publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

Están tirando a ‘saco roto’ la plata con la que se construyen los mataderos

El que cierren algunas plantas de sacrificio animal en el departamento del Cesar no es nada nuevo, desde hace varios años se viene escuchando que Valledupar y Aguachica son los únicos municipios que cumplen con lo exigido por la ley con relación a los llamados mataderos. Sin embargo, preocupa que los recursos que se han invertido en algunas poblaciones terminen en saco roto, pues las obras son construidas sin cumplir lo que exige el Invima en materia sanitaria y ambiental; entonces ¿para qué las hacen?

Hace algunos años en Valledupar se invirtieron más de 800 millones de pesos en la construcción y adecuación de mataderos para los corregimientos, los cuales se perdieron porque el Invima no les ha dado el permiso para funcionar.

En días pasados la noticia se centró en los municipios de Chimichagua, El Copey, Bosconia, El Paso y el corregimiento de La Loma, donde la Corporación Autónoma Regional del Cesar, realizó inspección para establecer cuáles eran las condiciones ambientales en las que operaban estos espacios dispuestos para el sacrificio del ganado y su posterior distribución.

Por no cumplir con las normas sanitarias y ambientales, varios mataderos del Cesar fueron cerrados.

El coordinador de la oficina para la Gestión, Saneamiento Ambiental y Control de Vertimientos de Corpocesar, Eduardo López, manifestó que en la fiscalización se tomó la decisión de clausurar de manera preventiva los mataderos ubicados en los municipios de Chimichagua, Bosconia y El Paso.

“Estos espacios se encontraban en condiciones no aptas para su funcionamiento, por lo cual se procedió al cierre preventivo, para que posteriormente, en un lapso de diez días la Oficina Jurídica procesa a decidir si hay lugar a iniciar un proceso sancionatorio desde el punto de vista ambiental”, señaló López.

Pero eso no es todo. En el municipio de El Copey, donde se construyó un matadero que costó 700 millones de pesos, en la pasada administración, se constató que se encuentra en total abandono por lo que se le solicitó a la administración municipal tomar las acciones correspondientes para evitar los sacrificios de semovientes que presuntamente se vienen realizando en fincas aledañas.

Le puede interesar
Fallece hombre herido con arma de fuego en Valledupar

Mientras que, en el corregimiento de La Loma, la plante se encuentra funcionando en condiciones aceptables, por lo que se le realizaron recomendaciones para que en la próxima vigencia el alcalde de turno realice mejoras al lugar. “Esperamos que en la próxima vigencia el alcalde haga las acciones correspondientes para mejorar el sistema de tratamiento de aguas residuales, así como la disposición adecuada para el control del rumen”, explicó López.

Además, se viene adelantando el proceso para sancionar el matadero del municipio de Codazzi, ya que no cumple con los estatutos para el ejercicio.

Ante la medida tomada por la autoridad ambiental desde el sector ganadero consideran que las medidas se han tomado un poco tarde, pues desde hace años, esos mataderos se construyeron de una manera errada en contra de todas las normas que el Invima tiene para el desarrollo de estos espacios dispuestos para el procesamiento de carne bovina.

Le puede interesar
Alcaldes electos que resultaron siendo ‘los palos’ de la jornada electoral
El sacrificio de animales en algunas poblaciones no se hacen con los requisitos que exige el Invima

El riesgoAhora las autoridades deben estar ‘cuatro ojos’, pues como consecuencia de estos cierres se pueden abrir mataderos clandestinos, afectando las iniciativas que se viene adelantando con el brote de aftosa que se desató y la falta de control. Esto debido a que en estas poblaciones van a seguir matando pues de esa actividad dependen económicamente muchas familias.

Cabe resaltar que el decreto 1500, modificado por el decreto 2270 de 2012 y a su vez por el 1975 de 2019, establece cuáles son las especificaciones técnicas que tiene que cumplir una planta de beneficio; y teniendo en cuenta esto, las procesadoras de los municipios de Valledupar y Aguachica son las que, hasta la fecha, cumplen con todos los protocolos para el manejo de ganado en el Cesar. Pero a pesar de ello, es conocido que en la mayoría de las poblaciones cesarenses sacrifican al ganado sin mayor control sanitario.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad