal, se expandió por todo el mundo, causa millones de muertes, nos obligó drásticamente a adaptarnos a un nuevo estilo de vida, y que en menos de un año le inventan la cura, y dicha cura tiene entre sus efectos secundarios la esterilidad masculina, y cuantas otras cosas más esconden del ojo público.
Le puede interesar  LOS ESTAFADORES DE LA FE

¿Cómo es que la humanidad ha cambiado tan vertiginosamente? Nuestra cultura está cambiando, nuestros valores, nuestras costumbres y hábitos, nuestra forma de ver la vida, nuestra forma de ser, actuar y vivir está cambiando, y no por un cambio espontaneo dado por el progreso de la civilización como hemos conocido atreves de la historia, sino un cambio obligado e impuesto, como si alguien estuviera apresurando a la humanidad por todos los medios para que se adapte a un nuevo sistema global. Hay una forma lógica de explicar esto, incluso este fenómeno ya fue explicado antes, “casualmente” en un contexto donde querían obligar a la población a adaptarse a un nuevo sistema o cambio colectivo. Esto se los explicaré en la próxima.

 

 

publicidad

publicidad