publicidad

publicidad

Taxistas en Valledupar aseguran que están en la quiebra, ¿exageran?

La semana pasada por poco el gremio de la franja amarilla de Valledupar arma un paro en la ciudad como protesta. Aseguran que la quiebra que embarga al servicio de transporte público de la ciudad es una realidad. Según varios taxistas, desde la administración y la Secretaría de Transito sólo les han dado pañitos de agua tibia y advierten que las medidas tomadas por la actual administración, en cuanto respecta a la flexibilización para las motos, va en detrimento de ese gremio.

La franja amarilla enfrenta una crisis que se hizo evidente por su pronunciamiento en las últimas semanas en la ciudad, a través de avisos en los carros de servicio público dieron a conocer su inconformismo al alcalde Mello Castro usando frases como: “Mello te vendo el carro, tu desorden nos quebró”. La quiebra por la que, según indican, atraviesa el gremio de taxistas en Valledupar deja en relieve la incidencia de varios factores que hacen que el servicio público se encuentre envuelto en la peor situación, pero, ¿cuál es el verdadero problema que afecta al gremio: el mototaxismo, ¿el manejo de las tarifas o la desorganización al interior de las empresas a las que pertenecen? Por poco, los taxistas se van al paro, pero como algunos mencionaron estos parecen ser puros pañitos de agua tibia.

Semanario La Calle dialogó con varios taxistas en Valledupar, quienes expresaron lo que para ellos figuraba como el problema más grave que aqueja y afecta en la prestación del servicio:

“la inseguridad, la ilegalidad, el mototaxismo y algunos compañeros que andan con los documentos vencidos en sus vehículos y eso no deja que los demás dejen trabajar tranquilamente. Supuestamente se llegará un acuerdo con el alcalde y el secretario de Gobierno para llegar a un acuerdo porque son muchas las cosas que nos están perjudicando”, indicó Carlos Rangel Oñate, taxista.

“En estos momentos el problema más grande que nos ha influido, no es por atacar solamente a las motos, pero podemos ver carros particulares haciendo transporte urbano y de buseta, las aplicaciones también han afectado. No nos han colaborado con la parte de secretaría de Tránsito, no hay Policías de Tránsito; han ocurrido accidentes que demoran las personas tres y cuatro horas para solucionar ese asunto. Nos dieron pañitos de agua tibia con lo del paro, esperanzándonos como siempre hacen y nos dijeron que se iban aumentar los controles, pero creo que lo más importante es la presencia de la Policía que no la tenemos ahora”, expresó Alejandro Bermúdez Rojas, taxista.

“Nos está matando la ilegalidad y la inseguridad que hay, no se puede uno transportar a ciertos sitios por temor a que puedan atentar en contra de nuestra vida. El comité del gremio se reunió con el secretario de movilidad para encontrar una solución. A partir de eso se decidirá si hay o no un paro frente a esta situación que estamos viviendo”, advirtió el taxista Alberto Bernal.

“Nos están afectando las motos porque no están cumpliendo por lo pactado por el alcalde, el ingreso al centro y lo del parrillero hombre mayor de 14 años. La verdad es que deberían implementar nuevamente el día sin moto y que las autoridades cumplan con el tema de parrillero hombre que no se cumple, lo del ingreso de las motos al centro tampoco se cumple, el sábado día sin parrillero tampoco, hay falta de autoridad y mientras no haya acción por parte de ellos la situación seguirá de esa forma”, dijo Héctor de la Hoz.

“La ilegalidad y la movilidad de la ciudad. En Valledupar los carros se parquean en lugares donde no es el indicado. La unión hace la fuerza y debemos apoyarnos entre todos. Se llegaron unos acuerdos en conjunto con el secretario de Tránsito, lo más bonito para esto es el diálogo. Por lo menos me ha gustado en el sistema que hayan quitado el día sin moto en el sentido de la gente que tienen que llevar a sus ‘hijitos’ al colegio, pero hay otras personas que lo han tomado para crear el desorden. Debe haber mayor control sobre eso”, aseguró Elkin José Suarez Mendoza.

“Hay mucha desorganización en Valledupar, las motos los carros; eso nos tienen a nosotros bastante fregados. Al día no me llevo un peso para la casa, para el dueño del carro si es caso $65.000 diarios y no se hacen. Estoy caído en cinco tarifas. Según el secretario de transito iban hacer controles y hasta el momento no he visto ni uno. Deben colocar orden en la ciudad y hacer que se cumplan las leyes de no dejar entrar moto al centro, respetar las vías y la movilidad” Rubén Bustamante.

