publicidad

publicidad

“Sí, se puede”: Jairo Hernández Villazón

Semanario La Calle conoció de cerca la historia de un hombre que luchó durante 35 años con la drogadicción. Perdiendo todo, su camino no parecía tener una esperanza en vista de la decepción en la que se sumía una y otra vez su familia tras cada recaída y su paso por centros de rehabilitación nacionales e internacionales. Hasta que un día Jairo Hernández Villazón, reconoció su enfermedad y tuvo la voluntad de darle un vuelco a su vida. Desde entonces ha trabajado no sólo en su recuperación, sino en darle un propósito a su vida ayudando a otros adictos para que puedan rehabilitarse y salir de la oscuridad física y espiritual característica de este mundo.

Hernández Villazón creó tres centros de ayuda con profesionales especialistas en psiquiatría, psicología, trabajo social, pacientes recuperados y enfermeros que se esfuerzan día a día para brindar una mejor calidad de vida y una segunda oportunidad a más de 200 jóvenes. La Fundación Hombres de Bien ubicada en Valledupar, La luz en Bogotá y hogares Claret en Medellín, se han convertido en los centros de rehabilitación más importantes del país. Una de las características distintivas de estos sitios de recuperación es el amor y la empatía. Además, implementan un modelo distinto a la medicina tradicional llamado Minnesota que es un programa estadounidense de terapia de desintoxicación, que permite generar pautas de tratamiento efectivas para rehabilitar de manera total a todas aquellas personas que tienen adicción a las drogas.

“El adicto es un preso que está en una cárcel, pero la llave la tiene en el bolsillo y no da para salir. Es una lucha pero la satisfacción de uno es ver a mucho de estos muchachos realizados”, comentó Jairo Hernández, fundador de Hombres de Bien.

Hombres de Bien es un espacio integral en el que las necesidades emocionales y afectivas son las más importantes y de especial atención. El lugar tiene dos pabellones destinados para cada género en el que hombres y mujeres se levantan con un propósito en común: abandonar las drogas. Algunos de estas personas han tenido la oportunidad de acceder a la educación superior y capacitarse, hoy en día son grandes profesionales; otros siguen en la lucha diaria.

Jairo Hernández Villazón

En la fundación, cada miembro aprende un arte con el que desarrolla sus habilidades. Esto con el propósito que puedan defenderse al momento de salir a la vida cotidiana. El objetivo más importante de estos centros, es lograr que las personas adquieran una abstinencia absoluta a todo tipo de droga y construyan una vida con calidad física, mental y emocional que tenga sentido, un propósito espiritual considerando que, sin la ayuda divina los procesos de recuperación serían fallidos. Sin duda alguna, en la Fundación Hombres de Bien cada rostro revela una historia de lucha y superación; las ganas de salir adelante y tener una vida digna. Cada persona drogadicta es golpeada por el abandono y el sufrimiento; pero en estos centros reciben una segunda oportunidad para recuperar lo perdido y sanarse.

En la actualidad, las fundaciones que se han convertido en IPS importantes de la región tiene convenios con EPS como: Famisanar, Nueva EPS, Caja Copy, Mutual Ser, Coomeva, Comparta, Sanidad del Ejercito, entre otras. Para el 2025 esperaba consolidarse como uno de los mejores centros de rehabilitación de la región, pero este año fue catalogado como uno de los tres mejores del país.

publicidad

publicidad