publicidad

publicidad

Gobierno le pone fecha a la reconstrucción de San Andrés y Providencia

Según el Gobierno, al finalizar el presente año se habrá reconstruido al menos el 95% del archipiélago de San Andrés y Providencia, así lo afirmó Sandra Gómez, presidenta de Findeter, entidad encargada de rehacer la infraestructura en las islas. La funcionaria anunció que ya fueron colocados los cimientos de la primera de 1.200 viviendas nuevas que serán construidas, junto con la reconstrucción de 877 viviendas afectadas, el aeropuerto y dos colegios. 

El anuncio fue hecho durante el conversatorio Impacto de los huracanes Iota y Eta en el Caribe, moderado por María Paula Correa, jefe del gabinete presidencial, y que contó con la participación de Susana Correa, directora del Departamento de la Prosperidad Social y gerente de reconstrucción de las islas; Alexander Solis Delgado, director de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias de Costa Rica, y la presidenta de Findeter.

“En este proceso lo más importante ha sido trabajar de la mano con la comunidad, para ellos y con ellos. El éxito está en escuchar a la gente, entender sus necesidades y conforme a ello actuar”, manifestó Gómez.

Durante el evento, el director ejecutivo del BID por Colombia y Perú, Sergio Díaz-Granados, en nombre de empleados y amigos del BID, entregó un cheque por cerca 47.000 dólares para financiar proyectos relacionados con la reconstrucción de las islas de San Andrés y Providencia, afectadas por el huracán Iota en noviembre pasado.

Para Susana Correa el paso de Iota llevó al gobierno nacional a hacer una revisión de políticas públicas tanto locales como nacionales, como mecanismo prioritario de prevención. “Frente a una emergencia de este tipo, teniendo en cuenta las lecciones aprendidas, tenemos acciones sugeridas: la primera es restablecer los servicios públicos, energía, agua y telecomunicaciones; y la segunda, con relación a infraestructura, es la aplicación de normas de construcción segura, robustecer las políticas de infraestructura social y vivienda”, manifestó.

Así mismo, recordó que en San Andrés la afectación fue del 10%, mientras que en Providencia el total de la isla presentó daños en su infraestructura.

Por su parte, Solis Delgado, haciendo un recuento del impacto –primero de Iota y después de Eta– que se dio principalmente en el costado del Pacífico sur de Costa Rica, recordó que el país tuvo pérdidas en su infraestructura por 14 millones de dólares, 325.000 personas afectadas y dos fallecidas. También explicó que una de las primeras reacciones del gobierno fue permitir el uso de recursos especiales para atender las necesidades más inmediatas, como la habilitación de albergues, compra de materiales, alquiler de maquinaria para abrir caminos, todo para mantener la seguridad y salvaguardar la vida de las personas.

Finalmente, la gerente de reconstrucción de las islas –ubicadas a 720 km de Cartagena–, resaltó la importancia del trabajo intersectorial articulado que fue clave cuando se requirieron todos los recursos marítimos, aéreos y terrestres posibles para atender la emergencia, con el apoyo de las fuerzas militares y todas las entidades involucradas. Así como también la socialización y la participación de las comunidades para garantizar su bienestar y el mejoramiento de su calidad de vida.

publicidad

publicidad