publicidad

publicidad

El oscuro pasado de Eliécer Salazar  

En una reciente columna de opinión de la periodista Katia Ospino, donde sacó a relucir el negocio que durante años ha liderado Eliécer Salazar, el cual todos conocen, pero pocos se atreven a denunciar; se trata de los contratos de interventoría de la casa departamental; negocio que inició en el año 2012, como premio de consolación al no haberlo designado candidato a la gobernación del Cesar en el año 2011.

El negocio que ha sido redondo empezó con el polémico Programa de Alimentación Escolar (PAE), a través del cual el hoy representante a la Cámara ha captado, al parecer, importantes recursos. Por supuesto los hechos han sido materia de investigación, toda vez que en una sola casa (calle 6C número 18- 54, en Valledupar) que años atrás dirigía Salazar funcionaban para el 2018, más de cuatro interventorías, sin embargo, a la fecha no ha ocurrido nada.

Le puede interesar  La recogida que le dieron a Elvia Milena SanJuan en la Duma departamental

A lo que se le suma que dicho programa ha tenido más de una inconsistencia, pero durante años se celebró con la venia del Consorcio Interventores del Cesar. Hoy dichas irregularidades tienen al gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo, en líos jurídicos con la Fiscalía General de la Nación.

Al parecer, el negocio ha sido tan bueno, que hoy el congresista es conocido en el Cesar como ‘El Rey de las interventorías’ lo que ha generado que esté la mira de la Contraloría General de la República. Según se conoció, este escenario es usado por el Clan Gnecco para dar premios de consolación a candidatos a diferentes cargos políticos que no cumplen su objetivo de hacerse elegir, y terminan recibiendo puestos de corbatas.

Le puede interesar  ¿El Cesar quedará sin gobernador nuevamente?

publicidad

publicidad