publicidad

publicidad

El Mello también hizo ‘ochas y panochas’ con la contratación por el Covid-19

Semanario La Calle tuvo acceso al informe de auditoría que la Contraloría Municipal de Valledupar realizó sobre la gran mayoría de los contratos y recursos que la administración del alcalde Mello Castro ejecutó en el marco de la emergencia social y económica que provocó la pandemia del Covid-19. En dicho informe, el ente de control deja al descubierto una serie de irregularidades que se establecieron en seis hallazgos de tipo administrativo, las cuales tienen presuntas incidencias: seis disciplinarias, tres penales y dos fiscales en cuantía de 143 millones de pesos.

La Contraloría Municipal de Valledupar dará a conocer un informe de auditoría que realizó sobre la contratación que el alcalde Mello Castro firmó entre el 20 de marzo y el 17 de julio en el marco de la pandemia del Covid-19, fueron en total 109 contratos por la modalidad de contratación directa que suman más de 2 mil 600 millones de pesos, la mayoría de estos recursos son propios, es decir de ingresos corrientes de libre destinación.

En el informe se deja al descubierto que, tal y como pasó con la gobernación del Cesar, la administración del Mello se pasó por la faja muchas de las normas que regulan la contratación pública entregando contratos a dedo, montos elevados en la contratación de la logística para entrega de mercados y recursos entregados para publicidad.

“Se observa que la administración municipal, no está teniendo en cuenta las disposiciones que regulan el proceso contractual, en especial, el cumplimiento de la normativa contractual y directrices expedidas en virtud del estado de emergencia sanitaria y los principios de la contratación estatal; en algunos de los procesos adelantados para las adquisiciones de bienes, obras y servicios requeridos para contener la expansión de la pandemia y mitigar los efectos del Covid-19. Con su actuar la administración, no garantizó el uso adecuado y prioritario de los recursos públicos disponibles para mitigar, contener y remediar los efectos negativos de la pandemia”, dice textualmente el informe en unos de sus apartes.

Suministro de alimentos

El primer contrato que se rajó después del análisis de la Contraloría fue el No. 324 del 27 de marzo de 2020, cuyo objeto es “suministro de kit de productos alimenticios canasta básica para las familias vulnerables del municipio de Valledupar, bajo declaratoria de urgencia manifiesta (Decreto 000248 de 2020)”; adquiriendo 9.615 mercados por valor de $52.000 cada uno, para un valor total de $499.980.000.  Inicialmente se compraron 8.000 mercados, luego se adicionaron 1.615.

Le puede interesar  Ciclistas de Valledupar se han vuelto el nuevo ‘trofeo’ de la delincuencia

Dicho contrato fue suscrito con Mercado Popular de Valledupar (Mercaupar), y ahí es donde está el primer hallazgo del ente de control, puesto que la actividad económica de dicha entidad son las actividades inmobiliarias realizadas con bienes propios o arrendados en las cuales, y este no contaba con la experiencia para asumir dicho contrato.

En ese contrato la Contraloría advierte que se está frente a una violación al principio de selección objetiva, además de una posible configuración del delito de contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

Se gastó 93 millones en publicidad

 Otro de los contratos que no pasó desapercibido por la Contraloría es el No 307 del 26 de marzo de 2020, cuyo objeto es “prestación de servicios integrales de comunicación, para la implementación de un plan de medios con miras a divulgar toda la información relativa a la emergencia sanitaria ocasionada por el virus (Covid-19)”, por valor inicial de $93.000.000 y con un plazo de ejecución fue de 60 días.

“Con lo anterior, queremos señalar, como entidad encargada de procurar el buen uso de los recursos públicos del Municipio de Valledupar, que el valor del contrato No. 307 de 2020, por $93 millones de pesos fue un gasto innecesario, en detrimento del patrimonio público municipal en esa cuantía, máxime cuando las disposiciones del orden central han sido enfáticas y reiterativas con  los entes territoriales en optimizar los recursos del erario, para dirigirlo a asuntos de carácter prioritario que puedan mitigar los efectos de orden social, económico, y ecológico generados por la pandemia alrededor de la comunidad en general,” señaló el ente de control.

En logística también hay anomalías

Aún hay más inconsistencias, esta vez en el contrato número 309 del 26 de marzo de 2020, cuyo objeto era la “prestación de servicios para el apoyo logístico al personal encargado del desarrollo de actividades de protección, logística y control, en el marco de las acciones que se desprendan de los lineamientos para mitigar la emergencia sanitaria ocasionada por el virus (COVID 19) en el Municipio de Valledupar”, suscrito con la Fundación Creciendo con Cultura por valor de 50 millones de pesos con un plazo de ejecución de dos meses.

Le puede interesar  El Mello Castro tiene la última palabra si este año se hace o no Festival Vallenato

La contraloría encontró las siguientes inconsistencias: no se identifica claramente la necesidad de la contratación derivada de la emergencia; Se focaliza cual es la población beneficiaria, pero no se especifica la cantidad; No se definen las condiciones de entrega de los bienes; No se señalan las razones por las que el contrato permite afrontar la emergencia sanitaria; No se justifica la entrega de un Pago anticipado y sin exigir garantías.

Pero además de ello, la forma cómo se efectuó el pago también generó alarma en el ente de control, puesto que se hizo un primer pago, a título de pago anticipado, por un valor equivalente al 30% del valor del contrato y el resto, es decir el setenta 70% restante, se canceló en actas parciales.

De otra parte, los bienes contratados (suministros de refrigerios, almuerzos, bebidas no alcohólicas y servicio de carpas, sillas y megáfono), evidenciaron un mal uso de los recursos públicos, y así quedó consignado en el informe.

“La administración municipal, adquirió kit de productos alimenticios canasta básica de 12 productos por valor de $16.000, entregando tres (3) kits por familia con un costo total de 48.000, para suplir las necesidades alimenticias de las familias vulnerables del municipio de Valledupar en un horizonte de entre 12 y 14 días, para un núcleo familiar promedio de cuatro (4) personas. Entonces, no es de recibo para este ente de control fiscal, que, en un momento de alta necesidad, de austeridad, de solidaridad, para poder garantizar mayores coberturas en las ayudas a los menos favorecidos, se realice este tipo de gastos, donde el costo para alimentar diariamente a una (1) sola persona ascienda aproximadamente a los mismos $48.000, con que se están alimentando cuatro 4 personas por 12 o 14 días”, dice la Contraloría.

publicidad

publicidad