Por su parte el secretario de Tránsito de Valledupar, Roberto Daza, mencionó que se están realizando mesas de trabajo con el gremio de taxistas en los que ellos mismos han identificado cuatro aspectos importantes que inciden de manera directa con la crisis económica y social por la que están atravesando.

“Nosotros actualmente desarrollamos mesa de trabajo con el gremio de taxistas. Ellos resumen su problemática en cuatro aspectos: seguridad, movilidad, informalidad y organización; cada uno de estos pilares tienen situaciones distintas y evidentemente no es sólo la informalidad la que los está golpeando a ellos, hay un tema de inseguridad bastante complicado que lamentablemente los está afectado, hay un tema organización al interior de las empresas también de las que hacen parte y un tema de movilidad”, dijo el secretario de tránsito Roberto Daza.

El funcionario comentó que las soluciones que se tomen a partir de finalizas las mesas de trabajo irían entorno a la problemático no sólo de los taxistas sino de todos usuarios que hacen parte de las diferentes modalidades de transporte en la ciudad. “Los principales lineamientos que se van a tomar es buscar soluciones que sean concertadas no solamente a los taxistas sino también los transportadores de servicio colectivo y veredal, servicio mixto entonces reunimos a todas las modalidades de transporte habilitadas en la ciudad para efectos de encontrar soluciones que sean útiles a todos y no solamente a un sector. Aquí lo que queremos es que se beneficien el usuario los ciudadanos de todas las modalidades de transporte y no solamente los de servicio de taxi”, advirtió Daza.

¿Qué dicen los vallenatos?

Algunos ciudadanos prefieren recurrir al transporte ilegal por rapidez, economía y facilidad.

En la otra orilla están los ciudadanos, quienes argumentan que uno de los factores que los obliga a transportarse en un medio diferente al público es la demora que representa esperar un bus que puede tardar de media a una hora, el factor económico y la rapidez para llegar a su destino. Algunos vallenatos que esperan largas jornadas, prefieren el transporte público por seguridad.  Semanario La Calle dialogó con varios residentes de la ciudad que prefieren tomar una mototaxi antes que un bus o un taxi de servicio público, estas fueron sus razones:

“El factor económico influye mucho, yo preferiría mil veces un taxi porque me siento mucho más segura, no me asoleo’ y me siento más cómoda en muchas cosas, pero en la necesidad uno elige la moto que es como lo más económico y lo que más se tiene a la mano”. Sharith.

“Uno realmente toma el mototaxi por conveniencia, yo que no soy de la ciudad, los tomo porque me dejan directamente al lugar en el que voy a transportarme en cambio con las busetas siempre debo caminar algunas cuadras. Por el sector de ubicación es más rápido el transporte y exacto en moto”.  Mari Guerra.

“Yo realmente prefiero el servicio público, aunque me demoro y espero un poco más, prefiero ese servicio porque me siento un poco más segura. Los taxis generan un poco más de seguridad y con todo lo que se ve ahora es un transporte más seguro”. Katherine Quiroz.

“En ocasiones prefiero la moto por la rapidez porque espero alrededor de media hora esperando el bus de servicio público. Por el costo no es porque pago $3.000 la moto, el doble del costo del bus, pero sí es mejor en cuestión de rapidez”. Ángela Salazar.

“Las busetas no cubren todas las rutas, llegan a ciertos puntos y eso me obliga a coger moto. Tardo alrededor de 20 minutos esperando la buseta hasta la urbanización donde vivo. A veces prefiero esperar, pero si no llega la buseta me toca coger moto. Una carrera de taxi sería muy costosa y si es noche cobran más de lo debido. Por ejemplo, de Villa Tayrona al colegio Comfacesar no pasa buseta y me toca coger moto porque a veces me toca trabajar por allá”. Mercedes Rocha.

“Cuando uno tiene cita médica así salga a tiempo, uno se cansa de esperar la buseta para llegar porque no pasa. Hay que coger la moto porque uno pierde la cita. A veces espero hasta una hora esperando la buseta de Populandia, por ese hecho me veo obligada a coger la moto por la rapidez. Un taxi hasta ese lado de la ciudad es más caro y a veces no hay la plata”. Martina Maestre.

“Yo tomo la moto porque definitivamente en esta ciudad el transporte es muy pesado. Algunas busetas tardan demasiado, uno no tiene dinero para pagar una carrera de taxi. Las busetas a veces no van hasta el lugar de destino al que uno debe transportarse entonces por eso uno coge la moto”. Andrea Patricia Lozano.

publicidad

publicidad