publicidad

publicidad

El drama del cementerio «El Vergel de la Esperanza» en Codazzi

A gritos pide Codazzi un nuevo campo santo, situación que se viene presentando desde finales de 2020 y a la cual al no se le ve solución; con el asesinato de dos menores el pasado 25 de julio en finca del corregimiento de Los Venados, vuelve el drama para una familia al no tener bóvedas para los fallecidos.
Las más de 3000 bóvedas del cementerio «El Vergel de la Esperanza» están todas ocupadas y sepultar allí se convirtió en un largo proceso en este municipio, dado que no hay terreno y las pocas bóvedas disponibles son desocupadas por exhumación.
Consternación hay en este municipio con este hecho atroz ocurrido en zona del Cesar, dado que las víctimas menores de edad, identificados Emel Anderson Páez González, de 15 años y Humberto Páez González de 13, eran naturales de Agustín Codazzi, según conoció este medio, “los niños vivieron con su padre en la carrera 27 con calle 20, pero a comienzo de año se fueron a vivir con su mamá a la finca, ubicada en Camperucho”.
Humberto Páez, padre de los niños, quien desde Valledupar gestionaba el recibimiento de los cuerpos en Medicina Legal, contó en medio de su dolor que tenía pensado regresarlos a Codazzi para que retomaran sus estudios.
Ante este tema de escasez de bóvedas, la comunidad manifiesta que ni el covid con sus altas cifras de muerte ha sido motor para la construcción del nuevo campo santo, hoy  «El Vergel de la Esperanza», cementerio administrado por la Parroquia La Divina Pastora no tiene bóvedas públicas disponibles para sepultar los cuerpos, situación que diariamente pone a apuros a muchas familias.
Le puede interesar  En Codazzi, el hospital está al borde del colapso

publicidad

publicidad