publicidad

publicidad

Soplan vientos de cambios al interior de la alcaldía de Valledupar

Es completamente normal que los alcaldes, gobernadores, e incluso el mismo Presidente de la República, les pida a sus secretarios y personal de trabajo más íntimo la renuncia protocolaria, se hace en gran medida cuando se le quiere dar un nuevo aire a la administración. Eso estaría pensando hacer el alcalde de los vallenatos Mello Castro, por ello el radar de La Calle prendió sus antenas para conocer quiénes son esos secretarios que caminan por el filo de la pendiente y estarían a punto de salir del gabinete a raíz de las críticas que estas están recibiendo.

Los vientos de cambio al interior de la alcaldía de Valledupar estarían apunto de levantar una verdadera polvorera, el mandatario Mello Castro ha recibido decenas de críticas por algunas dependencias que no han estado a la altura de las circunstancias de un gobierno que entró diciendo que iba a poner en orden la ciudad, y que hasta ahora ha sido puro discurso.

Según conoció La Calle, la idea de renovar el gabinete de la administración ‘Valledupar en orden’, viene incluso de los más cercanos al mandatario, quienes estarían preocupados por la imagen que está construyendo la actual administración cuando aún no tiene el año de gobierno. Con ello esperan darle un nuevo impulso y compaginar más con los vallenatos.

En ese orden de ideas, una de las secretarias que podría ser cambiada es la de Obras, la cual se encuentra en cabeza de Raiza Fuentes. Sobre dicha sectorial hay fuertes críticos porque se ha dedicado exclusivamente a sacar adelante los trabajos del plan centro, descuidando otros frente importantes para la ciudad, como lo es el reparcheo sobre las avenidas que se encentran nuevamente deterioradas.

El abandono a los parques de la capital vallenata, y que fueron construidos en la administración pasada, también sería otra de las razones que tendrían a Fuentes con medio pie fuera de la administración.

Otra de las dependencias que tendría un cambio es Hacienda, principalmente porque se dice que los recaudos de impuestos han caído estrepitosamente en el municipio, y pese a que se tiene como excusa que la pandemia ha golpeado las finanzas de los hogares vallenatos, las estrategias para generar descuentos atractivos, y que lleguen a la ciudadanía, han brillado por su ausencia.

Pero además de ello, sobre los hombros de Carlos Alfonso Araujo, secretario de Hacienda, cae la responsabilidad de dos temas que dejaron en su momento muy mal parado al mandatario, el primero de ellos que a comienzo de año cuando se dijo que la ciudad estaba sin recursos y posteriormente se descubrió que había un superávit de cerca de 30 mil millones de pesos, y la restructuración de pasivos, tema que se tocó con guantes de seda una vez este medio de comunicación alertó sobre dicho proceso. Hoy aún no hay certeza si se adelantó o no, puesto que después de que el Concejo dio la autorización, el tema desapareció de la agenda de la administración.

En este grupo no se podía quedar por fuera la secretaria de Salud Lina de Armas, quien cuando asumió el cargo no se imaginó que le iba a tocar ‘bailar con la más fea’, debido a la pandemia que llegó a cambiar toda la dinámica de la administración.

Críticas sobre las estrategias que se han generado en la ciudad para tratar de detener el avance del Covid son solo algunas de las situaciones propias de dicho cargo con las que ha tenido que lidiar la funcionaria. Se le debe sumar además que se han descuidado otras patologías como por ejemplo el alto índice de suicidios que se registran en Valledupar, la cual ya superó la del año pasado.

Sin embargo, su ‘talón de Aquiles’ es sin duda alguna los constantes choques que la mujer protagoniza con todo aquel que se atreva a cuestionar sus métodos de trabajo, por ello esta sería una de las dependencias en las que podría darse un cambio.

Luis Enrique Galvis, al frente de la secretaria de Gobierno, también podría salir del cargo a raíz de los altos índices de delincuencia que se registran en la ciudad. Sicariato y el robo a mano armada a aumentado muy a pesar de los 4 meses de aislamiento obligatorio que se vivió en el país. Al cierre de esta edición 54 homicidios se habían presentado en la ciudad este año.

La secretaria de Gobierno es clave para el Mello Castro puesto que desde allí se fundamente el discurso que lo llevó a la alcaldía, acabar con la delincuencia y poner en orden la ciudad en materia de seguridad fue su principal discurso durante la pasada contienda electoral, pero a la fecha la ciudad sigue a merced de los malandros.

La ‘ñapa’

Hay dos secretarios más en este grupo, ellos son: Roberto Daza Guerrero, secretario de Tránsito y Luis Eduardo Calderón Fuentes, de la Terminal de Transporte. El primero de ellos tiene a su cargo una de las dependencias más complejas, puesto que la movilidad de la ciudad siempre ha sido un completo caos, y poco o nada se ha hecho en esta administración hasta ahora para darle un mejor sentido a la movilidad de la ciudad.

Y el segundo, Calderón Fuentes, fue fuertemente criticado porque durante la pandemia pretendía cobrarle sin descuento a las empresas transportadoras, más aún cuando la Terminal de Valledupar estuvo un tiempo cerrada, mientras los transportadores ilegales hacían su agosto.

publicidad

publicidad