publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

El ‘León’ pisotea el legado de su padre uniéndose a Didier Lobo

Dicen que ‘hijo de tigre sale pintao’, pero al parecer cuando de intereses políticos se trata, la cosa es a otro precio. Así lo evidencia el panorama que hay hoy en La Jagua de Ibirico, allí donde el senador Didier Lobo acaparó al candidato Leonardo Hernández para negociar la alcaldía para el próximo periodo administrativo; según fuentes cercanas, manifiestan que el acuerdo fue 50% / 50%, lo que respondía a la incógnita de cómo el joven conocido como el ‘León’ decidió recibir el respaldo del congresista, aun cuando su padre fue su enemigo político en campañas anteriores.

¿Cuál fue la enemistad?

Todo empezó en el año 2007, cuando Didier Lobo Chinchilla se lanzó al concejo de La Jagua de Ibirico por el Movimiento de Inclusión y Oportunidades (MIO), integrando la lista de Juan Hernández ‘Juanchón’ quien aspiraba a la alcaldía de este municipio; Sin embargo, terminó siendo perdedor frente a Alfonso Palacios. A partir de ahí, Lobo Chinchilla, quien sí resultó corporado departamental, se apartó de ‘Juanchón’ y se fue de manera independiente.

Cuatro años después llegaron nuevamente las elecciones regionales, para las cuales el hoy senador se lanzó a la alcaldía de ese municipio, por el Movimiento Independiente Jagüero Mija, a través del cual logró salir electo, gracias al respaldo de Hernando Guerra, primo y mandadero de la matrona del Cesar. Para ese debate, Didier se enfrentó con Juan Hernández quien, a pesar de haber sido un político con una buena popularidad en este pueblo del corredor minero, fue vencido. Posterior a ello llegó la campaña de la actual alcaldesa Yarcely Rangel Restrepo, quien también ganó, campaña en la que Hernández se unió al hoy también aspirante al cargo municipal, Ovelio Jiménez Machado.

Le puede interesar
Entre amenazas, se vive la política en La Jagua de Ibirico

Tras este recuento se hace importante traer nuevamente la pregunta de millón y es ¿cómo Leonardo Hernández se juntó con Didier Lobo?, aunque esto es una cotidianidad en el mundo de la política, y ya se han visto varios casos en el Cesar, en La Jagua hay en medio de esta alianza muchos acuerdos y un solo objetivo, no perder la millonaria alcaldía.

El cacique político Didier Lobo, al parecer, es un hombre de armas tomar, y aun cuando el Gestor Social Edgar Barraza ha querido moverle la butaca, su audacia no se lo ha permitido. Fuentes fidedignas cuentan que el hombre antes de tirar para donde el ‘león’ tuvo en la mira a Heberth Parodi, también precandidato a la alcaldía, pero este no les copió a los acuerdos que proponía el senador, los cuales pretendían que él, Lobo Chinchilla, manejará el 70% de la alcaldía y el ganador, que en este caso se llamará alcalde, el 30%. Mejor dicho, quien mandaría sería el congresista.

Le puede interesar
Cinco capturas en el Cesar durante la jornada electoral

En vista que por este lado la cosa no pegó, la segunda carta fue Leonardo Hernández, quien pese a la juventud que tiene no se dejó imponer las reglas del juego, en este caso se conoció que la negociación está en un 50 / 50, por supuesto de la parte del senador, debería quedar para la alcaldesa Rangel Restrepo. Este acuerdo le ha traído consecuencias al joven candidato, toda vez que parte de su grupo político ha decidido abandonar el barco, mientras que el otro grupo se niega a hacer el engranaje con los líderes del parlamentario.

Para nadie es un secreto que el cambio de candidato de Lobo permite que la posibilidad de luchar por la alcaldía de este municipio sea mayor para los demás contiendes, el principal de ellos es Ovelio Jiménez, quien viene creciendo con mucha fuerza. Para contrarrestar esto, se conoció que el equipo alrededor del senador y la alcaldesa estarían planificando hacer las próximas fiestas del municipio en honor a ‘Juanchón’, con el fin de adoptar todo el trabajo político de este hombre y así generar la aceptación de su hijo Leonardo Hernández.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad