publicidad

publicidad

Valledupar, una de las ciudades con el peor servicio de energía eléctrica

Un cuento de nunca acabar se ha convertido la mala prestación del servicio de energía eléctrica en Valledupar y el Cesar, pese a las incontables quejas de la comunidad por los repetidos racionamientos, los aumentos desmedidos en las tarifas, Afinia – EPM, continÚa con su supuesto plan de mejoramiento en el departamento.

Un racionamiento más se sumó a la larga lista de fallas que la empresa Afinia –EPM le viene haciendo a los vallenatos, en esta oportunidad el supuesto mantenimiento preventivo y correctivo se realizó en las subestaciones Salguero y Guatapurí, llevándose por delante más de cien barrios que estuvieron sin energía el pasado domingo.

“Nuevamente Afinia deja sin energía a más de 100 barrios de Valledupar. A punta de racionamiento pretenden ahorrarse las inversiones que deben hacer mientras el servicio es cada vez peor con apagones diarios, aumento en la tarifa y pésima atención al usuario”, manifestó Henry Luis Pérez.

Por su parte, el exfuncionario de la administración municipal, Rober Martínez Murgas dijo “lo triste es que ya estamos normalizando que Afinia nos quite la luz cada vez que le dé la gana”.

Las incontables fallas

Jorge Rivero Cuadros

Además de los racionamientos, otra de las quejas latentes que hay alrededor de este escenario son las interrupciones que llegan de repente y dejan a su paso el daño de los electrodomésticos de los usuarios, quienes además de verse afectados en su bolsillo por el pago de la factura, deben también enfrentar el arreglo o en su defecto el cambio de estos en sus hogares.

Pero esto para Afinia tiene una explicación, y es que estos cortes se deben a que la alta demanda del servicio genera fallas. Según la empresa, para este año se han presentado incrementos cercanos al 10% en promedio de la demanda de energía, con respecto a los años 2019 y 2020, lo que genera sobrecarga en algunas instalaciones y, por tanto, genera fallas.

Le puede interesar  Afranio Restrepo lo tienen en una hamaca, 'lo llevan y lo traen'

¿Qué dice la gente?

Manuel Medina Pineda.

“Ellos quitan la luz en Chimichagua los miércoles y los sábados, pero en el transcurso de la semana siempre se va en cada momento, entonces si se supone que ya tienen unos días establecidos para hacer arreglos por qué se va los lunes, quiere decir que no están haciendo nada”, dijo Manuel Medina Pineda.

Adrián Rosales.

“El servicio es malísimo, nos están robando, nos dan el servicio más caro y malo, tiene bajones, sube y baja cada rato”, aseveró Adrián Rosales.

Nimio Martínez.

“El servicio de energía es regular, entre otras cosas están incumpliendo porque la gente pensaba que con el nuevo sistema de Afinia las cosas iban a mejorar y han es empeorado, es hora de que las personas que le corresponden tomen medidas para que lo mejoren”, dijo Nimio Martínez.

El alumbrado público en las mismas

Jaison Penso Molina

Semanas atrás La Calle detalló como desde hace más de 20 años la Concesión de Alumbrado Público de Valledupar, en cabeza de su gerente Jaison Penso, vienen recaudando importantes recursos, los cuales se suponen deberían ser para la expansión de redes, pero que al parecer no ha hecho nada. El contrato se firmó el 03 de marzo de 1997 por un tiempo de 25 años, es decir ya han corrido 24 y seis meses, mientras restan otros seis para que culmine; sin embargo, mientras muchos piden a gritos el cambio de concesión o que el municipio se encargue directamente del asunto, se conoció que los actuales pretenden hacer prórroga del contrato, intención que informarán a la administración municipal por estos días.

Frente a estas quejas, Penso se defendió y con cifras mostró lo que ha hecho la concesión con los más de 250 mil millones de pesos durante estas dos décadas, tiempo en el que asegura han instalado 18 mil luminarias adicionales, luego de recibir hace 24 años 12 mil. “No sé quién dio la información de que el recaudo de alumbrado público no era para hacer expansiones, claro que las hemos hecho en los corregimientos; la primera que hicimos fue en el 2001 con mil luminarias en todos los barrios y corregimientos de Valledupar”, dijo Jaison Penso Molina.

Le puede interesar  Sellan vivero en el cerro Santo Ecce Homo, una nueva polémica se desata

Según afirmó, el concesionario realizó una inversión hace 24 años para remodelar el servicio, que para ese entonces eran luminarias de sodio y han venido remplazándolas con el led, “desde el 2013 todas las expansiones que ha hecho el municipio han sido con iluminación moderna, pero evidentemente no son tan significativas como las que se hicieron al inicio del contrato de la concesión y las que han instalado los particulares”, manifestó Penso Molina.

Los responsables de la oscurana de Valledupar

Según el gerente de la concesión de alumbrado público, ellos están haciendo la tarea y han instalado luminarias hasta decir no más; sin embargo, en Valledupar hay muchos sectores que al caer la noche viven en tinieblas, situación que según Penso le corresponde a la administración municipal.

“Cuando se estructura el contrato de alumbrado público su marco regulatorio fue la resolución 043 del año 95, y en el artículo segundo dice que le corresponde al municipio la operación y mantenimiento del sistema según su capacidad económica y también le corresponde las expansiones del servicio sin perjuicio de las obligaciones que en materia de planeación municipal a quienes desarrollan proyectos urbanos”, aseveró el gerente de la concesión de alumbrado público.

“Posteriormente el decreto 1600 del 25 de mayo año 2005 estableció la obligación de los urbanizadores para hacer el amueblamiento urbano, incluyendo el alumbrado público a las áreas de cesión”, agregó.

publicidad

publicidad