SEMANA MAYOR, PARA UNA BUENA MEDITACIÓN Y MUCHA REFLEXIÓN 

Por: ORLANDO TORITO FLORÉZ MARTÍNEZ

Esta es una semana fundamental, en la cual tenemos la libertad para reivindicarnos con todos aquellos que por alguna razón le hayamos fallado o más bien ofendido, veo que este es el mejor momento para meditar y reflexionar de las muchas otras cosas que hemos cometido, sería bueno autoanalizarnos desde lo más profundo de nuestro ser y escudriñar nuestras almas y así saber a quienes hemos defraudado.

En mi modo de ver las cosas, y en todo lo que he venido analizando, agrego que por naturaleza siempre hemos sido indiferentes con nuestro Dios porque él es el principal amo, señor y dueño de todos nosotros.

Hoy les aconsejo que, como persona grata ante Dios y los hombres, tratemos de buscar de manera muy sincera perdonar y ser perdonados, para obtener así la verdadera paz que necesitamos en nuestro interior y para que tengamos la conciencia más tranquila, porque esto en realidad a muchos se nos dificulta y hasta nos cuesta mucho hacerlo, sabemos que cada uno de nosotros tenemos diferentes cualidades y actitudes, pero tengamos en cuenta que el mismo señor Jesús nos mandó a que oráramos los unos por los otros, y aún más, que no amemos como él nos ama, muy fraternalmente con mucha sinceridad.

La compasión de nuestro Dios no tiene límites, tanto ha sido su ternura e inmenso amor que envió a su único hijo para sacrificarlo por toda la humanidad y de esa manera obtuvimos el perdón de todos nuestros pecados y de tanta iniquidad, librarnos de toda culpa sin ningún tipo de excepción. Sin embargo, hay muchos que no le hemos dado el valor a ese sacrificio que tuvo con cada de uno nosotros, todos deberíamos estar agradecidos, eso sin contar que, para esta época tan sagrada de la tan anhelada y divina Semana Santa, denominada como la semana mayor por ser el acto que se conmemora en todo el mundo, ya que Jesús es el hijo de Dios marcó la historia en dos, un antes y después de Cristo. Ha sido una tradición de años tras años.


Deja un Comentario