publicidad

publicidad

Valledupar, un caos en materia de movilidad

Trancones, alta velocidad, violación de las normas de tránsito, aumento vehicular, falta de autoridad, huecos en las vías, contaminación auditiva, falta de cultura ciudadana, carros de carga larga en vías urbanas, presencia de ‘carremulas’ en la carretera… caos, en eso se traduce la movilidad de la ciudad capital de los cesarenses. A pesar de la queja de los ciudadanos por la pesadilla vehicular, los vallenatos no siguen las reglas de tránsito.

La que era una de las ciudades más tranquilas de Colombia en cuestiones de movilidad, pasó a ser un Bogotá chiquito con trancones de más de una hora. En horas pico se arman filas de hasta 200 carros de lado y lado de las vías. Existen varios factores que inciden de manera directa en la problemática de la movilidad: parqueo en áreas prohibidas, falta de agentes de tránsito, espacios reducidos, ausencia de parqueaderos, entre otras. Para atravesar la ciudad de norte a sur, el recorrido en vehículo puede tardar de 20 minutos hasta media hora. Según el secretario de Tránsito Roberto Daza, en la actualidad existen 94.000 vehículos matriculados de los cuales 48.000 son motocicletas.

Con más de 200 mil carros y 80 mil motocicletas, Valledupar se ha convertido en una de las ciudades más caóticas de la región Caribe. Los espacios para transitar son limitados y para colmo, los ciudadanos no respetan las normas de tránsito, hecho que también perjudica la movilidad. El estacionamiento en la calle es uno de los inconvenientes que causa estragos en el fluido vehicular, algunos de estos parqueos libres pertenecen a particulares que se encargan de “cuidar” los vehículos sin tener un contrato que les permita responder por los daños causados a los vehículos. Está claro que la Ley 1801 de 2016 artículos 89 y 90 del Código Nacional de Policía donde se evidencia la reglamentación de estacionamientos y parqueaderos en espacio público, no se cumple en Valledupar.

Roberto Daza, secretario de tránsito.

Semanario La Calle dialogó con el secretario de tránsito Roberto Daza, quien aclaró cinco puntos que considera que afectan de manera directa la movilidad en la ciudad: “1. Hay una disminución del espacio vial causado por obras en algunas zonas de alta congestión como glorietas y vías del centro, 2. Deficiencias en los tiempos de verde de algunas intersecciones semaforizadas, 3. Exceso de parqueo en las vías principales, 4. Falta de programación de los viajes por parte de los usuarios, los cuales solo toman las vías principales para circular, generando congestión en estas vías, mientras que otras aledañas se encuentran solas y 5. Malas prácticas o costumbres al momento de conducir, como por ejemplo distraerse en el celular, hacer repetidos cambios de carril, irrespeto de las señales de tránsito, etc.

El funcionario hizo referencia a un convenio por más de 953 millones de pesos que se firmará los próximos días que incluye la contratación de aproximadamente 30 agentes de tránsito hasta el mes de diciembre. En la información, el secretario dio varios conceptos relacionados con las personas que operan con funciones diferentes en el tránsito: “Quiero aclarar primero que tenemos 3 tipos de personas, dentro de la operatividad de la secretaría de Tránsito, que inciden sobre el control de la movilidad: 1. Policía de Tránsito: personal adscrito a la policía nacional, el cual hace parte del cuerpo especializado en normas de tránsito y transporte de dicha institución. Estos operan dentro del casco urbano en virtud de un convenio interinstitucional suscrito entre la Policía Nacional y la alcaldía de Valledupar. Hasta el momento el convenio por 953 millones de pesos se encuentra pendiente a ser firmado en los próximos días. Abarca aproximadamente 30 agentes hasta el mes de diciembre, 2. Agentes de Tránsito: personal adscrito a la planta de personal del municipio. Vienen trabajando 10 agentes hasta el momento y existe un proyecto en estructuración para vincular 30 agentes adicionales y 3. Guías de Tránsito: personal de contratación por prestación de servicios, cuyo alcance es sólo educativo y regulador, conmina el cumplimiento de las normas de tránsito y ayuda con el control de paso en intersecciones o zonas congestionadas. En estos momentos nos encontramos contratando 40 personas de este tipo” dijo Daza.

