publicidad

publicidad

Katrizza Moreelli busca huir del Siva mientras la entidad sucumbe

Ya se perdió la cuenta de cuántas veces el Sistema Integrado de Transportes de Valledupar (Siva) ha estado en el epicentro de la noticia por las falencias que se vienen presentando en las obras que realiza en la ciudad con el objetivo de, algún día, poner en funcionamiento la tal anhelada flota de buses que dignifique el transporte público de la ciudad. En su más reciente escándalo está la suspensión de las obras en el centro de la capital vallenata por la no contratación de un experto en temas arqueológicos, y mientras todo esto pasa, tal parece que su gerente Katrizza Morelli no ve la hora de salir de la entidad y quitarse de encima semejante ‘chicharrón’.

En septiembre del 2016 el regreso de Katrizza Morelli a la gerencia del Sistema Integrado de Transporte de Valledupar (Siva) fue visto como la salvación de ese proyecto que ya completa casi una década de estar ejecutándose; Sin embargo, su regreso no ha significado un avance importante en las obras y mucho en menos para la puesta en marcha del sistema.

El retorno de la Morelli al Siva se dio luego de su paso por la Subgerencia Administrativa del Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade), en donde estuvo 2 años.

Ahora nuevamente la gerente pretende salir de la entidad por la puerta de atrás, puesto que se conoció que el pasado 24 de septiembre, el Siva convocó a una sesión ordinaria de junta directiva, en la que tenían que participar todos sus miembros, estos eran: El gobernador (e) de ese momento Wilson Solano Gracia; el alcalde de Valledupar, Mello Castro González; la delegada del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, Sonia Narváez Castañeda; la delegada del Departamento Nacional de Planeación, Ximena Cantor; el delegado del Ministerio Público, Dárlinson Ramírez y como invitado el representante de la Unidad de Movilidad Urbana Sostenible, Daniel Cardozo.

Le puede interesar  La nueva promesa del SIVA a los vallenatos, ¿cumplirá?

De esa reunión que se conoció que entre los puntos abordados estuvo la presentación de los estados financieros de la vigencia 2019. Igualmente, el informe de gerencia a corte 30 de agosto de 2020, y el informe del estado del control interno a corte 30 de junio de 2020.

Pero el tema que llamó más la atención fue la renuncia de la gerente Katrizza Morelli Aroca, solicitud que había sido presentada desde enero de este año, la cual no se había tocado ni hecho público ya que en lo transcurrido de este 2020 era la primera junta directiva que se realizaba. Sobre el particular no se tienen mayores detalles, puesto que hay un gran hermetismo con el tema, se espera que antes de que finalice el año se conozca si continua o definitivamente se va.

Los accidentes en el canal de Panamá han estado a la orden del día.

¿Siva, otra secretaria de Obras?

Como ya se dijo, el Siva a lo largo de estos años que tiene en actividad ha centrado su actividad en la contratación de obras en diferentes puntos de la ciudad, por donde se espera pasen los buses biarticulados y de última tecnología, obras que han sido cuestionadas por la calidad de los mismas y su rápido deterioro antes que el sistema entre en operación.

En este recorrido de obras discutidas por parte del Siva la primera que saca la cabeza es la canalización del Canal de Panamá en la cual la administración departamental y municipal invirtieron más de 8 mil 500 millones de pesos. Los trabajos tuvieron varias prórrogas, y cuando por fin se entregó las familias alrededor del canal comenzaron a sufrir puesto que cada vez que llueve fuerte este se queda pequeño e inunda el sector.

La ampliación del Canal de Panamá, tenía como objetivo conducir el agua lluvia del suroriente de la ciudad al río Guatapurí.

Le puede interesar  Centro Histórico de Valledupar, ¿otra empanada del Siva?
La ampliación de la avenida Simón Bolívar no contempló un tercer carril situación que ha sido criticada.

La otra obra es la ampliación de la avenida Simón Bolívar, trabajos que buscaban reconstruir un tramo de 2,3 kilómetros en concreto rígido, en el trayecto que va desde la glorieta del Terminal de Transporte, hasta la glorieta de La Ceiba, cuyo recurso de inversión superó los 20 mil millones de pesos.

Con respecto a la ampliación de dicha arteria vial hay otro punto importante que acotar, y tiene que ver con la ampliación de un tercer carril que no se hizo, puesto que hoy, con el crecimiento del parque automotor de la ciudad ampliar la capacidad de la avenida hubiese sido dar un paso adelante en ese aspecto.

Hay una más reciente, tiene que ver con los trabajos que el Siva adelanta en el centro de la ciudad, que incluye el centro histórico, obras que tuvieron que ser suspendidas por el incumplimiento en algunos compromisos como lo fue pasarse por la faja los requerimientos del Ministerio de Cultura que se encarga de preservar los lugares con patrimonio histórico como el caso del centro de la capital vallenata.

El tema tiene que ver con que el Siva estaba notificado de la necesidad de tener un especialista encargado de identificar hallazgos arqueológicos, puesto que el centro histórico de Valledupar podría guardar elementos arqueológicos, pero esto no se tuvo en cuenta y una vez el ministerio de Cultura se enteró mandó a suspender la obra. Lo grave es que quienes pagan los platos rotos son los comerciantes, y por supuesto la movilidad en el centro de la ciudad que está vuelta un caos. Un error más a la larga lista que ya tienen.

Mientras todo esto se da, los entes de control parecen invisibles ante todas las fallas que se han presentado en los millonarios recursos que el Siva ha venido ejecutando.

publicidad

publicidad