publicidad

publicidad

Valledupar, dos décadas padeciendo por un mal servicio de alumbrado público

Más de 20 años lleva operando en la capital del Cesar la Concesión de Alumbrado Público de Valledupar, en cabeza de su gerente  Jaison Penso, durante todo este tiempo se ha logrado recaudar más de 250 mil millones, recursos que se suponen deberían ser para la expansión de las redes y el servicio en el área rural y urbana; sin embargo, una falla en el contrato no ha permitido que sea así, lo que ha generado que durante estas dos décadas las quejas han estado a la orden del día.

Hace cerca de 25 años que empezó a operar la Concesión de Alumbrado Público en Valledupar, desde entonces la historia remonta cientos de quejas por la falta del servicio en varios sectores de la ciudad, tanto en el área rural como urbana, pese a esto, hoy pretenden que el próximo año, tiempo en el que la administración municipal, a través del concejo de Valledupar, prolongue el nuevo operador, seguir atornillados, pero no la tendrán fácil. Según se conoció, la corporación le apunta a otra estrategia.

Jorge Pana

“El tiempo de la concesión demora hasta abril, en ese momento se decide si se prorroga, se hace una concesión nueva o si se queda en manos del gobierno municipal, pero para esto el municipio debe contar con todas las herramientas para la operación de alumbrado público de la ciudad”, manifestó el concejal Jorge Pana.

Por su parte el corporado Wilber Hinojosa, quien para el año pasado le puso el dedo en la llaga a esta concesión, se refirió a los importantes recursos que percibe esta concesión, toda vez que la tarifa llega a cada hogar en el recibo de energía eléctrica, es decir, es un tema que no se puede evadir, y tal como el del aseo termina siendo obligatorio, aun cuando en algunos barrios viven en completa oscuridad.

Le puede interesar  Aumentarán vacunación masiva en Valledupar
Wilber Hinojosa

“Estamos hablando del contrato de mayor cuantía que tiene el municipio que se recauda por impuesto de alumbrado público y no se ven reinvertidos en la ampliación, porque el contrato lo dejaron sujeto a reparación de luminarias, mientras que para el tema de ampliación hay que hacerlo con recursos propios, es decir pagarlo el municipio a la misma concesionaria”, dijo el concejal Wilber Hinojosa.

Quien además manifestó que en el sector rural hay puntos en los que no gozan de alumbrado público y pese a esto lo están pagando. “Hay unos temas que deben revisarse en las nuevas condiciones contractuales que pacte el municipio para la prestación de este servicio, donde sean más exigibles al operador, porque en las existentes hay una deficiencia para el municipio, pero una preponderancia para el ejecutor del contrato. En su momento el Concejo entrará a revisar todos estos temas, de igual forma viene un control político en este periodo de sesiones”, acotó Hinojosa.

Le puede interesar  Casa a casa van los trabajadores de la salud en Valledupar para vacunar contra el Covid-19

 

La historia de la concesión

 

La Concesión empezó a operar en la ciudad en el año 1997, para ese entonces tenía un promedio de 77 kilovatios hora por luminaria y con la repotenciación se redujo a 54 kilovatios horas. El contrato se pactó inicialmente por un término de 15 años, y en el mandato del entonces gobernador Hernando Molina Araújo, desarrolló proyectos de alumbrado público, entre ellos: ciclorutas, iluminación a las salidas de Valledupar, los alrededores del Parque de la Leyenda Vallenata y la vía El Rincón, las cuales no contaban con la capacidad para pagar la energía que demandaba la expansión hecha por la gobernación, tampoco la operación y mantenimiento, por lo que la administración propuso una restructuración financiera, pidiéndole al concesionario 10 años más de plazo para que le aceptaran el pago de sus inversiones.

publicidad

publicidad