Cielo, la sazón tradicional de hacer dulces

Cielo Mendoza Díaz

Con la Semana Santa se marca el fin de la cuaresma para los creyentes religiosos que viven la pasión de la muerte y resurrección Cristo, un período de abstinencia donde el consumo de carne es restringido para los devotos que conservan las tradiciones de antaño, y donde se abre paso para que el paladar deguste de variedades de dulces que tradicionalmente se hacían en casa para compartir con los vecinos, pero que hoy es mejor salir a la calle a comprarlos, dejando a un lado las costumbres de las abuelas.

Hay tantas clases de dulces como frutas que ofrece la naturaleza en el territorio colombiano, convirtiéndose en un símbolo de unión, compenetración y en un atractivo para propios y visitantes.

Y eso lo sabe Cielo Mendoza Díaz, una mujer de 65 años que lleva 19 como dulcera de Valledupar y que para esta época del año cobra protagonismo, como el resto de rituales propios de los días santos. Las bases de estos postres suelen ser leche, azúcar, harina, leche, frutas, tubérculos, hortalizas y otros productos que las cocineras convierten en los más exquisitos manjares.

Cielo es una vallenata que se ha dedicado a la preparación de dulces y es una de las que pone mesas en la plaza Alfonso López para vender las delicias gastronómicas, en la feria de los dulces que cada año se realiza para la temporada de Semana Santa.

“Mi historia comienza en el mandato de Elias Ochoa, porque yo tengo un niño especial que estudia en un centro especial y el entonces alcalde mandó a llamar a cuatro mamás, y entre esas me escogieron a mí, para capacitarnos y así me fui metiendo en el cuento hasta hacer parte de la Asociación de Dulceras Tradicionales de Valledupar”, contó la mujer, que prepara sus manjares en el patio de su casa ubicada en el barrio Pontevedra.

Allí, todos los días se levanta a las 5:30 de la mañana para iniciar su jornada laboral, va al mercado si es necesario y se dispone a preparar variedad de dulces. De domingo a domingo cielo se encarga de endulzar la vida de los vallenatos, pues, aunque la Semana Mayor es la temporada donde más dulce se vende, esta mujer los prepara todos los días del año, ya que gracias a su empeño pudo crear su propia maraca: Dulces Cielo, ‘el placer de comer lo típico hecho dulce’, para poder poner un puesto en un centro comercial de la capital del Cesar, porque hacer dulces es su vida.

Noticia Relacionada
Más de 48 mil documentos pendientes por reclamar en el Cesar

De tez blanca y con la sazón característica de las dulceras de antaño, Cielo relató que su negocio ha crecido poco a poco pero que como en todo hay temporadas duras “pero uno lucha y hemos salido adelante”.

El manjar blanco, una mezcla de harina de arroz, leche, coco, un dulce delicado de hacer, pero uno de los más apetecidos por el público, es quizás la fórmula con la que más se identifica, por la dedicación que le pone, porque es una preparación distinta.

“Hacemos variedades de estas delicias para que las personas no tengan que hacer lo que hacían nuestros abuelos, que era muy lindo y muy importante, pero con el tiempo hemos ido cambiando de tradiciones” expresó Cielo, siempre con una sonrisa en su rostro.

Esta Semana Santa Cielo cumple 19 años de ofrecer sus productos en la plaza Alfonso López, que son preparados por muchas mujeres emprendedoras y trabajadoras, que a pulso y esfuerzo se han echado al hombro la responsabilidad de mantener la tradición.

“Durante la semana santa siempre hemos tratado de endulzarle la vida a los vallenatos y a los turistas que vienen a disfrutar de todo lo que ofrece Valledupar. Por eso, para mí ha sido un placer desarrollar esta labor” contó orgullosa.

Entre los sabores más destacados, Cielo señala el dulce de plátano maduro y el de papaya. Estos dos sabores son los más arraigados en la región del Cesar, pero también existen los dulces de coco con leche, ñame, grosella, corozo, coco y piña, ciruela y muchos más.

Noticia Relacionada
Iniciaron cortes de agua a sectores comerciales en Valledupar

Por estos días propios y visitantes se podrán degustar de las delicias de cielo y de otras mujeres en la Plaza Alfonso López, donde el momento de llegar, es imposible no dudar para escoger el sabor, así que pedir una recomendación a las mujeres que con sus manos convierten una fruta o un tubérculo en una de las cosas más ricas que hay, se convierte en una opción casi obligada, cuando no se sabe qué hacer.

Noticia Relacionada
Apertura de la Plaza Alfonso López mejora el Centro Histórico de Valledupar

Piña, maduro, coco, leche, brevas, auyama, kiwi, tamarindo, toronja, batata, son solo algunos de los sabores que hay en la Feria del Dulce, uno de los principales atractivos de la Semana Santa en Valledupar. Aquí se reúnen mujeres y hombres que han sido seleccionados previamente por la Alcaldía Municipal, no solo para venderlos, sino para mostrarlos y asegurar una clientela luego de que ésta los haya probado.

“Me gusta preparar dulces, esto es mi vida, y quiero seguir trabajando en esto hasta que Dios me lo permita para endulzarle la vida a los demás con Dulces Cielo”.