publicidad

publicidad

Salió a flote la corrupción al interior del Instituto de Tránsito de Aguachica

De las cuentas del Instituto de Tránsito de Aguachica fueron desviados nada menos y nada más que $109.556.252 millones a través de transferencias bancarias desde un millón de pesos hasta los 14 millones. Al parecer, dichas cuentas están relacionadas con familiares y amigos cercanos a la contadora de la entidad.

Un nuevo hecho de corrupción pone en tela de juicio el manejo de los recursos en la administración del alcalde de Aguachica Robinson Manosalva. Esta vez a la contadora del Instituto Municipal de Tránsito y Transporte se le fue la mano; la funcionaria está implicada en irregularidades presentadas en el manejo contable y financiero de la entidad, donde, al parecer, se realizaron 26 giros por sumas hasta de $14.562.352 a nombre de la contadora Ingrid Lorena Castro Vergel, por medio de transferencias bancarias, dichas transacciones no estaban vinculadas a ningún proceso contractual efectuado por entidad con alguna empresa o persona. La denunciante aseguró que ninguno de los giros ejecutados, estaban autorizados por el instituto y que las cuentas usadas pertenecen a familiares allegados de la contadora, se cree que dentro de ellos figuran Leonardo Ojeda Estrella, esposo de la Contadora del tránsito, su suegro Álvaro Ojeda Castro, su abuela Isabel Delgado de Castro, Brenda Delfina Zambrano y José Manuel Palares Rodríguez, amigo de la familia.

Castro Vergel fue denunciada ante la Fiscalía por la directora del Instituto Yeimy Marcela Rubio Navarro, por el delito de peculado por apropiación. La autoridad competente realizará las investigaciones pertinentes para emitir una orden de captura en contra de la implicada: “Luego de hacer una revisión presupuestal y contable en el instituto, descubrieron que se habían realizado unos giros o pagos a nombre de la mencionada contratista y otras personas, algunas de ellas de su núcleo familiar”, dijo la directora Yeimy Marcela Rubio.

Por su parte, el presidente del Concejo de Aguachica, Manuel Rangel, se refirió a los hechos de corrupción presentados en la administración del alcalde Robinson Manosalva:

“Nos hemos enterado de un suceso de corrupción bastante difícil de comprender en el gobierno de ‘Primero Aguachica’ que llegó al poder bajo el discurso de cero corrupción. Hoy el Instituto de Tránsito y Transporte se encentra en el ojo del huracán porque se han extraviado $109 millones de las arcas del municipio que fueron tirados a unas cuentas que nada tienen que ver con el instituto”.

El concejal advirtió sobre la importancia de esclarecer a los aguachiquenses los hechos ocurridos bajo pruebas y las soluciones pertinentes y jurídicas para que estos actos de corrupción no vuelvan a presentarse en el municipio, haciendo uso de los dineros que proceden del pago de multas y trámites relacionados con el transporte: “Lamentable situación, vergonzosa. El alcalde del municipio de Aguachica le debe una explicación a los ‘morrocolleros’ y la directora de Transito tendrá que comparecer ante el concejo municipal en un debate de control político para que explique quienes son los responsables y qué se está haciendo para que los dineros sean recuperados. Los aguachiquenses no podemos seguir pagando infracciones de tránsito para que la plata se la roben algunos funcionarios del instituto municipal, esperamos que se haga justicia en el Institutito de Tránsito y Transporte y que ni un solo centavo se vuelva a perder bajo estos hechos lamentables que hoy nos avergüenzan ante toda la sociedad”, finalizó.

Semanario La Calle intentó comunicarse con un funcionario de la Alcaldía de Aguachica, pero no fue posible.

 

publicidad

publicidad