publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

SE ACERCA LA NAVIDAD…

Por: YÉSSICA ALICIA DÍAZGRANADOS DICKSON

“Ya van a empezar las fiestas… las fiestas de navidad, y el jíbarito cantando a todos nos va alegrar…  (Héctor Lavoe y Willy colón)”

Aires de felicidad, armonía, música, regalos, decoraciones hermosas, cartas a Santa o el niño Dios, fiestas, artes culinarios exclusivos de las fechas, “las peas” (término coloquial de la borrachera), compras… compras, muchas compras en su mayoría compulsivas. ¿Quién no quiere sentir lo que cantan Héctor y Willie? ¡Espectacular! ¿Cierto? Nadie querrá sentir lo que canta el Cacique de la Junta: “…pero hay otros que no quieren acordarse, de la fiesta de año nuevo y aguinaldo, que tristeza, que tristeza y soledad…”

Lo cierto es que cada año, en ésta época, millones de personas lamentan la ausencia de un ser querido, todos pasaremos por esto, algún diciembre nos tocará visitar la tristeza por esa persona que físicamente no esté… ¿Cuál es tu escenario? Cualquiera que sea tu caso, realiza la siguiente actividad: Pon dos dedos sobre tu muñeca y presiona con suficiente fuerza ¿sientes eso? ¡Se llama vida, significa que tu corazón late, tus pulmones funcionan para que respires, tienes vida! ¡Aprovéchala! Pero para vivir de verdad, no de apariencias y en éste bimestre puedes hacer compras inteligentes o deudas innecesarias que te pueden causar   muchas noches de insomnio.

Estimado lector no hay mejor medicina que tener pensamientos alegres (prov. 17:22), eso está muy bien, pero no lo confundas con el descontrol que generan algunas emociones, vengo a ti en NOVIEMBRE para aconsejarte: ¡NO gastes más de lo que ganas, ni siquiera lo mismo que ingrese a tu bolsillo! (los más precavidos ya tendrán sus estrenos en casa). Lo ideal es ahorrar por lo menos el 10% de tus ingresos (primas, sueldos, aguinaldos). Vivimos en una época donde los días son más cortos y las fechas pasan volando ¡No te endeudes sin tener capacidad de pago! sé inteligente y festeja con el fruto de tu trabajo, hoy en día no nos venden productos, nos venden emociones y debemos tener autocontrol; está bien darse gustos, pero, dentro de las capacidades financieras se disfruta más, ¡Navidad es mucho más que compras! ¿Qué prefieres? ¿Disfrutar sanamente y al acostarte conciliar el sueño? ¿O aparentar ser feliz despierto, pero acostarte pensando en las impagables deudas generadas?

Sí, viene diciembre, pero enseguidita enero y con él “inicio de clases”, sería muy triste derrochar dinero a fin de año, para después andar buscando prestado, “pa´ las matrículas de los pelaos” ¿Quieres iniciar el 2020 con lamentos y deudas innecesarias? Yo sé que no, entonces la solución es ser agradecidos con lo que tenemos, administrar bien los recursos para estas fechas y no solo cerrar el año con broche de oro sino, iniciar el siguiente en paz, se cumple así el viejo, pero gran adagio de la siembra y la cosecha, siembras en diciembre inteligencia emocional y recoges en enero estabilidad financiera, créeme… de esta florecerá mucho bienestar personal y familiar.

En la cena de éste año anhelo ver gente estrenando, no solo ropa, zapatos, accesorios, casas, decoraciones, sino corazones humildes, familias ansiosas de reunirse, que estén unidos, no para ver quien luce mejor o peor sino ansiosos de darle un abrazo a mamá, papá, hijos, primos, amigos, tíos, abuelos (los que tienen tan bella oportunidad de tenerlos cerca) familias que amen y cuiden a los más pequeños de la casa, porque el regalo más valioso para ellos es que les demos “tiempo de calidad”. Es la época perfecta para apartar el orgullo y perdonar a esa persona que te hizo daño, porque Dios lo hace cada mañana con cada uno de nosotros. Guerra avisada no mata soldado y si lo mata…  ¡Feliz Inteligente Navidad y Próspero año nuevo 2020!

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad