publicidad

publicidad

¡Vergonzoso!, Valledupar está en el top cinco de analfabetismo en Colombia

Según el censo que reveló recientemente el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane), Valledupar se ubica en el quinto lugar como una de las ciudades con mayor analfabetismo del país con un porcentaje del 10.8%, seguido de Montería con 11.8%, Sincelejo 14.7%, Quibdó 14.9% y el primer lugar para Riohacha con 18.7% como la ciudad con mayor índice de analfabetismo.

¿Qué están haciendo lo gobiernos actuales para contrarrestar este fenómeno social en el Cesar?, Semanario La Calle dialogó con el exalcalde de Valledupar, Freddy Socarrás, quien en su gobierno desarrolló un programa llamado ‘Yo Sí Puedo’ en el que logró, según indicó, disminuir de un 12% a un 3% el analfabetismo en la ciudad para su periodo comprendido entre 2012-2015.

¿Podrán copiar y prender esta lección los nuevos mandatarios del Cesar?

Semanario La Calle: ¿De qué se trataba el proyecto ‘Yo sí Puedo’ que efectuó en su gobierno?

Fredys Socarrás: El 21 de noviembre del año de 2011, antes de posicionarme el 01 de 2012, logró convencer al programa de Naciones Unidas en Bogotá, al embajador en su momento. No estaban muy deseosos de regresar a Valledupar porque habían tenido una experiencia desagradable en los entes territoriales del Cesar. Me tocó demostrar mis verdaderas intenciones para que el embajador de las Naciones Unidas aceptara la invitación de que hiciéramos un convenio para que ellos me ayudaran hacer el Plan de Desarrollo y pudiéramos orientar esas políticas a la inclusión social, lo logré. Me llamó la atención que la metodología de alfabetización más exitosa en el mundo es la cubana, antes de posicionarme visité al embajador de Cuba, fui a mostrarle el programa. Ellos tampoco estaban deseosos de volver porque habían tenido una experiencia negativa con el doctor Cristian Moreno, quien intentó, pero al final se frustró y fracasó, ellos quedaron muy desencantados. Me tocó decir yo voy hacerlo, voy a cumplirlo; en ese momento teníamos un 12% de analfabetismo, una vergüenza nacional. Incluimos esa línea porque yo sostengo que si la gente no sabe leer ni escribir no puede estar informada porque la manera de informar es a través de la lectura y el conocimiento, fue cuando programamos iniciar el proceso ambicioso, difícil porque no teníamos recursos, encontramos la olla raspada y el municipio colapsado financieramente; Sin embargo, hacer el convenio con el gobierno cubano en el 2012 y arrancamos con el programa ‘Yo Sí Puedo’. el Ministerio de Educación de Cuba envío a unos cinco docentes especializados y los integramos al sector educativo del municipio, hicimos un equipo interinstitucional para poder penetrar a la población que no sabía leer ni escribir, tanto en la zona rural y urbana. Nos bajó el porcentaje del analfabetismo a un 3%.

Más de 16.000 personas recibieron diplomas por aprender a leer y escribir. Lo demostraron leyendo y haciendo cartas para sus seres queridos.

S.L.C: ¿Cuánto fue el presupuesto invertido en el programa ‘Yo Sí Puedo’?

F.S: Nosotros invertimos cerca de $10.000 millones de pesos entre los tres años. Hubo un componente nacional y hubo un componente de esfuerzo municipal que estuvo alrededor de los $8.000 millones pesos y el resto fue inversión que hizo el ministerio de Educación.

S.L.C: ¿En este programa se certificaba a las personas?, ¿cuántas recibieron dicha certificación?

F.S: Sí, claro. Fueron certificadas cerca de 16.000 personas con la secretaría de Educación y en esto trabajaron mucho los colegios desde los sectores donde estaban esas poblaciones analfabetas.

S.L.C: ¿A qué comunas pertenecían las personas que hicieron parte de ‘Yo Sí Puedo?

