publicidad

publicidad

El ‘negoción’ que se mueve detrás de los parqueaderos en Valledupar

Ante el creciente aumento de vehículos particulares en Valledupar, la necesidad de parquear en un lugar confiable también ha tomado fuerza en la capital cesarense. En la actualidad, es común ver zonas de parqueo en cada cuadra del centro de la ciudad y otros puntos periféricos donde la cuota depende de lugar, sin importar que el valor sea justificado o no.

Ante esta necesidad, reina en la capital la existencia de parqueaderos públicos que ofrecen el servicio de vigilancia del vehículo y el parqueadero callejero, el mismo que se ha extendido de manera descomunal por toda la capital.

Parque de La Provincia

Entre los parqueaderos municipales se encuentra tres que pertenecen a la administración Municipal, el primero de ellos es el parqueadero de Calle Grande y el que está ubicado en el Parque de La Provincia, en inmediaciones del balneario Hurtado, dichos establecimientos hacen parte de una concesión de la comercializadora Mercabastos, en donde el cobro equivalente es de mil pesos la hora.

Y un tercer parqueadero público, que pertenece a la administración de la Terminal de Transporte, el cual tiene el contrato de dicho servicio. Allí, habitualmente, un conductor deberá pagar entre $800 la hora.

Contrasta este valor, los $500 o $1.000 que voluntariamente ofrece el usuario en el parqueadero callejero, generalmente, cobrado por una persona que se ubica en el espacio público ofreciendo el servicio de vigilancia del automotor.

Parqueadero Calle Grande

Parqueadero Calle Grande.

La concesión del parqueadero Calle Grande en 2015, pasó a cargo de la administración luego que la Contraloría Municipal ejerció control fiscal a este inmueble ubicado en la carrera séptima número 15- 18, zona céntrica de la ciudad, encontrando que desde el año 2003 el parqueadero Calle Grande, que estaba en posesión de un particular a través de un contrato de arrendamiento, había incumplido el pago de los cánones de arrendamientos.

“A través de una auditoría realizada en el año 2013, logramos evidenciar el riesgo de pérdida y la falta de control de vigilancia de varios bienes inmuebles en el municipio, entre los cuales se encontraba el parqueadero municipal Calle Grande”, sostuvo en su momento la Contraloría Municipal. Según reporte de la entidad, durante este tiempo el Municipio dejó de percibir por concepto de arrendamiento más de 1.800 millones de pesos.

Sin embargo, hoy por hoy algunos ciudadanos rechazan el cobro de estos lugares públicos. “No sé qué pasa en Valledupar, pero la gente tiene vedada algunas zonas, ahora las calles tienen dueño y toca cancelar por cinco o 10 minutos, y no parece normal ya que no hay claridad por parte del municipio si los cobros de estos lugares están permitidos o no. Tampoco, me parece justificado el cobro en los parqueaderos públicos”, dijo Gabriel Contreras, transeúnte.

Le puede interesar  Capturado por extorsión mediante ‘Sexting’ en Valledupar
Roberto Daza, secretario de tránsito.

Ante esta inquietud, el secretario de Tránsito Municipal, Roberto Daza, explicó que la calidad de público no lo exenta del cobro por el servicio.

“Que un servicio sea público no implica que sea gratis, por ejemplo, el transporte público tiene una tarifa establecida y la gente lo paga, asimismo el servicio de acueducto, es decir, si se parquea en un bien inmueble deberá pagar la tarifa correspondiente”, añadió el funcionario.

‘No hay regulación para los parqueaderos callejeros’

Por otra parte, el secretario de Tránsito de Valledupar, Roberto Daza, aseguró que en la ciudad no hay una regulación para los parqueaderos callejeros, impidiendo que se controle la actividad informal, y añadió que se están erradicando de manera ilegal las señales de prohibido parquear para usar estas zonas de parqueadero y así realizar el cobro correspondiente.

“No es de regulación del Estado, es una actividad informal, pero que muchas personas abusan promoviendo el parqueo en sitios prohibidos. Tenemos una problemática de personas que inclusive para valerse de sus interés han llegado a recortar las señales de prohibido parquear para promover aún más el parqueo en esas zonas, nosotros como secretaría de Tránsito hacemos el llamado para que las personas eviten la circulación y el parqueo en zonas prohibidas, la idea es que cada persona tenga la capacidad de autorregularse sin necesidad que haya un Policía de tránsito o un agente imponiendo comparendos por estacionar en sitios prohibidos o en lugares no permitidos”, añadió.

El polémico parqueadero de la Galería Popular

Entre los conductores de vehículos particulares que llegan a comprar a la Galería Popular existe la duda sobre el cobro de los parqueaderos ubicados en dichas instalaciones.

De acuerdo con la información suministrada por la administradora de la entidad privada, Ledys Ramírez, la Galería Popular tiene en sus escrituras la propiedad de tres parqueaderos ubicados a las afuera de la misma.

“En las escrituras de la Galería Popular establecida en 1992 quedó a disposición de la entidad los tres parqueaderos. Y resulta que anteriormente se beneficiaban personas externas a la galería y no los propietarios”, aseveró.

Finalmente, la administradora de la entidad privada, Ledys Ramírez, acotó que con el arriendo de los parqueaderos que oscilan entre los $600.000 se realizan inversión en materia de infraestructura de la Galería Popular.

Le puede interesar  De Hospital a Centro Materno Infantil

¿Y la plata?

De acuerdo con la gerente de Mercabastos, María Angélica González, el recaudo de Calle Grande y La Provincia se invierte en la auto sostenibilidad de los parqueaderos.

“Nosotros tenemos el contrato de los parques y parqueaderos como Calle Grande para hacerlos autosostenibles, es decir, para el gasto fijos, administrativos. El parqueadero del parque La Provincia, tiene más flujo los fines de semana, porque los demás días solo empieza a funcionar en las tardes”, dijo González.

Finalmente, la gerente acotó que, con relación al parqueadero de Calle Grande, “tenemos cerca de tres meses que genera ingreso por el tema de las obras que se están realizando en el centro, sin embargo, toca pagar gastos”.

Puntos de vista

Rodrigo Orcasita, dijo que, “aquí hay unas personas que han pasado toda la vida en la plaza Alfonso López, que ya se ha convertido en su labor diaria, pero hay otros sitios en la ciudad que están tomados por los venezolanos para ejercer estas actividades. Sin embargo, pienso que es mejor darles cualquier moneda y no correr el riesgo a que te roben el vehículo, hay que sopesar una cosa con la otra, tampoco es una camisa de fuerza darles x cantidad de dinero”.

Carlos Estrada, manifestó que, “es una situación que se presenta por el mismo desempleo que hay en el país y la ciudad, puesto que, la gente busca de esta forma la manera de ganarse unos pesos, y no es algo obligatorio, tu parqueas y si tienes les das unos pesos sino no”.

Néstor Gómez, añadió que, “yo pienso que en Hurtado prefiero pagar mil o dos mil pesos a que te roben la moto o el carro, ya que es más barato que perder el vehículo, porque la Policía nada más está en el CAI y no prestan ningún servicio. La Alcaldía debería poner un policía cívico o agente para que cuide los vehículos”.

Jhony Duque, sostuvo que, “por la inseguridad que hay en Valledupar es bueno que la gente pague mil o 500 pesos para que alguien te cuide tu moto”.

Jorge Luis Moscote, acotó que, “yo me siento agradecido con el servicio que ellos prestan”.

publicidad

publicidad