publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

A Julio Casadiegos, ¿al fin le resultó la extorsión?

El exdiputado Julio César Casadiegos Navarro ha perdido credibilidad entre sus electores por la manera tan repentina que cambia de parecer. Aunque en política nada está escrito, es criticado porque después de hablar con tanto desprecio de la familia Monsalvo Gnecco, a la que tildó de corrupta, hoy se haya convertido en uno de sus coequiperos para las elecciones del 27 de octubre.

Burlas es lo que ha generado el reversazo que tuvo en los últimos días el exdiputado Julio César Casadiegos Navarro, quien pasó de ser el enemigo acérrimo de la familia Monsalvo Gnecco y su grupo político, a coequipero de la campaña de Luis Alberto Monsalvo Gnecco a la gobernación del Cesar.

Con esto, Casadiegos dejó demostrado que le queda muy bien el apodo que le pusieron hace un tiempo por los cambios tan repentinos que tenía, mientras fungía como diputado del Cesar. ‘El buñuelo’; así lo nombraron y en ese momento él pidió respeto, pero hoy el apodo volvió al ruedo y quedó confirmado con su actuación.

Al parecer la tal oposición que le hizo Julio Casadiegos a la administración de Monsalvo Gnecco y Franco Ovalle, no era más que una pataleta para llamar la atención de este grupo político, al que él a través de sus redes sociales insultó y denunció afirmando que se trataba de un clan que tenía sumido al departamento en la miseria por culpa de la corrupción.

Pero eso no es todo. A finales de 2018 Casadiegos Navarro renunció a su curul como diputado para exiliarse en Canadá, asegurando que había sido amenazado de muerte por esta familia y por el también diputado Jorge Barros Gnecco, pero esta pantomima le duró poco, y después de haber hecho gastar recursos al Estado, volvió al país para hacer política.

En ese momento Semanario La Calle publicó una nota sobre el exilio de Julio Casadiegos, ¿realidad o pantomima?, ya que, aunque estaba en calidad de exilio, todo mundo sabía en qué lugar se encontraba, debido a que Casadiegos lo dio a conocer a través de las redes sociales, donde mostraba lo que hacía junto a su familia.

El exdiputado de Cambio Radical llegó a Canadá en septiembre de 2018, donde fueron recibidos por el gobierno canadiense, a través de un trámite de asilo político, aceptado el 28 de octubre del mismo año con un proceso legal hasta el año 2022, pero fue interrumpido para regresar a Colombia.

Sin embargo, en los corrillos políticos se comentó que, en realidad, el gobierno canadiense no encontró razones suficientes en las presuntas amenazas, por lo que se le habría negado el asilo.

El reconcilio

Con esta fotografía, el exdiputado mostró su reconcilio con quienes por mucho tiempo fueron sus enemigos políticos.

Lo que se dice es que del cielo llovieron billetes para Casadiegos luego de que él insistiera en tener un acercamiento con el grupo político al que tanto atacó; se habla de una suma al rededor de 200 millones de pesos, aunque el exdiputado asegura que no ha recibido dinero de esta familia, a la que en varias oportunidades tildó de corrupta.

El político hizo pública una fotografía acompañado de su padre, Julio Casadiegos Vera, Cielo Gnecco, Fernando Villegas Monsalvo y William Romero.

Los comentarios no se hicieron esperar, llovieron críticas por su repentino cambio, ya que el 24 de mayo se presentó al encuentro que sostenía el senador Álvaro Uribe con militantes del Centro Democrático y solicitó aval para su padre para que este aspirara a la Asamblea, debido a que los otros partidos no le brindaban garantías.

Casadiegos también tuvo acercamientos con la precandidata a la gobernación Claudia Margarita Zuleta, a través del representante Cristian José Moreno, pero todo quedó en el pasado, y terminó arrodillado a la casa política que en estos momentos gobierna en el departamento del Cesar, con quien al parecer hay acuerdos para montarlo nuevamente a la Asamblea.

“Hemos venido hablando con la señora Cielo Gnecco y se deben reconocer errores y desaciertos, pero podemos construir. Y esto nos compromete a buscar mayor alternativa y a esforzarnos mucho más.  Los que me conocen saben que soy de criterio. A mí me ha gustado ser blanco o negro y en esta oportunidad hemos optado por un acuerdo de paz para poder contribuirle al departamento del Cesar”, dijo el exdiputado sobre su cambio sorpresivo.

Cabe recordar que por una denuncia de Julio Casadiegos, cinco diputados y dos exdiputados del Cesar están en líos con la justicia, frente a los cual dijo que “todo lo que está en el pasado tiene unos fundamentos, y lo que denunciamos en el pasado tenía fundamento, esto no quiere decir que vamos a perder el criterio”.

Estos son algunos de los trinos que publicó Julio Casadiegos en contra del grupo político Monsalvo Gnecco.

Julio César está apoyando a Fredys Socarrás a la alcaldía de Valledupar y asegura que a pesar de su acercamiento con los Monsalvo Gnecco no tiene impedimento para hacerlo, pero como es él no sorprendería que más adelante publique una foto anunciando que ahora apoyará al candidato de este grupo político.

Lo cierto es que estos cambios de luna, han hecho que los seguidores de Casadiegos dejen de creer en él, lo que le afectaría sus nuevas aspiraciones políticas.

Sus aspiraciones

En un circo se ha convertido la carrera política de Julio Casadiegos, quien pasó de ser un líder querido por muchos, por la firme posición en la que se mantuvo por años, y que de la nada tiró a la basura, por lo que hoy es repudiado por la sociedad.

En menos de un año renunció a su curul como diputado; luego anunció que sería candidato a la Gobernación del Cesar y en mayo de 2019 dijo que renunciaba de manera definitiva al partido Cambio Radical al que meses atrás había solicitado el aval para su aspiración que también terminó desmontada.

En carta enviada al director general del partido, Germán Córdoba, dejó constancia de su decisión de desistir a la solicitud de aval: “Debido a la situación política en la que nos encontramos frente a la candidatura de Luis Alberto Monsalvo Gnecco, quien ha recibido el apoyo directo del senador Didier Lobo del partido Cambio Radical, también por lo visto en la última visita de la bancada del partido Cambio Radical a la ciudad de Valledupar, donde fue pública la cercanía con la señora Cielo Gnecco Cerchar (madre de Luis Alberto) y todo lo que ella representa en la actualidad política del departamento del Cesar”, decía el documento.

Con este panorama anunció que sería su padre el que se metería en la contienda política por una curul de la Asamblea Departamental del Cesar, por Centro Democrático, pero esta candidatura no terminaba de consolidarse cuando Julio Casadiegos Navarro dio a conocer que sería él nuevamente el candidato a la Duma, y espera ser avalado nuevamente por Cambio Radical.  Falta ver que esta colectividad quiera apoyarlo, después de todos los antecedentes que ha tenido este político del sur del Cesar, quien asegura que con este ‘reconcilio’ busca es aportar su granito de arena en las decisiones administrativas que puedan llegar a surgir en el próximo gobierno, en caso que llegue a la gobernación Luis Alberto Monsalvo.

 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad