publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

¿Estaría el Mello Castro inhabilitado? 

A doble cara está jugando el Mello Castro con sus aspiraciones de poder para las elecciones del 27 de octubre, cuando se elija al nuevo alcalde de Valledupar, pues en su discurso ha sido enfático en criticar obras como la remodelación de la Plaza Alfonso López, hecha por la administración local, cuando su hermano José Guillermo Castro obtuvo todos los derechos económicos para recibir el pago de dicha obra que le corresponde al contratista por la ejecución.

Para nadie es un secreto la polémica que se generó alrededor de la remodelación de la tradicional Plaza Alfonso López de Valledupar, que tuvo un costo que supera los 10 mil millones de pesos, tema que ha sido el caballito de batalla de varios candidatos a la alcaldía de la capital del Cesar, en especial del Mello Castro González, que bien como lo dio a conocer Radio Guatapurí la semana pasada se atrevió a sacar algunas vallas publicitarias donde asegura que no construirá plazas de mármol, “mientras la gente está en el abandono”.

Pero lo que no ha dicho el aspirante del Partido de la U es que él mismo, a través de su hermano José Guillermo Castro González, ha recibido una importante cifra de dinero de esta obra, que ha sido cuestionada por su campaña; ¿incoherencia o estrategia para atraer votos?

Resulta que el Mello del candidato a la alcaldía firmó un contrato de cesión de derechos económicos para recibir los pagos que le correspondían al Consorcio Plaza Alfonso López, representado por Darío José Peinado Acosta, contratista encargado de la obra. Como representante legal de Inversiones TAICO S.A.S., Castro González firmó dicho documento el 15 de junio de 2018, contrato al que se le hizo el reconocimiento de firmas en la Notaría Sexta de Barrranquilla, el 6 de agosto del mismo año.

Pero dicha cesión requería ser autorizada por el Municipio de Valledupar, ente que emitió su aprobación el día 30 de agosto de 2018, por un documento de la Secretaría de Hacienda, suscrito por el tesorero municipal Saúl Martínez Arredondo, el representante del Consorcio cedente, y el hermano del Mello Castro.

Le puede interesar
Hermano del Mello Castro asegura que no recibió plata por la Plaza Alfonso López

Pero lo que nadie ha dicho es que este contrato sería en realidad del Mello Castro que hoy aspira a la alcaldía de Valledupar, pero por ser en ese momento diputado del departamento del Cesar, no podía figurar, por lo que habría utilizado a su hombre de confianza, su hermano José Guillermo para que firmara los documentos, sin pensar que tarde o temprano la verdad saldría a la luz pública.

Cabe recordar que el contrato de la Plaza Alfonso fue adjudicado por un valor inicial de $8.320.274.522 al que se le hizo una adición de $1.550.435.528; y como consecuencia de la cesión de derechos, el Municipio de Valledupar le giró a TAICO S.A.S, la empresa del hermano del Mello la suma de $1.347.589.200, a su cuenta corriente número 925.000.545. Según se ha dicho, este no ha sido el único pago.

Razones como estas son las que llevan a cuestionar la hipocresía del aspirante al primer cargo, pues no ha sido sincero con las personas que han escuchado sus discursos en contra de las obras que realiza la alcaldía de Valledupar, cuando su familia se beneficia de los recursos del municipio.

Y es que es común escuchar al Mello Castro hablando sobre los desaciertos que según él ha tenido la actual administración, y donde su principal tema de conversación es las obras de “cemento” que ha ejecutado el actual mandatario, enfocándose reiteradamente en la Plaza Alfonso López y su remodelación, asegurando que él “nunca la hubiera tocado”.

El contrato

Con este documento la Alcaldía de Valledupar autorizó la cesión del Consorcio Plaza Alfonso López a Inversiones TAICO S.A.S.

De acuerdo con el documento firmado por el hermano del Mello Castro, el Consorcio Plaza Alfonso López cedió a Inversiones TAICO S.A.S, representada por José Guillermo Castro González “todos los derechos de pago que le corresponden” al Consorcio “provenientes de las actas de pago de parte del Municipio de Valledupar”.

Le puede interesar
Cuestionado hermano del Mello Castro es gerente de su campaña

Y es que cuando se habla de cesión de derechos económicos, se hace referencia al derecho de recibir flujos de dinero. Es decir, es un negocio jurídico por medio del cual el emisor de facturas (Cedente) le cede sus derechos económicos a un comprador (Cesionario). De esta manera, el Cesionario puede reclamar los derechos que posee el cedente con el pagador de las obligaciones adquiridas, en este caso la Alcaldía de Valledupar, tal como ha ocurrido.

En este sentido, mientras el Mello Castro, candidato a la alcaldía de Valledupar, cuestiona las inversiones hechas por la administración de Augusto Ramírez Uhía a la Plaza Alfonso López, su hermano mello, José Guillermo Castro, se lucra de las obras.

Lo curioso es que los comentarios hechos por el candidato del Partido de la U los saca a relucir en plena campaña electoral, cosa que es normal y entendible, pues busca popularidad con temas que han tenido amplio debate en la comunidad, para así lograr un acercamiento de la gente obtener una mayor votación; sin embargo, anteriormente guardó silencio para no afectar el bolsillo de su familia y esto es válido en el debate electoral, pero los ciudadanos deben saber la verdad completa de las cosas.

¿Inhabilitado?

Con este nuevo panorama, en los corrillos políticos existen dudas sobre una posible inhabilidad del Mello Castro, dado el grado de consanguinidad con su hermano José Guillermo, quien firmó un contrato de cesión para recibir el pago de las obras de remodelación de la Plaza Alfonso López en Valledupar. Además, surge otra duda sobre una posible inhabilidad, por la fecha en que el hoy candidato a la alcaldía de la capital del Cesar, renunció a la curul que ostentaba como diputado del departamento, pues algunos juristas aseguran que la norma es clara en decir que debía renunciar 12 meses antes de la inscripción de su candidatura, para que no pase lo mismo que en el caso de Oneida Pinto en La Guajira.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad