publicidad

publicidad

¿Quiénes son y qué hay detrás de la privatización de Emdupar?

Hoy Emdupar está en la mira de “oferentes” y a un paso de ser regalada por 25 años, luego de ser declarada inviable en el corretaje de millonarios contratos interadministrativos que, a su vez, dejan ver un entramado de cuotas políticas y adjudicaciones a dedo; así es como le quieren ‘meter gato por liebre’ al pueblo vallenato.

Mientras la gente disfrutaba de fiestas, conciertos y concursos, en Valledupar se daba una subasta con el patrimonio público que lleva el agua a los hogares de la ciudad. La institucionalidad guardó silencio gozando de principio a fin el 54° Festival Vallenato, pero los que no callaron ante semejante disparate fueron los trabajadores, sindicatos y líderes comunales que hoy rechazan a toda costa el proceso que avanza en el SECOP para “la selección de un aliado estratégico, quién asumirá, por su cuenta y riesgo, las actividades de financiación, inversión, diseño, optimización, rehabilitación, operación, mantenimiento y reversión de la infraestructura asociada con los servicios públicos domiciliarios de acueducto y alcantarillado en el área de prestación prevista en este contrato, por el término de duración del contrato”, es decir, entregar los activos y el talento humano a un tercero o privado por 25 años a cambio de recibir $185.000.000 millones mensuales.

Diría el alcalde Mello Castro, “la llegada de un aliado estratégico que inyecte un músculo financiero por $40 mil millones de pesos”, y lo que, para el pueblo, sin tantas arandelas ni adornos, no es más que una privatización.

Emdupar, la empresa inviable

Pero ¿de dónde sale esta ‘brillante’ idea como única alternativa?, para nadie es un secreto que Emdupar siempre ha sido el fortín político de las administraciones que en silencio aguantó años de embates y para colmo de males la llegada de Radian, que hoy se ríe a carcajadas al dejar una deuda de más 85 mil millones de pesos. En 2016 hicieron un estudio que arrojó lo que necesitaba Emdupar para no tocar fondo, y no era la entrega del río Guatapurí, edificios, dos plantas de tratamiento, la laguna de oxidación y demás activos, sino unas verdaderas políticas de recaudo de cartera; pero al parecer esto le fue imposible a Radian y a los diferentes gerentes que desde entonces han pasado por esta entidad.

La actual administración ‘Valledupar en Orden’ no ha sido la excepción, y el poder político la sigue golpeando tanto así, que fue declarada inviable y los últimos diagnósticos financieros no muestran más allá de una intervención o privatización; el más reciente, fue una consultoría en septiembre del 2020 que le costó a la empresa más de $214.000 millones de pesos con la contratista Unión temporal Emdupar. Otro de ellos fue el estudio de costos y tarifa que tuvo un valor de $142.800 millones de pesos, inversiones que dieron las bases para que hoy la Junta Directiva busque a un socio.

Este medio conoció que además de Soledad Manjarrez, quien pasó de jefa de control comercial a gerente, sin tener los requisitos y experiencia para llevar las riendas de una empresa pública, otro que está pechando la ‘alianza estratégica’ es Luis Carlos Ramírez Ariza, jefe de la Oficina de Gestión Jurídica, que llegó con el alcalde Mello Castro por fidelidad a su campaña, tiene menos de dos años en el cargo y es el interventor encargado de elegir al oferente, lo que genera suspicacia sobre cómo va a darse este proceso. Ante señalamientos en su contra desde las redes sociales, al saber que tiene manos metidas en esto, el hombre se ha defendido y dice que culpables de esta crisis son los que se robaron la empresa, afirmó indignado por la situación, “hemos ganado 17 procesos, hay que pagar 270 millones para liberar embargos por más de $2.700 millones y no tenemos con qué, esto es muy difícil”, manifestó.

¡En fin! Unas cuentas son las que divulga públicamente la Junta y otras las que están en el papel. En 2020, durante lo más crítico de la pandemia, la empresa se endeudó en $7.533.975 y en lo que va del 2021 debe $ 7.586.674, valores que sumados con las deudas que arrastra desde el año 2014 dan un total de $ 26.206.021 millones de pesos, cuenta por pagar que al día de hoy tiene Emdupar.

