publicidad

publicidad

PROBLEMÁTICAS QUE AQUEJAN AL PUEBLO DE LA PAZ, CESAR

Por: CLAUDIO COTES COSTA

Uno La salud: Con un hospital comúnmente considerado inexistente.

2.- El servicio de acueducto: no garantiza desde incontables años la potabilidad del agua para el consumo humano. En el corregimiento San José de Oriente se observa que las aguas provenientes del alcantarillado y de lavado de porquerizas existentes a pocos metros frente al río Chiriaimo, cuando las lavan caen también a este río que es el que abastece la llamada planta de tratamiento del acueducto de La Paz y Sandiego de las Flores, tratamiento que supuestamente no se presta, igualmente las aguas del alcantarillado de la población de Betania las recibe el río Chiriaimo y llegan a la citada planta. Aclaro, en La Paz el agua de canecas traídas de Valledupar es la que se compra generalmente para el consumo humano y la del acueducto pacifico para lavado de ropa, vehículos automotores, baño personal, etc, etc. Y el servicio se presta a manera de pico y placa, un día sí otro no, y a veces otro tampoco. No será posible adivinar desde qué administración municipal, departamental, ni de qué gobierno nacionalmente venimos con estas penosas e incomodas condiciones, no encontraremos a quién responsabilizar.

3.- Matadero público:  han existido tres en La Paz y en la actualidad desde hace más o menos 25 años ninguno. Para el consumo de carne de res dependemos en su mayoría de un matadero de municipio de La Guajira, que es de donde se provee los expendios de La Paz.

Le puede interesar  El Cesar reportó su número más alto en casos de Covid-19

4.-  Educación pública: es de conocimiento de todos los estratos sociales de La Paz, que el primer centro educativo para la educación secundaria viene siendo el colegio Ciro Pupo Martínez, a partir de la creación departamental del Cesar, siendo el doctor Alfonso Araujo Cotes, segundo gobernador, quien acogió la solicitud de la SOCIEDAD AMIGOS DE ROBLES “SADERO”, que en cabeza de su presidente, doctor Manuel Narciso Martínez Zuleta, médico vallenato que en Q.E.P.D, le pedimos al doctor Alfonso López Michelsen, primer gobernador del Cesar, quien sin vacilaciones respondió favorablemente y dejó todo listo para quien lo remplazara hiciera dentro de su competencia lo pertinente y se contratara la obra de infraestructura para la definitiva funcionalidad del colegio de bachillerato de La Paz, con la razón social Ciro Pupo Martínez, en terreno de propiedad del señor Manuel Domingo Araujo, quien se lo donó a la Sadero para dicho fin y esta lo transfirió a la Gobernación del Cesar. Así nació el colegio Ciro Pupo Martínez, entidad que últimamente por su estado de abandono, sin tener a quién dolerle para que se conserve en perfecto estado.

Tenemos que propender por su ejemplar servicio. Dirección como la que le prestó durante muchos años Esther Josefina Oñate Zuleta, (la nena Oñate), es la que el pueblo pacífico pide a gritos que vuelva, pero la comunidad sandiegana, en cabeza de su alcalde Callo Calderón, asociación de padres de familia, personal administrativo y docentes, no la dejarán salir. Pueblo pacífico de los distintos órdenes sociales, de filiaciones políticas y cívicas de nuestra patria chica La Paz, unámonos en un solo cuerpo para tocar puertas competentes de nivel municipal, departamental y nacionalmente, planteando situaciones que en diferentes órdenes sociales nos aquejan, buscando satisfactorias soluciones, las que son muchas.

Le puede interesar  El departamento del Cesar llegó a 80 casos de Covid-19

Ya contamos con la dicha de tener en nuestro territorio nacional la reciente funcionalidad de la Universidad Nacional, sede Caribe, a la que por su reconocido prestigio es mucho lo que atractivamente debemos brindarle desde cada uno de los 24 barrios que conforman la cabecera municipal.

5.- el río Chiriaimo y río Mocho:  les están desviando de sus naturales cauces para sectores vecinos, ejemplo: por frente de San Diego de Las Flores, debajo del puente sobre la vía nacional, hace años no se ve pasar una corrientica de agua. Rescatemos las aguas de este bendito río Chiriaimo; igualmente hagamos con el río Mocho, para que los pozos, La Negrita, El Tín, La Felle, y el pocito de la Pola entre otros, vuelvan a mojar sus piedrecitas con gua natural. Las entidades veedoras y defensoras de los ríos y cuencas de nuestros territorios colombianos tienen la palabra.

Pasaron fiestas patronales y navidad 2019, caminatas callejeras en fiestas de carnavales 2020 y para nada tocaron puertas oficiales, del nivel municipal, departamental ni nacionalmente los señores concejales.

publicidad

publicidad