publicidad

publicidad

publicidad

publicidad

¿Hay garantías de seguridad para elecciones regionales?

En las últimas semanas el miedo se ha querido calar en el sentir de los cesarenses, y aunque las autoridades han querido mantener la calma ocultando información, en algunas poblaciones que por años vivieron de cerca la violencia se siente la zozobra por el temor de volver a una época que se creía superada, y más cuando se acercan las elecciones locales, un escenario que anteriormente se ha visto marcado por el protagonismo de grupos armados al margen de la ley.

Hoy el departamento presenta una situación crítica por el número de candidatos amenazados en el marco de las elecciones regionales 2019.

Según la información que maneja la secretaría de Gobierno Departamental, en cabeza de Carlos Andrés Cotes, hasta el momento se han reportado las amenazas de cuatro candidatos a la alcaldía de igual número municipios: Misael Liz Quintero en La Jagua de Ibirico, Raúl Fernando Machado en Becerril, Robinson Manosalva en Aguachica y Doris Gutiérrez Castellanos en San Martín.

Además, permanecen con medida preventiva de protección Danilo Duque y Saúl Mindiola en Pueblo Bello; y Assad Raish Gámez, en El Copey.

Todos intimidados a través de panfletos, mensajes de texto a sus celulares, grafitis, entre otras acciones que obligaron a las autoridades a estudiar los casos.

Le puede interesar
Los candidatos que no tuvieron maquinaria y les tocó recoger la estantería

A pesar de eso las fuerzas militares aseguran que las garantías están dadas en cuanto a seguridad para las elecciones del 27 de octubre, pero en las poblaciones temen a que el fantasma de la violencia política retorne a estas tierras, y más aún después de la alerta que hace unos días emitió la Defensoría del Pueblo, donde aparecen 15 municipios del Cesar con riesgo electoral por presencia de grupos armados ilegales: Astrea, Pueblo Bello, Valledupar, Pailitas, Pelaya, Chimichagua, Curumaní, El Paso, La Jagua de Ibirico, Agustín Codazzi, Aguachica, La Gloria, Río de Oro, González y El Copey. Este último municipio preocupa mucho a los órganos de control y aparece con riesgo alto.

Los alcaldes de los 15 municipios del Cesar con mayor riesgo electoral se reunieron la semana pasada en Valledupar con las autoridades, donde se analizó la aparición de panfletos y grafitis del ELN en Curumaní y Pelaya, tema denunciado por algunos líderes políticos que tuvieron que suspender actividades políticas, por el temor que mostraron miembros de las comunidades sobre el hecho.

Le puede interesar
Amenazan de muerte a Danilo Duque, candidato a la alcaldía de Pueblo Bello

Esta información no ha tenido la importancia que debiera tener y las autoridades como Policía y Ejército Nacional le han querido bajar el perfil para no alterar a las comunidades, pero lo cierto es que el riesgo está latente. Aunque ellas aseguran que está alerta y mantienen las garantías para guardar el orden en esta época electoral.

¿Un auto atentado?

Precisamente por lo actos de inseguridad que se han registrado en el departamento del Cesar y Valledupar en los últimos meses, y que han causado estupor en la ciudadanía vallenata, este medio de comunicación tuvo conocimiento que una de las campañas que lucha por ganar la administración en la capital vallenata estaría planificando hacerse un auto atentado.

Según la información que ha venido circulando en los corrillos políticos de Valledupar, y que en los últimos días ha venido tomando mucha fuerza, asegura que una de las campañas estaría planeando este hecho para generar temor, zozobra e incertidumbre dentro de la población, estrategia que buscaría tratar de incidir en los vallenatos a la hora de que estos acudan a las urnas.

 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad