publicidad

publicidad

El Rosario Pumarejo quedó al servicio de la población venezolana

“Del 100% de los que atendemos en el hospital, un 40% es población extranjera venezolana, y a la fecha no hemos recibidos recursos por la atención, además nos toca tenerlos porque para remisión, ningún centro del sector privado los quiere recibir al no tener definido quién responde económicamente por ellos”, asegura Jackeline Henríquez, gerente de esta entidad que poco a poco toca fondo y el plan de salvamento no llega.

Este 20 de julio, con la masiva movilización en Valledupar quedó demostrado que la crisis de este hospital se convirtió en una exigencia de la comunidad, un centro médico que atendía una gran demanda de población del Cesar y territorios vecinos como La Guajira, Magdalena, Bolívar, lamentablemente ha quedado atendiendo no más de 15 pacientes en toda su infraestructura, y quienes hoy acuden al Rosario son en su mayoría migrantes venezolanos.

Cada día el nombre de este hospital sale a relucir por alguna novedad debido a su crisis, y además de conocerse que hoy no cuenta con médicos generales ni especialistas, una renuncia masiva de enfermeras se vivió este fin de semana que dejó a los pocos enfermos que recibían tratamientos prácticamente solos, entre ellos, pacientes psiquiátricos.

Ante esto la gerente manifestó que no es competencia de las directivas contratar trabajadores de salud, “nosotros no contratamos ni enfermeras ni médicos, nosotros contratamos a través de las asociaciones sindicales y lo hacemos por horas y turnos, vinculados tenemos no más de 10 personas”.

Además, desmintió los vídeos que circulan en redes sociales que muestran el estado critico de la entidad que hasta sin personal se ha quedado, al parecer Jackeline Henríquez ve una cosa y la comunidad percibe otra, en la urgencia de dicho hospital solo se observan camas y salas vacías.

Frente a esto, la gerente asegura que “la urgencia del hospital no se ha cerrado ni por falta de pacientes, ni por falta de contratación, es por una obra de mejoramiento de infraestructura que se adelanta, vamos a tener una nueva entrada, es un proyecto desde hace años con recursos de la Gobernación del Cesar”; palabras que causan malestar toda vez que este hospital ha sido declarado insolvente, está en quiebra y ad portas de cerrar todos sus servicios.

publicidad

publicidad