publicidad

publicidad

REPARAR VENTANAS ROTAS EN CIUDADES INTERMEDIAS

Por: Carlos Andrés Cotes Maya

Las ciudades intermedias de Colombia, persiguen el firme propósito de alcanzar un desarrollo territorial sostenible, con la ilusión de esparcir su crecimiento bajo los parámetros de la planificación urbana, contando con la armonización de los principios establecidos en la Ley 388 de 1997, mediante la adopción de los Planes de Ordenamiento Territorial; instrumentos básicos que tienen la plena disposición de promover la renovación urbana y el desarrollo integral de las comunidades, con la proyección de garantizar una mejor calidad de vida a sus habitantes.

Algunas ciudades vienen sufriendo una metamorfosis urbana como consecuencia de la mala planificación y/o por la falta de revisión y ajustes de los Planes de Ordenamiento Territorial, lo que ha conllevado a un crecimiento desordenado por los cambios inadecuados en el uso del suelo; presentando mayor evidencia en aglomeraciones que se registran en diferentes puntos estratégicos de las áreas céntricas, en la mala prestación de servicios de los sistemas integrados de transporte y en la deficiente cobertura de servicios públicos, entre otros.

En las urbes de la Región Caribe, los mayores impactos sociales son generados por los problemas de seguridad ciudadana, que provienen del resultado de la inestabilidad política que brotó del pasado, donde la violencia condujo al desplazamiento forzado de familias, a tal punto que ocasionó afectaciones a la salud pública en distintas ciudades del país; conflicto que confluyó con la formación de   reasentamientos poblacionales en los perímetros urbanos de los municipios.

Le puede interesar  EFECTOS DE LA TERCERIZACIÓN CRIMINAL

Ahora, para entrar a analizar la relación existente entre el ordenamiento de un territorio y las conductas delincuenciales que rodean otras ciudades del mundo, he tomado como ejemplo un de caso de Nueva York; luego de presentarse una serie de comportamientos violentos y de convivencia ciudadana a finales de los años sesenta, surgió la teoría de las ventanas rotas, dirigida por el psicólogo Phillip Zimbardo; avanzaron la ideas, y después de más de 20 años fue desarrollado el estudio desde el punto de vista criminológico por los profesores James Wilson y George Kelling; sus resultados concluyeron que las ciudades que transmiten desorden, descontrol y signos de deterioro, presentan un mayor índice de inseguridad con alta intensidad y transgresión de la ley.

El proceder de esta teoría se ha venido manifestado en distintas ciudades intermedias de la Región Caribe de Colombia a raíz de las consecuencias políticas fundadas por la crisis de gobernabilidad institucional que ha coartado los procesos de transformación territorial, clasificándose como indolentes al no llegar hasta el final con la ejecución de proyectos de impacto social. Lo que ha impulsado al atraso en el mejoramiento integral de los barrios, generando una crisis social, donde se irrespetan las normas de convivencia ciudadana y se reviven todo tipo de conductas amorales e inaceptables dentro de la sociedad.

Le puede interesar  LAS ESCASAS NOTICIAS POSITIVAS

Es el momento justo para reparar las ventanas rotas; en Valledupar necesitamos importantes estrategias para contener el hurto y el homicidio doloso. Es pertinente exigirle al mandatario local, requiera a los propietarios de los lotes enmontados, realizar constantes mantenimientos; a la Concesión de Alumbrado Público iluminar por completo la ciudad, atendiendo los lugares oscuros y en estado de abandono, de tal manera, que se conviertan los espacios residuales en sitios limpios. Por otro lado, es obligatorio combatir el microtráfico que rodea a las Instituciones Educativas, al igual que los parques y las zonas de recreación.

El tiempo apremia para que los gobernantes retomen el control de las instituciones que gerencian, brindando las garantías necesarias a la población para mejorar la calidad de vida, y a su vez atender las necesidades básicas por barrios para crear comunidades dignas de convivir.

 

 

publicidad

publicidad