publicidad

publicidad

Edulfo Villar, el pastorcito mentiroso que desangra a Bosconia

En un gobierno al que no le han faltado las promesas, pero le han sobrado las materializaciones de estas, se ha convertido la administración de Edulfo Villar Estrada, el alcalde de Bosconia, quien hoy encabeza el listado de los mandatarios a los que les ha faltado ser lo que prometieron en campaña. Hoy la imagen de Villar en sus pobladores está tan caída, que no ven la hora de que se cumplan los cuatro años para que así acabe el que ha sido el peor gobierno de todos los tiempos.

De la laguna de quejas que hay alrededor de Villar Estrada, hay unas que reclaman atención de manera oportuna, entre esas los servicios públicos y la seguridad del municipio, esta última muestra unos índices tan bajos que, en Bosconia, no hay lugar seguro. “El Señor alcalde prometió el oro y se ganó la alcaldía diciendo que iba a solucionar el problema del agua y construyó un pozo con el que entusiasmó a todo el mundo y ya va para siete meses y es la hora y no funciona”, dijo una fuente fidedigna a este medio de comunicación.

Este pozo tiene aproximadamente 150 metros, contratado por la Gobernación a través de Aguas del Cesar, en el que el municipio aportó las conexiones. “Es un pozo que costó un poco de plata y no ha funcionado, hay varios sectores sin agua”, dijo.

Con bombos y platillos celebró el alcalde la puesta en marcha del pozo número 9, el cual siete meses después afirma la comunidad no funciona.

La Esap fue una falacia

En completo abandono se encuentra la sede donde el alcalde afirma funcionará la ESAP.

Al mejor estilo de su forma de administrar, Villar Estrada habría armado su pantomima para hacer creer a los bosconenses que la Escuela Superior de Administración Pública sería una realidad en el municipio; sin embargo, todo fue una mentira con la que habrían querido meter gato por liebre. Según se conoció, en una reunión que se realizó alrededor de esto, carecía de legalidad, dejando en evidencia las verdaderas intenciones del mandatario.

“Hicieron una reunión ilegal convocando a todos los de las juntas de acción comunal e hicieron un acta ilegal, la única firma que hizo falta fue la del liquidador, al cual desconocieron de la junta por lo que no firmó; sin embargo, esta firma era necesaria; entonces como él no firmó y esta firma se requería, este proyecto está en veremos, no han removido ni la primera piedra, es más la sede donde se supone que va a quedar es otro basurero, y de paso pocos jóvenes se inscribieron en esta carrera”,  contó Jhon Jairo Redondo, habitante de este municipio.

Le puede interesar  Aparecieron los equipos de patinaje en Bosconia y desataron un rifirrafe

El puerto seco

Unas aspiraciones bastante ambiciosas tienen el alcalde de Bosconia Edulfo Vilar con el proyecto de Puerto Seco; sin embargo, del mismo tamaño sería la mentira que le echó a los pobladores al aseverar que a través de este se originarían más de 3 mil empleos, toda vez que este escenario tiene más pasado que futuro.  El objetivo, según el mandatario, es sitiar a Bosconia como eje de desarrollo de la Costa Caribe, entregarle al municipio una renta vitalicia del 10 por ciento y generar más tres mil puestos de trabajo directos, para el cual el municipio será socio gestor, según facultades aprobadas por el Concejo Municipal, pero la situación no es tan fácil como quiso pintarse.

“Esa es la mentira más grande que se pudo haber echado en este pueblo, porque un Puerto Seco al lado de un relleno sanitario, es el adefesio más grande que puede haber en esta vida, ellos lo que quieren es trasladar el relleno sanitario, pero aquí en Bosconia no hay ninguna vereda dispuesta para esto, aun cuando hay algunas que según los estudios cumplen con las condiciones”, dijo una fuente a este medio de comunicación.

Quien además manifestó que cuando el gobernador Luis Alberto Monsalvo anunció brindar apoyo a este proyecto, se conoció que este habría sido llevado con gancho ciego, toda vez que como mencionó anteriormente, para que se dé este proyecto el alcalde pretende mover el relleno sanitario, el cual casualmente fue dado por el gobernador en su primer gobierno, siendo Jorge Patiño, alcalde.

A lo que se le suma que es un relleno que tiene una licencia por 30 años, de los cuales apenas han transcurrido seis. “Tiene la licencia del ANLA, del Ministerio del Medio Ambiente, de Corpocesar… ¿quién va a financiar un nuevo relleno sanitario cuando eso vale un mundo de plata, empezando por los terrenos. El gobernador no creo, porque él fue el que construyó el de aquí y lo dio en concesión, además parece que no sabía que para hacer el puerto seco hay que acabar con el relleno sanitario, y ¿cómo va a acabar un relleno sanitario producto de su gobierno, con el que le solucionó problemas de basura a Bosconia, Chimichagua, Astrea, El Paso, Chiriguaná, Pailitas y Curumaní?”, aseguró una fuente.

Le puede interesar  Gerente del Hospital de Bosconia no le da la cara a Salud Departamental

Quien además agregó, “el alcalde que hablaba de tres mil empleos, será para el año 2050, porque el relleno sanitario tiene una vida útil de 30 años”, aseguró.

El hospital en cuidados intensivos

Tal y como está el Rosario Pumarejo de López, está el San Juan Bosco de Bosconia, al parecer son los dos únicos hospitales del departamento que están quebrados, pero por falta de gestión, toda vez que nadie desconoce que la pandemia generó que se invirtieran millonarios recursos a la salud, pero al parecer ´por este lado no se vio.

A la fecha el cese de actividades que tiempo atrás tuvo el personal médico de este centro asistencial no ha tenido eco o por lo menos resultados, toda vez que ya llegan a los ocho meses sin salario, por lo que estarían contemplando nuevamente detener la prestación del servicio de salud en el municipio.

Al parecer la situación es tan critica que la gerente Fénix Barraza estaría por renunciar a su cargo, puesto que mientras los problemas financieros del hospital van creciendo como una bola de nieve, el alcalde quien es su jefe y a quien le rinde cuentas hasta del movimiento de un alfiler, no hace nada para solucionar las diversas problemáticas que acompañan su nombre.

Vale la pena señalar que, como el San Juan Bosco, aparece las Empresas Publicas de Bosconia, donde también Villar Estrada estaría haciendo estragos con los recursos.

publicidad

publicidad