F.S: A los sectores más deprimidos de Valledupar; los sectores de invasión, estrato uno y de los barrios subnormales como: Tierra Prometida, Emanuel, Brisas de la Popa, Mareigua, Páramo, La Nevada, Villa del Rosario… Prácticamente allí es donde está la población que no ha tenido acceso a la educación y, además, fuimos a las zonas rurales por todas las etnias indígenas: Arhuacos, Kankuamos y en todos los sectores rurales se buscaron como aguja en pajar la población que no sabía leer ni escribir, indiferente de edades por encima de 15 años.

S.L.C: ¿Cree usted que se cumplieron los objetivos que tenía con este programa?

F.S: Claro porque nosotros si hubiéramos mantenido la cifra de tres o por debajo de tres, la UNESCO nos hubiera podido declarar territorio libre de analfabetismo, ahora habrá que hacer otro esfuerzo con la población que ha llegado, los que hoy tienen esa condición de analfabeta, habrá que hacer un esfuerzo económico; pero los que aprendieron a leer y escribir salieron de la ignorancia. El no saber leer ni escribir se interpreta como una persona que anda vendada. Por ejemplo, cuando una persona va a un banco que no sabe leer ni escribir vive en la indignidad porque primero la gente va a descubrir eso y que lo único que tiene para poder reclamar ese cheque, si va a recamar uno, es la huella digital. Pero una persona que va a un banco y sabe firmar y leer va diferente. Era muy bonito como la gente se graduaba, el grado de la gente que lograba alfabetizarse era que ellos redactaban de su puño y letra una carta para un ser querido, era muy emocionante ver que ellos en el acto de grado leían su carta, la que le dirigían a un hijo o un ser querido.

S.L.C: ¿Cuál cree usted que son las causas que han hecho que Valledupar se ubiqué en la quinta ciudad del país con mayor índice de analfabetismo?

F.S: Primero porque Valledupar es un centro de concentración del sur de la Magdalena, del sur de Bolívar, el sur de La Guajira y los santanderes. Se consolida Valledupar como un eje de servicio y aquí llega mucha gente a instalarse porque es una ciudad muy acogedora y plana y es una ciudad que tiene posibilidad de ubicarse y desarrollar aquí su familia, es una ciudad que es la capital del país vallenato. Llega mucha población campesina que viene a buscar oportunidades para sus hijos, eso trae mucha población que no está muy bien educada, eso incide que a la hora de que el DANE encuesta las cifras siempre son significativas, pero por eso hay que mantener unos programas en todos los gobiernos que puedan ser continuos venga el gobierno de cualquier partido, debe ser una política pública para mantener unos buenos niveles educativos en la ciudad.

S.L.C: ¿Qué piensa usted de manera personal del analfabetismo?

F.S: El analfabetismo es uno de los grandes enemigos del desarrollo y de la articulación del ciudadano con el sector productivo. Cuando la persona no sabe leer y escribir es muy difícil insertarse a una actividad laboral porque va a tener todas las barreras que le impiden poder tener acceso a un trabajo digno. Un trabajo decente requiere de un primer escalón que es saber leer y escribir, entonces es un círculo de pobreza donde la gente no podrá salir nunca de la pobreza. Eso es como el embarazo en adolescentes, la niña adolescente que cae en el embarazo, ya ese hijo le va a impedir entrar a un nivel educativo y desarrollar su intelectualidad, entonces es entrar en un espiral de pobreza, lo mismo es el analfabetismo, es una de las peores penas y vergüenza que puede tener un territorio porque es prácticamente ponerle un freno al desarrollo de la dignidad humana.

S.L.C: ¿Cree usted que los gobiernos actuales están haciendo algo para contrarrestar el analfabetismo en el departamento? Si la respuesta es negativa, ¿qué piensa que deberían hacer?

F.S: No veo compromiso ni de las candidaturas ni de los programas, no se está hablando de eso. Yo creo que es necesario llegar a los oídos de los gobernantes para que se vuelva a desarrollar un programa. Hay que recomendarle al Mello Castro y al gobernador Luis Alberto que hagan un esfuerzo para que tanto el departamento del Cesar como Valledupar no estén en los perores lugares del analfabetismo cuando creíamos que era u problema superado.

publicidad

publicidad