publicidad

publicidad

VALLEDUPAR, UNA BOMBA SOCIAL

Por: Camilo Vides

Para nadie es un secreto que la vocación agrícola y pecuaria que venían demandado este departamento fue rezagada por el auge y bum que fue teniendo el sector minero desde la década de los 90. Tan apetecida esta industria, hasta el punto de que todos los jóvenes querían estudiar carreras técnicas relacionas con este sector, era lo único claro que se tenía y era el sueño de cualquier persona (trabajar en la mina), ya que además los salarios devengados estaban por encima del promedio ganado por un empleado de rango profesional en cualquier entidad de la región. Era el bum del momento, y en la enseñanza de las instituciones educativas de la época no enseñaban a sus educandos un enfoque diferente que permitiera ver un nuevo sector de la economía como otro factor generador de riqueza. Toda esta bonanza producida por los altos precios, y los altos niveles en la producción y/o explotación de este mineral trajo consigo un crecimiento económico en la región.

Hoy las regiones productoras de carbón, en las que este mineral se consideró el motor de la economía, han comenzado a vivir la desaceleración económica y social, ya que no hubo visión, y no hubo planificación por parte de los ejecutores de turno por lo que No se generó desarrollo social y económico en sus habitantes quienes todavía siguen padeciendo las NBI del ser humano. El Cesar terminó convertido en un departamento mono productor (carbón y palma) y a la vez mono exportador.

Le puede interesar  En Curumaní 11 hombres fueron capturados en un prostíbulo

Valledupar es la capital del departamento del Cesar y es conocida también como la capital mundial del Vallenato, quien cuenta, según el DANE con cerca de 600.000 habitantes, lo que quiere decir que abarca el 51% de los habitantes del Departamento, ciudad en la que por su ubicación geográfica se convirtió en atractiva como zona de inversión, confort y vivienda para toda aquella mano de obra que venía demandando el sector minero, tanto del centro del Cesar, como parte de La Guajira. Hoy el mundo está pensando en el cambio climático, lo que ha llevado a los países a buscar alternativas de producción de energías limpias que generen un impacto positivo al medio ambiente y que no contribuyan al calentamiento global.

Nuestra ciudad  sufrirá las consecuencias de este flagelo económico ya que la mano de obra directa e indirecta que demandaba este sector junto con su familia verán esta ciudad como un atractivo que, por la garantías y continuidad en la prestación de los servicios públicos, servirá de nuevo vividero para ellos, a esto se sumará otro grupo de  empleados residenciados en esta ciudad quienes al quedar sin empleo no tendrán la capacidad económica para solventar sus necesidades y obligaciones financieras.

Le puede interesar  No para de aumentar el número de casos positivos de Covid-19 en Valledupar, ya van 236

Hoy es una realidad, el carbón tiene sus días contados, y según expertos, en diez o quince años no habrá quién lo compre y esto lo que traerá es más desempleo, informalidad, economía subterránea y todo lo que esto trae, lo cual son flagelos que desestabilizan la tranquilidad, la imagen y la economía de Valledupar, quien deja de ser vista atractivamente por parte del inversionista.

Alcalde, gobernador, diputado, concejales y congresistas, aún estamos a tiempo de prevenir una bomba social en Valledupar, ustedes como constructores de políticas y ejecutores del gasto público son responsables de elaborar las políticas públicas que permitan a la sociedad en general a generar oportunidades de empleo, educación, e inversiones necesarias y sostenibles, y además priorizar el gasto público. El mercado mundial y nacional tiene oportunidades para aquellos bienes y servicios que lleven valor agregado y sean amigables con el medio ambiente, aprovechen e impulsen inversiones en estos sectores de la economía. El carbón fue tiempo pasado y solo nos dejó contaminación ambiental, problemas sociales, casas y barrios bonitos. Llegó el momento de Poner Orden y Hacerlo Mejor.

publicidad

publicidad