publicidad

publicidad

Sin ruedas está el patinaje del Cesar, ¿qué está pasando?

Continuando con las crudas realidades del deporte en el Cesar y develando hallazgos, La Calle ha puesto la lupa sobre la Liga de Patinaje, disciplina donde los patinadores sufren el apoyo mezquino y el ‘no hay recursos’, mientras el gobierno departamental se llena con el regreso de deportistas que nunca debió dejar ir.

Mientras las autoridades del deporte en el Cesar se llenan con elogios por la gestión de traer de vuelta a casa a prodigiosos de esta tierra, otros deportistas tienen sed de medallas y de triunfos. Y aprender del error no es lo del Cesar, la dura historia que atravesó la Campeona Mundial Andrea Cañón como deportista migrante cargando la bandera de Bolívar por más de 8 años, se puede estar repitiendo en algunos de los 20 seleccionados que hoy luchan a pulso para conseguir al menos las ruedas de los patines para campeonatos nacionales, dado que lo poco que garantizan con la inversión del deporte son viáticos, hidratación y hospedaje.

Gustavo Galvis, presidente de la Liga

En el Cesar, actualmente, hay 17 clubes, 47 jóvenes preseleccionados, y en total se forman más de 300 patinadores. Según Gustavo Galvis, presidente de la Liga, 70 millones de pesos llegan anualmente de la Tasa Pro Deportes y Recreación del departamento, y como dicen por ahí, toca ‘estirar la plata’ y distribuirlos en varios eventos. “El que más gasto tiene es el Campeonato Nacional interligas, se les tiene que comprar uniformes de presentación, de competencia, inscripciones y llevarlos a participar, sinceramente es muy poquito”, aseguró Galvis.

“Si hay apoyo, pero podría haber más, apoyan lo mínimo, viaje, hospedaje y si dan un juego de ruedas, es mucho”, contó Andrea Cañón en diálogo con este medio, hoy entrenadora de patinadores junto al mundialista Abel Paola cuya llegada fue crucial en un momento donde el patinaje del Cesar no sonaba. Cañón manifiesta temor a que los sueños deportivos de los jóvenes se queden en un retiro o fichaje por otras regiones.

Gustavo Galvis reconoce que una de las grandes fallas es que nunca se acercan a preguntarle a los deportistas que necesidades tienen, “solamente se acercan cuando son ganadores, tienen sus medallitas, se toman la foto y se van”. Lo cierto es que estos jóvenes promesas del patinaje se forman con sacrificios y ‘con las uñas’, muchos vienen de los corregimientos del Cesar y se radican en Valledupar para alcanzar un alto rendimiento y ser vistos por los directivos.

Andrea Cañón

Sí bien es cierto, mejores ofertas y tentativas llegan a los patinadores cesarenses, pero la pregunta del millón es ¿qué ofrecen otras regiones?, en el caso de la gobernación de Bolívar que logró tener a Andrea Cañón por varios años, con el programa ‘Deportista Apoyado’ garantizan sueldos además de financiar todas las necesidades de los atletas, y hasta becas de estudios.

Se acerca el campeonato nacional Interligas en octubre donde estará compitiendo Andrea y otros jóvenes de alto rendimiento. Desde ya la patinadora vallenata le avisa al Cesar que se ponga las pilas y mire ¿Para dónde va? Porque su retiro de la disciplina se acerca y su nombre será historia, quedan talentos con medallas nacional como Aramis Campo Andrade, Carlos Jesús Pisciotti, Juan Cabarcas y Laura Díaz que de ser apoyados pueden traer nuevas insignias al Cesar.

Además de la crisis migratoria venezolana que enfrenta el Cesar, con firmeza hay que asegurar que también hay una crisis migratoria de deportistas a causa de la falta apoyos y programas, situación a la que las autoridades e instituciones del deporte no le quieren prestar atención.

publicidad

publicidad