publicidad

publicidad

SIN MAESTROS NO HAY EMPERADORES

Por: Eduardo L. Gullozo

Ya que están de moda las reformas, hagamos uso, un poco, del derecho al delirio del que don Eduardo Galeano nos exhorta a utilizar en esta sociedad “progresista”, y preguntémonos: ¿Cómo sería la sociedad si fuese gobernado por un profesor? De solo pensarlo recobro las esperanzas en la política, sin embargo esta idea es mucho más inverosímil que la utopía de Tomas Moro. Pero sin dudas sé que todos añoramos o tenemos las esperanzas de que “algún día” nos gobernará un buen político, o mejor por qué no un buen maestro, así por lo menos deduciríamos cuál sería su agenda de gobierno durante su mandato.

Siempre he creído que la única manera de salir de la pobreza es a través de la educación y no estrictamente con el dinero, pues existen tipos de miserias que la plata no soluciona, y la ignorancia es una de estas miserias. Eliminando la ignorancia se ahorran muchos de los males que aquejan a la sociedad, pues sin ignorancia no hay pobreza, sin pobreza no hay hambre, sin hambre no hay necesidad ni problemas, sin necesidad y sin problemas no hay crímenes, sin crímenes no hay delincuentes, sin delincuentes no hay cárceles, y sin cárceles tenemos como resultado un país llamado Finlandia, el cual tiene el índice más bajo de criminalidad en el mundo porque le ha apostado a una educación de calidad para todos sus ciudadanos. Y ojalá Finlandia tuviera lo que tiene Colombia, ¡sería un imperio!

Colombia no es un imperio, a pesar de ser uno de los países más ricos en recursos naturales y humano, no es un imperio porque ocupamos el cuarto lugar entre los países más corruptos de américa latina, lamentablemente, y donde hay corrupción hay ignorancia, pues los mandatarios de un país que ocupa el cuarto lugar en la corrupción les interesa que las personas estén más entretenidas que educadas. Al parecer la estrategia romana ha funcionado a través de los siglos, que para ocultar las irregularidades y malos manejos de los recursos, entretenían al pueblo romano con las famosas luchas de gladiadores en el coliseo. Le regalaban pan y agua al necesitado, momentos de felicidad mientras duraban las justas entre gladiadores, y después del entretenimiento el pueblo seguía siendo pobre, ignorante, hambriento, explotado e infeliz.

Aunque sea paradójico, el principio para salir de la pobreza nunca ha sido suplir las necesidades del necesitado, ya que esto lo hace dependiente de las ayudas, pero si en lugar de darle peces al ambiento le enseñamos a pescar, éste cuando tenga alguna necesidad no estará atenido esperando que el gobierno le dé un pedazo de pescado, sino que con lo que aprendió saldrá a convertir sus conocimientos en dinero. Y de eso se trata la riqueza, no de poseer, sino de aprender. Durante mucho tiempo los mandatarios de nuestro país han luchado por reducir el índice de pobreza en nuestra nación, y es notable el hecho de que en Colombia sí se ayuda al pobre, y no podemos negar que al pobre sí le dan, le dan el pescado. Pero muy pocas veces he visto que un presidente se preocupe más en reducir el índice de ignorancia que el de pobreza. Se preocupan más en invertir en infraestructuras (a veces), en políticas públicas de gobierno y en la explotación de los minerales, y por allá en las últimas de sus propuestas está la educación, como si fuesen de poca prioridad.

Colombia tiene un sistema educativo adecuado, pero al contexto de hace cien años, un sistema educativo poco adaptado a los nuevos descubrimientos del desarrollo del intelecto y aprendizaje humano. Los colegios públicos manejan un hacinamiento poco pedagógico en cada aula, lo que dificulta que todos los estudiantes tengan en verdad un aprendizaje significativo, además el sistema educativo carece de una educación inclusiva, y carece de adaptación a los diferentes ritmos de aprendizaje del individuo y a la diversidad de inteligencias que existen según los nuevos paradigmas psicológicos y neurológicos. La escuela, no todas claro, pero sí la mayoría, se ha convertido en la tumba del genio que todo llevamos dentro, porque los criterios con que miden la inteligencia del individuo en los colegios, es el mismo criterio con el que se mide la capacidad de un pez para trepar un árbol, y es por ello que hoy hay tantos jóvenes llenos de potencial, en muchas escuelas, creyéndose unos inútiles y buenos para nada.

Si en lugar de politiquería hubiera más educación, si en verdad le invirtieran no solo dinero, sino dedicación para mejorar o reformar el sistema educativo, entonces estaríamos cultivando una generación que potencialmente sería muchísimo mejor que Finlandia, o mejor que China, que a pesar de ser un país comunista, del comunismo que tanto odia la derecha colombiana, es una país en el que los profesores son reconocidos como el pilar de toda su sociedad, tan importantes son que los únicos que no se inclinan ante los emperadores son los maestros, porque los chinos creen que sin maestros no habría emperador.

 

publicidad

publicidad