publicidad

publicidad

Estas son las tradiciones y costumbres a las que James se tiene que adaptar en Qatar

Estas son las cosas a las que James Rodríguez se deberá adaptar para hacer su estadía en Qatar más amena.

Con abundantes críticas como bienvenidas, James Rodríguez jugará en el Al Rayyan, equipo de Qatar.

En este país se unifica el lujo de las conservadoras sociedades árabes y la abundancia de riqueza que mantuvo luego de su independencia en 1971 del Reino Unido. Además de estar constituido y gobernado por una monarquía absoluta, hay más tradiciones y costumbres a las que el cucuteño deberá adaptarse.

Mascotas exóticas

En Qatar, como en varios países del Medio Oriente, se extiende una costumbre por parte de los adinerados por tener leones o guepardos de mascotas. Por lo que el futbolista deberá cuidar de su cocker spaniel inglés si pretende dejarlo socializar con las mascotas de sus vecinos.

Una leche un poco particular

En esa región donde la temperatura es muy alta son pocos los animales que logran adaptarse. Son los camellos quienes logran adaptarse e incluso servir de transporte y proveer alimentación.

Debido a su característica de mamíferos, las hembras pueden ser ordeñadas. De hecho, la industria de leche de camello es muy grande y se dice que las características de esta leche son benéficas para jugadores de alto rendimiento.

Camellos de carreras conducidos por robots

Las carreras de camellos eran, hasta hace un tiempo, eventos en donde se utilizaban niños como jinetes por su bajo peso, lo que facilitaba la carrera del animal. Sin embargo, ahora se programan robots para que suplan el papel de los niños jinetes.

El licor y sus restricciones

Para poder comprar y consumir bebidas alcohólicas es necesario tramitar un permiso expedido por el gobierno. Infringir esta regla de consumir bebidas en espacios públicos o ser encontrado en estado de embriaguez puede ser causal de arresto.

Tiempos de oración y de Corán

Una norma es que los turistas no pueden ingresar libros religiosos diferentes al Corán. Los qataríes son personas que llevan una vida religiosa muy estricta, por lo que para el colombiano y su fe católica podría ser un choque bastante fuerte.

Durante el día, en Doha, se hacen cinco llamados por altavoces para avisar que es tiempo de oración.

publicidad

publicidad