publicidad

publicidad

PÉSIMAS CAMPAÑAS LOCALES

 En el pasado evento electoral, sobretodo en Valledupar, evidenciamos nosotros los conocedores y los no tanto, sendos errores comunicacionales en campañas políticas, desde pequeñas al concejo hasta campañas a la gobernación del departamento; Costosas, poco efectivas, poco masivas, sin datos, con un manejo de crisis pésimo, granadas de ataque que alcanzaron a herir de muerte al candidato con esquirlas, persona a la que desde luego se debe cuidar hasta el final de los enemigos.

Campañas con herramientas tales como: “yo fulano de tal voto por”, ese era el contenido agresivo para conectar con el elector, se compartían a través de páginas web, trabajos audiovisuales muy planos, poco storytelling o storyfeeling, nadie logró conectar al elector, mucho dinero botado por candidatos, por supuesto fueron pocos votados. Algunos optaron por contratar agencias de Bogotá, Medellín, unos cuantos de Valledupar y otras ciudades, pero no sumaron a los proyectos.

Aquellos proyectos que perdieron tuvieron en común algo, fueron manejadas por unas cuantas agencias locales que no hicieron bien su trabajo, esto por supuesto afectó a varios grupos políticos del departamento, barones políticos que perdieron poder porque las contratadas no supieron comunicar, esos candidatos de los grupos hasta ese entonces poderosos no los supieron vender o no los vendieron bien, y ni hablar que dentro de las estrategias de masificación electoral las redes sociales predilectas eran Twitter e Instagram, redes que por supuesto no penetran tanto a las clases sociales masivas por muchas u obvia razones.

¿Se dieron cuenta de que de repente un candidato que gozaba de una preferencia moderada o alta de un momento a otro cae como meteorito al suelo tanto como para perder la contienda en final finish o por paliza? El trabajo de comunicación digital no solamente sirve para levantar al candidato, sirve también para sostenerlo, allí muchos fallaron. Pocos conocen las tribus locales, pocos conocen los caudales más agresivos de comunicación local, ninguno utilizó ese caudal, solo se basaron en subir el contenido en redes propias de los candidatos y se encerraron en un sub mundo de personas muy cercanas o interesadas en que el proyecto ganara para lograr cubrir su necesidad. Pero eso sucedió por contratar a personas poco idóneas, las redes bien concebidas y manejadas fueron las que le dieron el triunfo a cada proyecto hoy en el poder.

Cambiaron los colores del poder y lógico revisen quiénes manejaron estratégicamente esas campañas, por supuesto las perdedoras. Hay que comprender que un buen contenido costoso que no sea entregado masivamente es lo mismo que un contenido poco costoso, de nada sirve. El elector local es muy afectivo, alegre, comunicativo, extrovertido, pero también se ofende muy rápido, es iracundo, reactivo etc. Las agencias locales no le sacaron el jugo a eso, había libretos por mil para materializar, muchísimo producto por mostrar, pero el tema era que esas agencias no tenían experiencia. Claro que cualquier contenido audiovisual por muy corto que sea cuesta un buen dinero, no es barato, pero es efectivo, logra más que la entrega de un pastel o una gorra.

¿Usted candidato le preguntó a la agencia que se encarga del management de sus redes sociales por el alcance, engagedment (Reacciones) o impacto? Si no lo hizo usted también es culpable de su estrepitosa derrota. Algún mil o dos mil “Me gusta” no lo hace ganador en una contienda, tampoco el resultado muy bueno en las encuestas, hay que saber leer las redes sociales, detrás de esas redes hay personas reales. Último punto, los trolls, bots o cuentas falsas no sirven para ganar contiendas, es como poner en un auditorio a muchos sordos en un discurso suyo, no lo van a escuchar, y tampoco pueden votar, ¿Impacto? ¡Jajaja no creo! Se logra con un buen manejo de redes, memorice esto: influencia y persuasión, pronto les diré como se logra, sigan mis redes @GuerraEnRED.

Por: Luis Fernando Guerra

 

publicidad

publicidad