publicidad

publicidad

Cruce de versiones en el asesinato de los dos jóvenes el domingo en Valledupar

En la Funeraria Renacer en Valledupar, velan el cuerpo de Carlos Federico García, uno de los jóvenes que fue cruelmente asesinado en la madrugada del domingo 7 de noviembre, su familia desmiente las hipótesis de las autoridades y exige esclarecimiento de los hechos ante las diferentes versiones que hoy circulan en la comunidad. 

Dos familias valduparenses están desconsoladas cuestionándose qué pudo haber pasado en el trágico suceso donde Carlos Federico García, de 22 años, y Valentina Orozco, su novia, fueron asesinados con más de siete disparos mortales en la madrugada del domingo en la calle 30B con carrera 4H del barrio Villa Del Rosario, cuando presuntamente salieron a disfrutar del concierto del artista Diego Daza en Biblos.

Sobre las declaraciones de la Policía 

El informe realizado por los primeros uniformados que llegan al lugar, afirma que “las víctimas se movilizaban a bordo de una motocicleta, y al parecer iban huyendo tras haber cometido un hurto y fueron impactados con arma de fuego aproximadamente 100 metros atrás de donde cayó el primero cuerpo que fue el de la fémina”. Además asegura que “junto con las víctimas se desplazaban otras dos personas, las cuales al parecer, también estaban participando en el hurto”, hipótesis que después de 24 horas se mantiene y es sostenida por Coronel Elkin Corredor, comandante operativo de la Policía, quien la mantuvo en diferentes medios de comunicación de la ciudad.

“La primera hipótesis que manejamos es que, al parecer, los jóvenes se encontraban cometiendo un hecho delictivo, un hurto, fueron perseguidos y agredidos en el sector por una posible víctima en legítima defensa… Los jóvenes no se encontraban solos, venían en compañía de otros dos en motocicleta quienes al parecer se llevaron la moto de las victimas”, dijo el Coronel Elkin Corredor.

“La policía no llegó al lugar en el momento de la flagrancia, nosotros llegamos cuando la primera persona pierde la vida”, acotó Elkin Corredor, quien añadió que algunos testigos hablan de que hubo un intercambio de disparos entre los agresores y las víctimas. Anotó que en este hecho estaría involucrado un equipo completo y que no se trataba solo de las dos personas que fallecieron.

Le puede interesar  Sindicatos en cese de actividades dicen no la privatización de Emdupar

Además, aseguran haber incautados elementos que mantienen en reserva de sumario pero que sería material probatorio que ratificarían un hurto, información que será contrastada con retratos hablados, entrevistas y videos.

Las declaraciones de la familia 

Este medio se trasladó hasta el lugar de velación del cuerpo del joven asesinado en la funeraria Renacer, y en diálogo con su familia aseguran que Carlos Federico García no tenia antecedentes judiciales, que la joven también asesinada era su novia desde hace poco tiempo y que la motocicleta apareció el domingo en horas de la noche desvalijada en una invasión al sur de Valledupar.

Jorge García, padre de Carlos, «mi hijo era un muchacho que había estudiado en Uparsistem, Técnico en minas, la mamá y yo le sacamos esa moto que tenia aproximadamente 10 meses de uso y el hacia mototaxi, y salió de la casa pendiente a un desfile de un cantante de música vallenata que había. Cuando a la 1:00 de la madrugada recibí una llamada que mi hijo estaba herido, lo hirieron para robarlo, y cuando llego ya había muerto, le dieron un tiro por la espalda que le salió al toraz y varios en la pierna derecha», indicó García.

Desmienten detalles de las primeras hipótesis de los hechos, el padre que hoy exige investigación profundidad del suceso confuso afirmó “si dicen que fue en un hurto porque no aparecen las victimas, donde están las denuncias, la Policía dice que incautó unos elementos, lo que mi hijo llevaba que era el teléfono de la mamá, no llevaba armas, tenia era $25 mil pesos y sus papeles en el pantalón, y eso nos entregó la Policía. Por la moto me llaman el domingo a las 11:00 de la noche diciendo que en una invasión al sur de Valledupar estaba abandonada en un lote, dije que no iría a buscarla, y varios hombres motorizados con cubriendo sus rostros con cascos trajeron lo que quedaba de la moto, toda desvalijada, la dejaron ahí en Los Caciques y se fueron”.

Con gran sentimiento contó estar dolido con todo lo que dice la gente, «él era mi hijo más querido, mas apegado, vivía con la mamá pero siempre estaba pendiente de mí, me comentó que andaba con una muchachita y yo le decía que no se fuera a hacer compromiso tan rápido”, son las palabras de este padre en medio de su dolor.

En medio del proceso de duelo y adaptación a la pérdida, el mayor consuelo que hoy piden estas dos familias es celeridad en las investigaciones para conocer la verdad.

Le puede interesar  Sigue la pelea por impedir la privatización de Emdupar

publicidad

publicidad