publicidad

publicidad

El viacrucis de una madre por la atención de su hija en la Unidad Pediátrica Simón Bolívar

Continúan las quejas por la mala prestación del servicio de salud de las EPS, E.S.E e IPS en el Cesar. En el departamento ciento de usuarios se quejan por la demora en las citas, autorización de exámenes especializados y la falta de humanización en el servicio que brindan dichas entidades.

El más reciente caso, de miles que diariamente se presentan en el Cesar, se encuentra el viacrucis que vivió Beysi Meza, una madre de familia, quien denunció que en la Unidad Pediátrica Simón Bolívar le negaron la atención a su hija de 14 años.

De acuerdo con el relato de Meza, oriunda del corregimiento de Media Luna, jurisdicción del municipio de San Diego, se encuentra afiliada junto con su núcleo familiar a Salud Total EPS; sin embargo, el pasado mes de enero al momento de realizar el pago se presentaron irregularidades para efectuar dicho trámite.

El núcleo familiar de Beysi Meza se encuentran afiliados a Salud Total EPS.

“En el mes de enero al querer pagar, hubo inconvenientes en la planilla. Fui a cartera de Salud Total a que me solucionaran el problema y me mandaron a Bacoomeva; allí me dieron un código y tampoco sirvió. En conclusión, terminé pagando el 6 de febrero”, comentó Meza.

Hasta allí todo normal, hasta que el pasado 22 de febrero, la IPS Unidad Pediátrica Simón Bolívar le negó la atención a su hija, presuntamente por la falta de pago, y quien fue atendienda en el pasillo de la entidad.

La historia

Según relató Beysi Meza, su hija presentó un sangrado fuerte que le despertó preocupación. “El 29 de diciembre de 2019 a mi hija de 14 años, le vino su período menstrual y al llegar a los diez días (7 de enero) de sangrado muy abundante (que no es normal en ella) la llevé al puesto de salud de la localidad donde la atendieron y le mandaron ‘ácido tranexamico’. Pasaron cuatro días y la niña seguía igual por lo que decidí llevarla a urgencias de Salud Total. Allí recibió atención médica, le hicieron cuadro hemático y prueba de embarazo, y presentaba anemia. Le formularon el mismo medicamento y me recomendaron sacarle cita con consulta externa para que le mandaran una ecografía y la remitieran a ginecología pediátrica. Le dieron la cita para el 17 de enero”, señaló.

Dijo además que, “la doctora que la atendió se mostró preocupada y le formuló según sus palabras un ‘ataque hormonal’, que consistía en píldoras anticonceptivas, tomarlas cinco juntas el primer día, el segundo día cuatro, y así sucesivamente, luego dio una orden para ecografía y exámenes de sangre. Al ver que los exámenes (cuyos resultados los dan después de 8 días hábiles) y el eco se las hicieron al día siguiente pero la cita con el especialista se demoraba, la llevé a ginecología particular. Quien al verla demasiado pálida le mandó hacer un cuadro hemático urgente porque era probable necesitara transfusión de sangre.”.

Y, agregó que, “a estas alturas ya había llamado a la Unidad Pediátrica Simón Bolívar donde me dijeron que me llamaban para dar la fecha de la cita a lo que contesté que no podía esperar porque mi hija estaba mal, y me dijeron que la llevara por urgencias, y eso fue lo que hice”.

La actuación de la Unidad Pediátrica Simón Bolívar

Instalaciones de la Unidad Pediátrica Simón Bolívar en Valledupar.

El pasado 22 de febrero, a las 8 de la mañana, Beysi Meza llegó del corregimiento de Media Luna con su hija a la Unidad pediátrica Simón Bolívar, y allí empezó su calvario.

“Me dijeron que yo estaba en mora (soy la cotizante) y que mi hija no tenía derecho a recibir atención médica. Les dije que tenía pruebas da haber hecho el pago, pero que los soportes estaban en el pueblo y que mientras yo solucionaba esa situación que me atendieran a mi hija que estaba con hemoglobina en siete, pero ellos se negaron rotundamente. Uno como madre que ve en peligro la vida de un hijo saca fuerzas de donde no las tiene por asegurar su bienestar. Esta situación me indignó y comencé a protestar y reclamar fervientemente la atención médica. Tuve que amenazar de hacer público lo que estaban haciendo. Solo así fue que la llevaron a Sala de Observación, y comenzaron a atenderla. El personal médico hizo su trabajo…obedecían ordenes. le hicieron control de hemoglobina y cada vez le bajaba más”, añadió.

Sostuvo que a pesar de haber presentado los soportes de pago y comprometerse a resolver lo que fuera necesario en el EPS, sintió la discriminación hacia su hija. “Todos los procedimientos incluidos ecografía y transfusión de sangre se los hicieron estando en Sala de Observación, lo cual me pareció irregular teniendo en cuenta que veía que llegaban otros niños en condiciones menos críticas y enseguida eran remitidos a piso y a mi hija la seguían atendiendo en esta sala”, acotó.

Otros casos

Así como Beysi Meza, son cientos de casos de usuarios que llegan al extremo de encadenarse a la entrada de las EPS u otras entidades para reclamar la atención en salud para sus seres queridos, sin embargo, la demora en el sistema de salud ha quitado muchas vidas inocentes a la espera de la ayuda solicitada.

Es el caso de Yeimis Valera, familiar de un menor de un año y medio, quien falleció por ingerir una piedra en Nochebuena y que, según denunciaron sus familiares, fue víctima del ‘Paseo de la muerte’ en el departamento del Cesar.

El deceso del bebé se presentó en la clínica Laura Daniela de Valledupar. “A él lo regresaron desde el 24 de diciembre de la clínica Laura Daniela para Bosconia, no lo quisieron recibir. Nosotros pasamos todo el 25 en la clínica Sinaí Vitai, donde solo le prestaron servicios de primera instancia porque no estaban en capacidad para atender al niño. Hasta ayer a las 11 a. m., lo trasladaron desde Bosconia a la Clínica Laura Daniela de Valledupar, donde nos atendieron, pero el niño ya no tenía fuerzas”, relató.

Cierre de EPS

Cabe resaltar que, en el 2019 la Superintendencia Nacional de la Salud le puso la lupa a varias EPS de la región Caribe, liquidando varias de estas que se encontraban en el departamento del Cesar. Medimás, Comfacor, Saludvida y Emdisalud fueron las entidades que cerraron sus puertas por no garantizar la completa prestación del servicio a sus afiliados.

publicidad

publicidad