publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

¿POR QUIÉN VOTAR EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES?

Éste es un debate que abre escenario para analizar a los protagonistas de los siguientes comicios electorales y no, no son los políticos, eres tú… el ciudadano común; tú, desempleado que sale a «rebuscarse» día a día para el sustento del hogar, tú empleado que trabajas ocho o más horas por un sueldo (quincenal, mensual o trimestral) tú mamá todoterrenos, ama de casa que lucha por darle lo mejor a sus hijos. Tú, jovencito de 18 años que va a estrenar la cédula yendo a votar, tú que NO VOTAS, porque piensas que es una pérdida de tiempo pues al final todos son ladrones. ¡Realmente el poder está en tus manos! y sí, es cierto que la corrupción en Colombia está sistematizada hasta los tuétanos, pero ¿Sabes quiénes son los responsables?  ¡Nosotros!

Estas personas que hoy lideran los partidos políticos que muy duramente señalamos, primero fueron niños… niños que crecieron creyendo que podían cosechar lo que nunca sembraron, aferrados a la idea de que “el vivo vive del bobo” y no de que lo que siembras en amor y en valores es lo que vas a cosechar. Los juzgamos tan duramente y no vemos esa línea estrecha donde todo empezó; en casa, cuando decidiste hacerle las tareas, en vez de enseñarlos, cuando les pides que mientan y digan al teléfono que no estás en casa, cuando le enseñaste a ponerse el cinturón de seguridad, no por su vida, sino porque está cerca un policía de tránsito, cuando te vuelas el semáforo o estacionas en sitios prohibido y le pides que te avise si ve un policía, cuando le das a un tercero  “pa la gaseosa” con el fin de agilizar un trámite o simplemente evadir un deber, también cuando les facilitamos excusas para que eviten sanciones en la escuela, e incluso nos aliamos con ellos para que el otro padre no se entere de ciertas cosas «un secreto entre los dos» Estos pequeños detalles, para muchos insignificantes, nos hacen formar niños corruptos, adolescentes que se enorgullecen de copiarse en un examen al más duro de los profesores, que crecen en un mundo donde «deben aprender a ser vivos mijito».

Ahora bien, piensa en esto: cuando decidiste a quién dar tu voto ¿qué te motivó?, dinero, un empleo, un contrato, materiales de construcción, bebidas alcohólicas, la influencia de músicas con bandas en vivo, ¿seguirás formando parte de ese círculo vicioso o vas a cortar la cadena?, ¿ya preguntaste por su plan de gobierno?, ¿en qué está enfocado? ¿Está dirigido a las falencias y debilidades que deja el gobierno actual?, porque los 50 mil se gastan, la botella se acaba, las promesas se las lleva el viento, pero la carencia de la sociedad aumenta, esos problemas que te afectan el bolsillo, los pensamientos, la calidad de vida.  Pareciera haber una línea delgada entre la corrupción y la política, dos términos que para muchos son sinónimos, y en realidad son polos opuestos, tenemos un concepto de política equívoco, ya que, ésta es una ciencia que busca la organización de la sociedad, para que adquiera cierto orden dentro del contexto de un bien social, económico, público, monetario, fiscal, migratorio, comercial, cambiario, entre otros.

De la misma manera confundimos educación con estudio, la gente estudia, mas no se educa, estudia porque necesita obtener conocimientos, pero la conciencia sigue dormida, caemos como presa fácil a la trampa, pues el único objetivo de ésta forma de hacer política es, que la gente siga sumida en la falta de educación para no poder tomar decisiones acertadas, sino que motivadas por un premio instantáneo y temporal se conforman y quedan encerrados en cortinas de humo,  para no ver el verdadero desastre, el robo de los recursos públicos. La decadencia de la humanidad radica en la toma decisiones, haces lo malo, que siempre es más fácil, rápido y sospechosamente rentable, pero te lleva al fracaso o.… te atreves a ser diferente, y formamos parte de una generación PRO, donde uno a uno sin fijarse en los malos ejemplos, hagamos las cosas basadas en la honestidad y la ética, ¡Esa es la verdadera limpieza de la ciudad!, hay una esperanza y ésta te lleva a tomar dos decisiones:

1.- Dar el ejemplo siendo y formando niños y adolescentes con valores, con ética para que sean adultos que aporten y no resten a la sociedad (Sí es posible, sí hay gente que quiere hacer las cosas bien), recuerda la familia es la base de la sociedad.

2.- No caer en el vicio de la corrupción vendiendo tu voto al mejor postor pues, al final te cobrará con creces esa mala decisión, ¿Cómo? Bueno, recuerda cuánto te pagaron por el voto, en las elecciones pasadas y aún sigues sin…

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad