publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

Alfredo Araújo sería el primero de los de ‘alto turmequé’ que caería en manos de la Fiscalía

“La captura para que rinda indagatoria del gerente de Relaciones con la Comunidad de la multinacional Drumond en el Cesar, Santander Alfredo Araujo Castro, puede venir por las declaraciones hechas por Jorge 40 en los Estados Unidos, o por las declaraciones del también condenado Jaime Blanco Maya, quien era el que manejaba el multimillonario contrato de alimentación de la multinacional Drummond y quien había manifestado en reiteradas oportunidades que Alfredo Araujo era el encargo de reunirse con los paramilitares, porque era el representante de la empresa en esta zona”, estas fueron las conclusiones que sustrajo el secretario de educación de Sintramienergética, sede El Paso, Horacio Llanos Ávila, a raíz de la reapertura de la investigación por parte de la Fiscalía con la que buscan esclarecer quiénes fueron los autores intelectuales del asesinato de los dos sindicalistas.

El sindicalista quien aún se encuentra amenazado, habló con el Semanario La Calle sobre el espinoso tema, dijo que aplauden que la Fiscalía haya retomado el caso para llegar hasta el fondo de los que están detrás de las amenazas, porque aún siguen siendo amenazados.

Se prendió el ventilador

Santander Alfredo Araujo Castro, al parecer será el primero de varios funcionarios ‘de alto turmequé’ que estarían inmerso en la muerte de los sindicalistas.

“Según las declaraciones de Jaime Blanco Maya la multinacional Drumond sabía que a los sindicalistas los iban a matar, ellos se habrían reunido, ellos nunca han dicho dónde, pero lo cierto es que en varias oportunidades se reunieron, según Blanco Maya, para asesinar a los sindicalistas”, expresó Llanos Ávila.

Pero Llanos Ávila fue más allá y dijo que ellos en el momento que se realizaron las protestas para que les mejoraran las comidas porque eran malas, nunca se imaginaron que Blanco tenía relaciones con los paramilitares, “cuando a él (Jaime Blanco) le quitan el contrato de las comidas es que asesinan a los dos sindicalistas”.

Horacio Llanos habló de lo que mucho no se han atrevido a hablar, aseguró que otra de las razones por las cuales llaman a indagatoria a Alfredo Araujo Castro es por el triangulo familiar que existe entre, Jaime Blanco Maya, quien era el contratita de la alimentación y condenado a 38 años de cárcel, el Contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón y Santander Alfredo Araujo Castro, este último quien fue capturado y sindicado de homicidio y concierto para delinquir, por el caso de los sindicalistas asesinados.

La relación de Drumond con los ‘paras’

Pese a que la Fiscalía había archivado el proceso por la muerte de los sindicalistas y en Estados Unidos habían exonerado a Drumond de toda culpa por el crimen de sus dos empleados, una confesión de Jaime Blanco Maya pudo contribuir a que cayera dentro de la red de la investigación de la Fiscalía el gerente de Relaciones con la Comunidad de la multinacional en el Cesar.

En la zona carbonífera sucedió lo mismo que ocurrió en el Magdalena medio entre las bananeras y las Farc, donde las empresas como Chiquita Brands, le pasaban una cuota mensual para que les brindaran protección.

“Nosotros supimos por declaraciones de Jaime Blanco que los paramilitares recibían por parte de la empresa Drumond unos recursos, es decir a través de él (Jaime Blanco), del contrato de alimentación le daban una parte a los paramilitares”, aseveró Horacio Llanos.

La Calle conoció además que altos dirigentes de la Drummond podrían caer en la red de la Fiscalía, debido a los multimillonarios recursos que se mueven detrás del contrato de alimentación, pues para la época del asesinato de los sindicalistas se alimentaban alrededor de cinco mil trabajadores y se suministraban un aproximado de 12 mil raciones de comidas al día.

“La Drummond nunca ha revelado cuál era la cuantía de esos contratos y es hoy y aún no se sabe, esa son sus reservas, así como los paramilitares nunca han revelado los lugares de las reuniones ni cuánto era la parte que Jaime Blanco les daba del contrato de alimentación a los paramilitares”, expresó el sindicalista.

Faltan los autores intelectuales

Horacio Llanos fue optimista en manifestar que con la reapertura de la investigación la Fiscalía pueda determinar quiénes fueron los autores intelectuales de los asesinatos, pues afirma que en la actualidad están amenazados y no saben de dónde provienen las amenazas.

“Es que nosotros no sabíamos por qué habían archivado la investigación si habían muchas declaraciones de paramilitares, es más, los autores materiales ya fueron capturados y condenados, entre ellos están; ‘Tolemaida’, ‘El Tigre’, ‘El Samario’, ‘El Viejo Migue’, Jaime Blanco, y el mismo Jorge 40, quien era el que tenía el manejo de esta región del país y es quien puede decir quiénes fueron los autores intelectuales de los crímenes de los sindicalistas”.

El sindicalista dijo además que recibe con beneplácito la reapertura del caso aunque no negó que los cogió por sorpresa, pues a estas alturas no se lo esperaban y que esperan que termine en buenos términos pues asegura que la investigación va en un noventa por ciento y que solo falta un 10 por ciento que son los intelectuales y que le caiga todo el peso de la ley sea quien sea el responsable.

Los hechos

Valmore Locarno Rodríguez y Víctor Hugo Orcasita, presidente y vicepresidente de Sintramienergética, respectivamente fueron asesinados el 12 de marzo de 2001 luego de que paramilitares del Bloque Norte interceptaron el bus en el que viajaban los sindicalistas por la vereda Casa de Cinc, del municipio de Bosconia (Cesar).

Locarno fue ultimado en el sitio mientras que Orcasita fue obligado a subir a una camioneta. Su cuerpo sin vida apareció horas más tarde en la vía que de ese municipio conduce a Valledupar.

Como autores materiales del crimen fueron condenados seis ex paramilitares entre los que se encuentran Jorge Tovar Pupo, además Jaime Blanco Maya como el responsable del contrato de alimentación en Drummond, mientras que es la primera vez que un alto funcionario de la multinacional Drummond es capturado por estos crímenes.

Deja un comentario

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad