publicidad

publicidad

Prodeco después de comerse la carne quiere dejar el hueso

Más de 10 años hacen parte de la historia del corregimiento de Boquerón, jurisdicción de La Jagua de Ibirico, con las empresas mineras, este sector del área rural que al ser zona directa de influencia de la explotación minera debía ser reasentado, hoy recibe la noticia que no será así y que la larga década que tuvieron que esperar por inversión, podría ser en vano; o al menos eso pretendería el Grupo Prodeco, quien ‘sin tón ni són’ aspira irse del lugar como si nada hubiera pasado.

Una resolución que declara que Boquerón es un área no fuente de contaminación tiene en ‘jaque’ al municipio jagüero, toda vez que este concepto se da a conocer después de tantos años de extracción, en los que el Grupo Prodeco aprovechó el mejor momento de este sector, y hoy, cuando al parecer, no les es rentable pretenden sacar sus maletas, dejando a una comunidad en el desasosiego.

Ovelio Jiménez Machado, alcalde

“Hoy solo tenemos una resolución que declara a Boquerón como área no fuente de contaminación, pero ¿qué pasa con las responsabilidades y obligaciones de estos más de 10 años que han tenido a este corregimiento en abandono, miseria y pobreza?, ¿cómo se va a resarcir el daño causado durante este tiempo de abandono, producto de unas resoluciones que al final no surtieron ningún efecto?, necesitamos saber cómo jurídicamente se le vas a obligar a las empresas mineras a que cumplan con el daño afectado; porque no solamente que se diga: Boquerón se queda, sino que cómo vamos a lograr que la gente se compense”, cuestionó el alcalde de La Jagua de Ibirico, Ovelio Jiménez Machado.

Quien además manifestó que si bien es cierto actualmente la contaminación ha disminuido, no se puede olvidar años atrás cuando estas empresas hicieron estragos ambientales en el sector, daños que hoy deben ser resarcidos. En resumidas cuentas, el gobierno municipal no está dispuesto a aceptar que Prodeco se haya comido la carne y que hoy les deje el hueso. “Si bien es cierto la contaminación ha bajado, tampoco podemos desconocer la contaminación que vivieron los pobladores de este territorio cuando las empresas mineras estaban en todo su apogeo. Por eso no compartimos de ninguna manera el hecho que Prodeco diga que se va, entrega los títulos mineros y listo”, afirmó el mandatario municipal.

Manuel Mejía Pallares – Secretario de Minas del departamento

Por su parte el secretario de Minas del departamento, Manuel Mejía Pallares, manifestó que la salida de Prodeco no es tan sencilla como muchos creen, toda vez que esta multinacional deberá cumplir en su totalidad con los compromisos adquiridos para poder despedirse del Cesar. “Para poder renunciar a los títulos se debe estar al día en las obligaciones ambientales, sociales, económicas y demás que fueron impuestas a la hora de entregarles la licencia, pero también las cláusulas a la hora de celebrar el contrato con la Nación”, dijo el funcionario.

Agregó que desde la casa departamental se espera que la Agencia Nacional Minera haga la revisión oportuna, detallada, de lo que son las obligaciones mineras y pueda dar a conocer en tiempo real lo que ha ocurrido con la explotación minera y las obligaciones que tiene este grupo. “Hoy no se sabe a ciencia cierta en qué porcentaje se han cumplido esas obligaciones, en que áreas se han llevado los proyectos de recuperación y la magnitud”, aseveró Mejía Pallares.

Les ha tocado mirar los toros desde la barrera

Panorámica de Boquerón

La explotación minera en La Jagua de Ibirico ha traído sus pro y contra, no se puede desconocer la inversión en infraestructura y en desarrollo social que desde hace más de 10 años se empezó a reflejar en este municipio, a lo que se le suma la mejora en la calidad de vida de muchos de sus habitantes que lograron ingresar a las minas; sin embargo, Boquerón no ha podido avanzar, fue el único corregimiento que se quedó en el retraso, contrario a La Palmita y La Victoria de San Isidro, donde sí se ha logrado ver el desarrollo.

“Ya son más de diez años los que tenemos inmersos en este proceso, donde hemos aprendido a vivir con el sentimiento de la gratitud y la inconformidad. Somos gratos cuando vemos cómo avanzan los corregimientos de La Victoria y La Palmita, mientras que nuestro corregimiento se sumerge cada vez más en la miseria… hoy somos más míseros que cuando llegaron las empresas mineras a nuestro territorio”, dijo Yair Barón, líder comunitario del municipio.

“Por más de 10 años obligaron a la comunidad a vivir en el olvido, como verdugo de su pobreza, ausentes de toda inversión que pueda mejorar la calidad de vida de los habitantes. La Resolución 970 del 20 de mayo de 2010 ocasionó perjuicios casi que irremediables como el desplazamiento sufrido de la mano de obra de la agricultura a una minería ahora inexistente y prófuga de sus deberes legales, situación que nos convierte en acreedor de los pasivos económicos en los que la Nación y las empresas mineras son los responsables y se convierten en los principales deudores”, aseveró Marisol Quintero, habitante de Boquerón.

Pacto por Boquerón

 

Ante tanta incertidumbre y temas en el aire, salió a relucir un respiro de esperanza, esto tras el resultado que dejó la mesa de trabajo realizada en esta población el pasado 16 de febrero, entre el gobierno Nacional, departamental y municipal, congresistas del Cesar, empresas mineras y líderes de la comunidad de este corregimiento, el cual se refleja en el acuerdo para la puesta en marcha del pacto por el bienestar y desarrollo de esta población denominado ‘Boquerón Avanza y Emprende’.

Luis Alberto Monsalvo, gobernador del Cesar

“Boquerón no va a ser reasentado, pero necesitamos soluciones fehacientes y tangibles para el problema. Entre todos nos hemos comprometido con un plan integral de inversiones, de proyectos, que nos permitan darle el beneficio que ha venido reclamando la comunidad desde hace mucho tiempo. El énfasis de inversión va a estar relacionado con las tierras y el campo; lo que más vamos a necesitar son proyectos productivos, y en eso hemos venido trabajando con el alcalde en un proyecto de célula agrícola y vamos a pedir los espacios donde podamos hacer uso de nuestras tierras”, dijo el gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo.

Por su parte, la Viceministra de Minas, Sandra Sandoval, indicó que el pacto por Boquerón atenderá las necesidades inmediatas de la comunidad, generará más inversión, oportunidades de bienestar y calidad de vida para las familias de la región. “Este instrumento contemplará seis líneas estratégicas: viviendas, agua y saneamiento, salud, educación, seguridad alimentaria y emprendimiento, con el firme propósito de lograr la prosperidad económica y social en las comunidades de este territorio”.

 

publicidad

publicidad