miércoles , enero 16 2019
Inicio / Notas Diarias / Con una gran coalición quieren quitarle la Gobernación del Cesar a los Gnecco

Con una gran coalición quieren quitarle la Gobernación del Cesar a los Gnecco

Lo que vaticinó hace un par de semanas Semanario La Calle se está configurando en este 2019. La alianza de varias fuerzas políticas que buscarán a como dé lugar arrebatarle la Gobernación del Cesar a la familia Gnecco, quienes están engrasando la maquinaria para quedarse otros cuatro años más con la administración departamental. Aunque no está confirmado, en los corrillos políticos se da por un hecho que el candidato será el exgobernador Luis Alberto Monsalvo.

El 2019 es sin duda un año donde las alianzas políticas serán las protagonistas en cada rincón. La más fuerte en el departamento del Cesar se gesta de cara a la Gobernación, con la que se buscaría quitarle el poder al clan Gnecco, que cumplirá ocho años en el poder.

A nueve meses de las elecciones regionales en las que se elegirán a los nuevos mandatarios y corporados, varios candidatos a la silla departamental buscan unirse y hacerle frente a quien sería el candidato de la actual administración y sus aliados los Gnecco. Todo apunta a que buscarían montar nuevamente al exgobernador Luis Alberto Monsalvo.

De esta manera, Diana Carolina Molina Carvajal que ha venido recorriendo cada uno de los municipios del Departamento, como trabajo de su candidatura a la Gobernación del Cesar, tuvo la iniciativa de invitar a los demás aspirantes que han puesto a consideración su nombre de los cesarenses, a aunar esfuerzo.

“Convoco al centro, izquierda, derecha y todos los partidos que hagamos una gran fuerza. La vía es el consenso”, dijo Molina.

La candidata hizo un llamado público a todo aquel que aspire a gobernar al Cesar, para unirse y trabajar en conjunto y así brindarle una alternativa amplia e incluyente al departamento.

La idea no cayó mal, y el viernes pasado tuvieron una primera reunión, en la que participaron Claudia Margarita Zuleta, Rafael Bolaños y Álvaro José Soto, con el fin de decidir a través de qué mecanismo se elegiría a la persona que representará a este grupo que busca combatir la corrupción, que está carcomiendo al departamento.

“Lo que quise fue convocar a la unidad y al diálogo para fortalecernos y así dar lo mejor para el Cesar, ya que con este grupo de candidatos tenemos un mismo ideal, que es acabar con la corrupción y brindarle una esperanza al departamento”, expresó Diana Carolina.

A su manera, todos los aspirantes a ocupar el cargo que ostenta Francisco Ovalle Angarita han venido haciendo un trabajo en cada uno de los 25 municipios, y en este mes de enero están organizando sus agendas para lo que será su trabajo de aquí al mes de octubre cuando se lleven a cabo las elecciones.

Aunque inicialmente en este grupo solo se han reunido cinco de los candidatos, Molina Carvajal extendió su invitación a aspirantes como Ricardo ‘Quintín’ Quintero y Gustavo Aroca, que también postularían sus nombres; y a todos aquellos que no están de acuerdo en cómo se han venido haciendo las cosas en la administración departamental.

Sin embargo, los que hasta ahora han manifestado su intención de hacer parte del consenso son: Claudia Margarita Zuleta Murgas, quien asegura que ha hecho un trabajo de bases poderosas y al mismo tiempo manteniendo un diálogo con las fuerzas políticas más importantes del departamento, posicionando su nombre en el territorio como candidata a la Gobernación, para lo que ya tiene varios sectores políticos afines.

“Yo estoy convencida de que la causa que nosotros lideramos debe ser por encima de los intereses particulares y debe ser una causa que priorice lo colectivo, por el bienestar de todos los cesarenses y la construcción de un territorio más democrático, incluyente y próspero, y en ese escenario debemos considerar la construcción de consenso que nos permita, que todos los sectores políticos que hoy no estamos de acuerdo con la forma como se ha venido liderando la administración departamental, unirnos. Debemos ser capaces de entendernos y por eso estoy de acuerdo en la construcción de una coalición que permita que los nombres que se mantengan como candidatos a la Gobernación, puedan a través de un mecanismo claro, democrático y transparente, fusionarse y construir un solo proyecto político que sea viable y que permita recuperar la democracia del Cesar y devolverle al departamento la tranquilidad que nos merecemos”, expresó la candidata.

Por otro lado, está el médico y exgobernador Rafael Bolaños Guerrero, convencido que representa una alternativa para el Cesar, por lo que puso su nombre a consideración al primer cargo del departamento, por firmas y de la mano del grupo significativo Fórmula Incluyente para el Cesar, FIC.

Bolaños Guerrero, quien gobernó al Cesar hasta el 2002, tras ser destituido e inhabilitado por cinco años por parte de la Procuraduría General de la Nación, hoy busca llegar al primer cargo del departamento apoyado por líderes sociales, comunidad, afros, indígenas, entre otros, pues aseveró que lo suyo es independiente y no cuenta con apoyo de ningún sector político.

Asegura que hoy el pueblo está pidiendo otra cosa, por lo que se hace necesaria la unión. “Hoy hay un grito silencioso de los cesarenses, con una alternativa de cambio”, afirma.

Hasta hora no cuenta con apoyo de ningún grupo político y menos de la Casa Gnecco de la que ha marcado distancia, pese a que en el gobierno de Luis Alberto Monsalvo Gnecco fue su secretario de Salud.

Por su parte, Álvaro José Soto, militante del partido Centro Democrático dijo que se trata de una gran convergencia cívica ciudadana por el Cesar, de personas que tienen propósitos comunes, coincidencias filosóficas y de gobierno, por lo que sería un desperdicio dispersar al electorado del departamento, con cuatro cinco nombres.

“Coincidimos en la necesidad de hacer una consulta para presentarle una opción al departamento que sea alternativo del gobierno, de lo que se ha dado en los últimos ocho años de manera continua. Desde los cambios constitucionales de 1991, el Cesar a elegido ocho gobernadores, de los cuales, seis han tenido el respaldo de la casa política Gnecco, por lo que el departamento necesita una alternativa para que los cesarenses decidan libremente para la recuperación de la democracia, porque no es sano que perdure una casa política tanto tiempo en el gobierno”, acotó Soto.

En este listado también figura el nombre de Kaleb Villalobos Brochel, exdirector de la Corporación Autónoma Regional del Cesar, quien no se ha lanzado públicamente al agua, pero que ha venido haciendo su trabajo. En corrillos políticos se dice que su nombre está bien posicionado. Sin embargo, por ahora se recupera de una intervención quirúrgica y en un par de semanas estaría de vuelta al ruedo.

De esta manera, las fuerzas contrarias a la administración de Ovalle Angarita y sus aliados buscarían quedarse con el poder, que está en manos de la familia Gnecco, quienes recuperaron su poderío político en el departamento con el gobierno de Luis Alberto Monsalvo, y quienes han demostrado que no piensan dejárselo arrebatar. Lo lograron mantener al montar al hoy mandatario Francisco Ovalle Angarita y quieren repetir con uno de la casa, uno que lleve el apellido que tanto suena en el Cesar, y aunque no existe certeza de quién será el candidato, hay quienes ya dan por hecho el candidato es el exgobernador Luis Alberto Monsalvo.

Recomendada

La nueva secretaria General del Concejo de Valledupar tomó posesión

La mañana del lunes 14 de enero, Mairy Hernández Guzmán tomó posesión como nueva Secretaria …

Deja un comentario