Le puede interesar  Población migrante Yukpa recibió apoyo para que regresaran a su país de origen

Haciendo referencia a los parqueaderos en la ciudad, Roberto Daza dijo: “Ese tipo de negocios es de iniciativa privada. Pará el caso de la Secretaría de Tránsito, nuestro deber es controlar el mal parqueo, entre otras violaciones a las normas de tránsito”. Además, habló de un estudio realizado algunos años referente a la matrícula de vehículos en Valledupar: “Para el año 2011 hice un aforo en las intersecciones semaforizadas y de cada 10 vehículos que circulaban 6 estaban matriculados por fuera de Valledupar. Con esa proporción ¿podríamos pensar que tenemos más de 200.000 vehículos circulando?”, concluyó.

Puntos críticos de movilidad en Valledupar

Una imagen vale más que mil palabras, por eso Semanario La Calle se trasladó a los sitios críticos de movilidad en Valledupar e identificó los que tienen mayor confluencia de vehículos en horas pico.

Calle 17 con carrera 7

En pleno centro de Valledupar, algunos vehículos particulares generan trancón en la vía impidiendo el paso, incluso de los peatones. Uno de los mayores infractores son los conductores del transporte público. Una de las cosas que impide el flujo vehicular en esta zona son las intervenciones actuales en el pavimento, las caretillas de vendedores ambulantes en la calle, el parqueo de vehículos en zonas prohibidas.

Carrera 9 con calle 15, 16

La novena es una de las carreras más largas que divide la ciudad de norte a sur. Sin embargo, transitar por sus ella es todo un reto. Los huecos y el estado de la vía han generado el deterioro de vehículos y ha impedido que la conducción vehicular sea de manera fluida. En ocasiones, los conductores deben desviar los huecos en hora pico y están expuestos a sufrir un accidente.

Carrera 9 con calle 6

Las 12 meridiano y las 6 a.m. son las horas que no tienen que esperan los conductores que esperan hasta 15 minutos o más en las filas que se arman en inmediaciones de la empresa DPA. Contando con que hay semáforos, la aglomeración de carros están notoria y los espacios tan reducidos que algunas motocicletas transitan en medio de las dos filas de carros para poder avanzar en la vía.

Le puede interesar  Canalizan en Valledupar ayudas para población migrante venezolana

Avenida Sierra Nevada

Esta es una de las avenidas más transitadas en la ciudad, razón por la que tampoco se puede dejar por fuera en este caótico gremio de lugares con movilidad pesada. Filas de más de 100 carros que alcanzan atravesar toda la avenida de principio a fin desde que inicia en el rompoy del pedazo de acordeón hasta su articulación que va hacia la universidad andina, la vía de MACRO y la que lleva a La Nevada. A pesar de esta arritmia en fluido vehicular, hasta el momento no se han hecho visible ni agentes ni policías de tránsito en ninguna de las áreas críticas mencionadas.

Carrera 23 con calle 7ª

 

Aproximadamente dos cuadras antes de llegar a la Andina. Esta es una vía alterna con alta concentración vehicular. La situación empeora cuando se alimenta con la presencia de vehículos y motocicletas que vienen desde la avenida principal de La Nevada.

Glorieta de La María Mulata

Uno de los factores que ha afectado la movilidad en el rompoy de la mari mulata son las obras que se están interviniendo. Los pequeños cierres en la vía, la tierra, el polvo y los huecos son uno de los impedimentos en el fluido vehicular. Esta es una zona articulada en la que hay aproximadamente ocho vías alternas que comunican con diferentes lugares importantes de la ciudad.

Avenida Fundación

El caos en esta avenida es frecuente por encontrarse en inmediaciones del terminal de transporte de la ciudad y la Universidad Popular del Cesar, también es alterna para llegar hasta la avenida La Popa. Esta es una de las vías más transitadas de la ciudad y en al que se ha presentado un número considerable de accidentes viales. La presencia de buses de empresas de transporte y los vehículos de carga larga como: mulas, volquetas, camiones… generan un retardo en la vía. La mayoría de los conductores de motocicleta pasan los semáforos en rojo y transitan en alta velocidad.

 

Avenida Simón Bolívar

Esta es una avenida que divide la ciudad desde el terminal de transportes hasta el rompoy de Consuelo Araujo Noguera. A medio día y desde la cinco de la tarde, la avenida Simón Bolívar se convierte en una pesadilla en movilidad. Desde el rompoy de Los Músicos (la ceiba) parquean diariamente más de 60 carros en la vía derecha hasta llegar casi al rompoy del terminal. Unas cuadras antes de llegar al pedazo de acordeón, se parquean carros afuera de los negocios comerciales de esta zona rosa de la ciudad. Los conductores de motocicletas deben transitar hacia el carril izquierdo porque el derecho está a tope con el parqueo de carros. Esta es una de las vías con mayor problema de movilidad en la ciudad.

publicidad

publicidad