Fabián González Ochoa

Deudas dentro de las que aparecen los salarios más recientes de los empleados, así lo confirma Fabián González Ochoa, presidente de Sintraemsdes subdirectiva de Valledupar, aseguró: “Nos deben más de cuatro quincenas de sueldo, la dotación desde el año pasado, prima profesional de este año, bonificaciones desde abril, entonces no pueden decir que a Emdupar lo está matando la convención, porque llevan tiempo pagando con retrasos. Ha sido falta de administración, y una buena política de cobro y recaudo de cartera para que los usuarios paguen el servicio”. Completan más de 15 días en cese de actividades y manifestaciones en las afuera de Emdupar y la gerente, por su parte, asegura que “no hay justificación para que se cierren las puertas de la empresa impidiendo que otros quieran laborar, lo más preocupante es que el agua es vital”.

Si bien es cierto, la empresa hoy tiene un recaudo tarifario en un 40% del total que son cerca de 92.000 usuarios, exactamente 36.000 millones de pesos, pero afirman que el caballito de batalla que está matando a Emdupar es la convención colectiva con una nómina de 243 funcionarios que durante el año 2020 pagó a sus empleados $2.300 millones de pesos. Por otro lado, también entra dinero, según hallazgos, el vactor estuvo detenido varios meses por problemas mecánicos y sin moverse seguía facturando cinco millones de pesos en combustible, una unión para tubos que cuesta no más de 500 pesos figuran por $ 5.000 pesos, y la pregunta para la Junta Directiva es a dónde va el resto dinero o si además del agua no contabilizada hay fugas de dinero.

Con el lema «Emdupar no se vende, ni se privatiza», la comunidad ha salido a las calles a protestar los días 15 y 20 de octubre.

El tanque de almacenamiento, el vergonzoso elefante blanco

Al parecer con Emdupar, todo es un fiasco, para la muestra el botón, el tanque de almacenamiento que tuvo un costo aproximado de 24.500 millones de pesos, que según los pronósticos apunta a ser un elefante blanco más de la ciudad, toda vez que no soluciona el problema, mientras la millonaria suma si se invirtió. Según la empresa, los últimos cortes del servicio han sido para llenarlo, pero al parecer no funcionará. Trabajador de la Planta de tratamiento, a quien se le reserva su identidad, contó se va el agua en Valledupar y ese tanque no demora ni media hora lleno, la planta manda agua para dos ciudades del tamaño de Valledupar, pero hay muchas perdidas en fugas. Como es posible que la misma cantidad de agua que se gasta en el día se gaste en la noche cuando en horas nocturnas la gente descansa”. Claro está, que lo del tanque debió ser invertido en el cambio de las tuberías de asbesto cemento de la ciudad.

¿Qué dicen los diputados del Cesar?

Claudia Margarita Zuleta

El pasado 19 de octubre, Sintraemdes llegó a poner la situación actual y futuro de la entidad en la Duma departamental. Claudia Margarita Zuleta, lidera proposición para que la Junta Directiva explique la realidad tras esa licitación pública y asegura que “ha faltado socialización y legitimación porque las decisiones públicas deben surgir del consenso, de cara a la ciudadanía, no a puertas cerradas”.

Diputado Jose Mario Rodríguez Barriga

El diputado José Mario Rodríguez Barriga, expresó que “Emdupar tocó fondo y si el alcalde tomó la decisión es porque no ve otra salida, ya basta de los innumerables actos de corrupción, deficiencias del servicio, los gastos innecesarios por parte del sindicato y es penoso decir que de 100% de usuarios solo este pagando un 42% por consumir el agua, pagamos la luz y no apoyamos la insignia nuestra, de esta ciudad”, dijo.

El Concejo de Valledupar no tiene ni voz ni voto

Manuel Gutiérrez.

Ante este bololó, son contados con los dedos de las manos los que han manifestado algún sentir por esta lucha que hoy adelanta el pueblo. Al respecto, el presidente del Concejo de Valledupar, Manuel Gutiérrez, dijo “aclaro a la ciudadanía que la corporación no ha hecho nada porque es una decisión unilateral de la Junta Directiva, en nada tenemos que facultar al alcalde, lo que hicimos fue citar a debate de control político a la gerente en los próximos días”.

Hoy ronda la incertidumbre si será Veolia, EPM, Aguas de Bogotá o Triple A S.A E.S.P de Barranquilla la que llegue con los $300 mil millones de pesos a venderle el agua a los vallenatos sin elevar los costos y que según las cuentas del jurídico de Emdupar, en 13 años tendremos de vuelta una empresa saneada, se deduce que como mínimo la factura de agua se triplicaría y ni hablar de una posible masacre laboral.

publicidad

publicidad