publicidad

publicidad

ESTADOS UNIDOS: RADIOGRAFÍA DE LAS ELECCIONES DEL 2020

Por: Pablo Castillo Cuello

En esta, la primera de una serie de columnas que pretendo escribir; Voy a hacer un análisis detallado del sistema político y electoral estadounidense de cara a las elecciones generales de final de año. El próximo 3 de noviembre, los ciudadanos serán llamados a las urnas, el martes siguiente al primero de noviembre. Se preguntarán, ¿Por qué los comicios son un martes de noviembre y no un domingo? La respuesta se remonta a 1845 cuando el Congreso de ese entonces así lo estableció basándose en razones de orden religioso, pues el domingo era el día donde los ciudadanos iban a misa, y como las elecciones solo tenían lugar en las capitales de los condados, los electores que se desplazaban en carrozas o caballos reservaban el lunes para tal fin. En consecuencia, se determinó que los comicios se llevarían a cabo el martes siguiente al primero de noviembre, mes en el que la cosecha habría terminado.

Aunque existan un sinnúmero de Partidos políticos, desde 1852, todos los presidentes han sido candidatos del Partido Republicano, de tendencia hacia la derecha o del Partido Demócrata, un poco más hacia la izquierda política. Con la salvedad de que el espectro político en Estados Unidos, no es el mismo de Colombia. Pues mientras que un Partido como el Demócrata, allá es considerado de izquierda, probablemente aquí se ubicaría en la centro-derecha en virtud de sus postulados económicos y sociales.

Estados Unidos, se rige a través de un sistema federal. Según el cual cada uno de los 50 Estados que conforman el país tiene la autonomía para establecer sus propias leyes y decisiones políticas a través del Congreso y Gobierno estatal, cuentan además con una Constitución Política y Códigos propios para cada Estado. Sin embargo, por encima de las anteriores se encuentra la Constitución Política Americana, que no podrá ser contrariada por políticas estatales. En caso de que ocurriese, esta contravención sería objeto de estudio y probable derogación por la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, órgano de cierre único compuesto por 9 miembros, de periodo vitalicio y seleccionados por el Presidente de turno con posterior aprobación del Senado federal en el momento en que se abra una vacante por causa de muerte o renuncia.

Volviendo a las elecciones generales, además de la Presidencia, también estará en juego el control del Senado y de la Cámara de Representantes. Respecto del primero, actualmente controlado por los Republicanos, 35 de las 100 curules están en juego para un periodo de seis años. En donde cada Estado sin importar su población es representado por dos Senadores que salvo circunstancias especiales se eligen en años distintos. Por su parte todas las curules de la Cámara de Representantes, de mayorías Demócratas serán objeto de elección en noviembre, como lo son cada dos años y que se escogen a través de Distritos electorales. Así las cosas, en poco más de dos meses sabremos quien ocupara el cargo más importante del mundo. Si será Donald J. Trump, Republicano y actual Presidente o si lo será su contraparte Joe Biden, Demócrata quien fuera Vicepresidente entre el 2009 y el 2017.  A diferencia de Colombia, quien obtenga el mayor número de votos no será necesariamente el ganador, porque su escogencia se hace a través del sistema del colegio electoral, según el cual cada Estado cuenta con un número de votos electorales dados por la cantidad de habitantes que tenga y quien logre el mayor número de votos en un Estado particular obtendrá la totalidad de sus votos electorales, a excepción de los Estados de Nebraska y Maine que reparten sus votos de acuerdo al ganador en cada uno de sus Distritos electorales. La cifra mágica es de 270 votos electorales. ¿Quién ganará?  El tiempo lo dirá…

publicidad

publicidad