publicidad

publicidad

El ‘yo con yo’ de Arístides Loperena y su hija la contadora en Dusakawi

Son varias las aristas que se desprenden de la emblemática EPS indígena del Cesar y La Guajira Dusakawi, de ser una entidad modelo en el país, se ha convertido en un nido de corrupción que hoy está bajo la lupa de la Superintendencia de Salud. Semanario La Calle obtuvo en exclusiva el informe emitido por el contralor auditor que tienen la Supersalud en dicho ente, que demuestra que Arístides Loperena, hoy gerente de Dusakawi, no podría haber ocupado el cargo y se debió declarar impedido, toda vez que su hija oficiaba como contadora de la entidad para la época de su posesión, lo que va en contra de los estatutos internos de la EPS indígena.

En esta acta de giros de Dusakawi EPS, a la red de prestadores, aparece el gerente autorizando y líneas abajo su hija firmando como contadora.

El documento, que hace parte del informe trimestral a corte 31 de abril de 2020, realizada por la firma Caso Auditorias y Consultorías, que es la encargada por parte de la Supersalud para hacerle seguimiento a la intervención en la que está en curso a la EPS por posibles malos manejos,  develó una serie de hallazgos administrativos, entre ellos el conflicto de intereses entre el gerentes que fue designado como encargado en el mes de enero, Arístides Loperena, y que después fue ratificado en propiedad, debido a que mientras este tomaba las riendas de la entidad, su hija Arisleyda Loperena Vega, oficiaba como contadora de la misma.

Le puede interesar  En Becerril están haciendo pruebas para no perderle el rastro al Covid

Según el informe de la auditoría, Arístides Loperena se posesionó violando el capítulo IX artículo 52 de los estatutos de la entidad que hace referencia a las incompatibilidades, debido a que mientras él era el ordenador del gasto, la hija era la que autorizaba dichos pagos tal como se demuestra en la firma de algunas actas de giros realizadas a la red de prestadores, es decir, a las IPS.

Este es un aparte del informe de la auditoría a corte 30 de abril, que demuestra la irregularidad cometida en la posesión como gerente de Dusakawi de Arístides Loperena.

En uno de los apartes del informe reza; “es necesario acentuar que el orden lógico y jurídico del nombramiento debió el señor Arístides Loperena  declararse impedido para asumir el cargo de representante legal o gerente encargado de la EPS Dusakawi teniendo en cuenta que su hija Arisleyda Loperena Vega ejercía para el momento de su posesión como contadora de la entidad (coordinadora contable y financiera) en ese sentido la hija de Arístides Loperena debido renunciar para que su padre se pudiera posesionar”; sin embargo, la renuncia de Arisleyda Loperena se dio posterior a la posesión de su padre.

Dentro de los documentos obtenidos en exclusiva por este medio de comunicación, aparece la firma del gerente de la entidad Arístides Loperena, ordenando los giros millonarios a la red de prestadores, IPS y renglón abajo su hija Arisleyda Loperena Vega como la contadora encargada de efectuar los procesos contables de la entidad. Cabe aclarar que este acto de ‘yo con yo’ dentro de la entidad, estaría camino a la Procuraduría para determinar las fallas disciplinarias cometidas por estos dos funcionarios.

Le puede interesar  Dusakawi no aguantó la presión! y salió a pronunciarse

Esta es apenas una de las aristas del informe, y que iremos desmenuzando poco a poco en el Semanario, pues dentro de la información que también pudo conocer este medio podría encontrarse el entramado más grande de corrupción que haya orquestado una EPS en el país, se trata de los ‘pacientes fantasmas’, de los 230 mil pacientes por lo que el Estado les gira millonarios recursos a Dusakawi, un poco más del 30% serían fantasma, es decir se estaría presentando desde hace varios años un desfalco a la Nación de grandes proporciones. Así mismo, se conoció una serie de irregularidades en la contratación realizada por Arístides Loperena desde el mes de enero cuando asumió el cargo hasta la fecha.

publicidad

publicidad