publicidad

publicidad

2022, un año definitivo para la crisis de Emdupar

Con el año nuevo llegaría la presión de tomar una decisión definitiva y acertada para la crisis de Emdupar, empresa que no aguanta otro año más en vaivén, con un servicio y tuberías en peores condiciones que no garantiza el agua potable de los vallenatos.

El protagonista del año 2021 fue Emdupar E.S.P. – S.A. con su cambio de gerencia pasando de las manos de Rafael Maestre a las de Soledad Manjarrés, el año donde este patrimonio fue declarado aparentemente ‘entidad inviable’, y consigo apareció el negocio de moda, la invitación pública para buscar un aliado estratégico como tabla de salvación.

Proceso que luego de caminar a toda marcha bajó la velocidad por órdenes de la Procuraduría Provincial de Valledupar, y el martes 07 de diciembre fue suspendido sin muchas explicaciones. El alcalde junto a la gerente en rueda de prensa, aseguraron “en este proceso no tendremos afanes, pero si la necesidad de que las etapas cumplan sus tiempos en el cronograma, por ello, siendo garantistas del principio de libre concurrencia hemos decidido mantener la etapa del recibo de observaciones hasta la próxima vigencia, hasta llegar al perfeccionamiento del proceso que permita una eficiente prestación del servicio”, acotó el Mello Castro.

Palabras que, en organizaciones sindicales, usuarios y comunidad en general creó una confusión entre si el proceso no iba más, había sido suspendido o continuaba con cambios en el cronograma, y lo último mencionado fue lo que realmente terminó pasando, y ahora, enero de 2022 será el mes del ultimátum.

“Una buena estrategia de confusión, muchos pensaron que el proceso se frenaba, pero este continua y el próximo 17 de enero deciden quien será el privado y el 24 estarían firmando asuntos contractuales, según el más reciente cronograma”, asegura Aníbal Barros, vocero de la Mesa de Usuarios y la Liga de Usuarios de los servicios públicos Domiciliarios del Cesar

Para muchos financieramente Emdupar es rescatable, si los estudios económicos realizados por los consultores durante los últimos años indican que con apenas $10 mil millones de derechos de entrada y $2,2 mil millones de derecho de uso en el primer año de la empresa, esta sale a flote; valores que podrían ser cubiertos sin mayores esfuerzos por su socio principal, la Alcaldía de Valledupar, que para la fecha tendrá un presupuesto general de rentas, recursos de capital y de gastos por $842.154 millones.

Pero para nadie es un secreto que la invitación para un aliado estratégico que fue montada al SECOP lo que tiene son anomalías y cuestionamientos en su estructuración y dudosa garantía de transparencia. Más de 200 correcciones y observaciones han sido detectadas en el marco de este proceso de libre concurrencia, pero el alcalde de Valledupar ha sabido dejar en evidencia el alto interés que tienen empresas como EPM, Aguas de Manizales, Veolia, Triple A, Interagbar de Colombia, Urbaser, Centro Aguas, Inder, y otras, en administrar este patrimonio de los vallenatos; algunas con amplia experiencia en el sector, y otras con malos antecedentes en cuanto a administración de una empresa de servicios públicos se refiere.

En los antiguos trabajadores de la empresa la esperanza de un alivio para esta crisis es el mayor anhelo, “el 2022 debe ser el año donde definan la situación de Emdupar, peligra el servicio a los usuarios, a la planta de personal nos adeudan 6 quincenas con el mes de diciembre, no nos han pagado primas y otros puntos convencionales. Esto agudiza demasiado”, afirma Fabián González Ochoa, presidente de Sintraemsdes.

Además, las dos organizaciones sindicales de esta empresa organizan una propuesta que será presentada a la Junta Directiva en los primeros días de enero, documento que promete demostrar que hay otras alternativas más allá de la entrega a un privado.

En muchos despierta suspicacia saber ¿qué tan eficaz puede ser una licitación que carga con más de 200 correcciones técnicas, financieras y contractuales?, donde lo mejor sería tumbarlo y volverlo a hacer como afirman ediles de la ciudad que han estado al frente de esta lucha.

“No hemos parado, vamos a seguir haciendo reuniones y preparamos un plantón para el día 14 de enero, tres días antes de la gran firma porque no apoyamos esa alternativa”. Además, recolectan firmas para que la Registraduría apruebe un cabildo abierto con el silencioso Concejo de Valledupar para tratar el asunto.

Durante el 2021 empeoraron los rebosamientos de aguas negras en sectores de la ciudad.

Este diciembre Emdupar le ha tocado la puerta a los morosos, desde el primer día inició un plan de embargo en contra de 10.000 usuarios que no pagan el servicio del agua desde hace varios años, lo que representa $50.000 millones en deuda, con cobro coactivo ó embargo en contra de los primeros 500 morosos, entre esos, ya abundan las denuncias de residentes en la comuna cinco como es el caso del señor Francisco Javier Vega, que alega no tener un servicio por horas durante la noche y sin debida evaluación de la situación son amenazados con embargarle el bien inmueble.

Ante esto, Luis Carlos Ramírez, jefe de la oficina jurídica, quien tenía cantada su salida de la empresa y hoy sigue en Emdupar, asegura que “solo el barrio  Bello Horizonte, hay 8 mil familias que son consumidoras, pero no son usuarias, porque tienen conexiones fraudulentas anti técnicas, y a quienes no se les puede suspender el servicio por tener un mínimo de consumo al que de acuerdo con la ley tienen derecho, tal como lo dictaminó la Corte Constitucional”, aseveró Ramírez Ariza frente a este problema de nunca acabar.

Sumado a ella, las quejas por rebosamiento de aguas negras en muchos sectores de Valledupar, problema en el que Emdupar, la alcaldía y el SIVA se «tiran la pelota», y la evasión los compromisos de inversión en redes de distribución que Valledupar tanto necesita. Se creció el enano y es otro año donde quedó grande garantizar un buen servicio de agua y alcantarillado a los vallenatos.

publicidad

publicidad