publicidad

publicidad

SE EXTENDIÓ LA CUARENTENA, PERO EN EL CESAR NO HABRÁ MÁS AYUDAS

Freno de mano fue lo que le pusieron a los diferentes mandatarios del país con respecto a la entrega de ayudas alimentarias que mitigara en la población vulnerable los efectos negativos que ha traído consigo el Covid-19, en el Cesar no ha sido la excepción, desde el gobierno departamental hasta los 25 alcaldes de los municipios decidieron abstenerse de seguir adquiriendo los mercados, temiendo que los entes de control entren a indagar sobre el proceso de contratación, precio y distribución de las mismas. Todo iba bien con la negoción que estaban haciendo los gobernantes del departamento y los municipios con sus ‘amiguis’ en la adquisición de dichas provisiones, hasta que el gobernador de Arauca se le dio por colocar los atunes a 19 mil pesos. Hasta ahí llegó el negocio, y los alcaldes y hasta el mismo gobernador dijo no voy más con este negocio.

Aunque la pandemia no ha dado tregua, y el presidente ha venido prolongando cada 15 días el aislamiento obligatorio, las ayudas se frenaron por completo, cero mercados, cero bonos, y cero subsidios en los servicios públicos, aunque en algunos municipios como Valledupar, nunca los hubo, por el contrario, Emdupar y Electricaribe hicieron de las suyas con el alza en las tarifas. En fin, volvamos a las ayudas, el primero en decir hasta donde llovió hubo barro fue el gobernador del Cesar, quien desde que el procurador lo nombró como uno de los investigados en Colombia por las presuntas irregularidades en la contratación no se le vio ni una foto entregando los devaluados mercados, aunque hoy muchos los desean, a esto súmele la suspensión, aunque irrisoria, de la secretaría General por tres meses, para que el ‘gober’, que anda un poco rebelde, dijera mejor compro maquinaria amarilla y hago un vivero.

Si por la gobernación llueve, por la alcaldía de Valledupar no escampa, y es que las ayudas hace rato se dejaron de repartir, muchos comieron de los mercados, algunos que de verdad lo necesitaban y otros que no tanto, hoy el alcalde de los vallenatos se ha dedicado a busca tapabocas, no quitan el hambre, pero según evitan más contagios, dicen pero no nos consta, pues aseguran que es percepción que el hambre que existe está llevando al aumento de la delincuencia, aunque el alcalde en una de sus alocuciones mañaneras, muy al estilo del presidente, dio a entender que en Valledupar no pudo haber gente con hambre ni necesitada, porque los vallenatos tenía plata para beber todo los fines de semana y si hay para beber hay para comer. Y desde ese momento no hubo más mercados.

Así las cosas, si un municipio de primera categoría frenó las ayudas, qué se puede esperar para uno de sexta o de quinta, aunque en el Cesar hay algunos municipios que la categoría solo se refleja en el papel, pues sus ingreso están por encima de lo que refiere el escalafón, algunos de estos están en el centro del Cesar beneficiados por la minería, otros en el sur beneficiados por las petroleras, y otras por las empresas portuarias o palmicultores; sin embargo, hace mucho tiempo los mercados dejaron de ser una prioridad para sus administraciones, prefirieron abrir el comercio en su totalidad, y olvidarse de los que sencillamente no volvieron a tener un trabajo.

En fin, para que más ayudas si ya volvimos a la normalidad, si hablamos de Valledupar en la 44 la prostitución hace tiempo comenzó a ejercerse, los bares y billares funcionan a puerta cerrara, creo exigen tapabocas a la entrada, mientras que el comercio reabrió en su totalidad, ellos se preguntan ¿si el Éxito y Mi Futuro nunca cerraron porque ellos no pueden abrir? El pico de la pandemia se espera para septiembre, así que si está esperando más ayudas de los gobiernos municipales o departamentales vaya olvidando la idea.

publicidad

publicidad