publicidad

publicidad

La curul en la Duma que era de Chiriguaná ahora tambalea

En la palestra pública están los nombres de dos chiriguaneros que hoy son protagonistas en la función pública y que por diferentes situaciones sus cargos están en vilo, la primera de ellas es la diputada del movimiento Alianza Social Independiente – ASI, Petra Romero y el actual secretario de Minas, Manuel Mejía Pallares.

En septiembre del año pasado, el Tribunal Administrativo del Cesar declaró la pérdida de investidura a la funcionaria de la Duma del Cesar, Petra Romero, situación que se da raíz de la elección del Contralor departamental, Delwin Jiménez Bohórquez al inicio del 2020, proceso en el que la corporada debió declararse impedida porque en ese momento tenía en curso dos procesos en la Contraloría.

Con base en ello, el fallo del Tribunal en primera instancia determinó que, “ha debido poner en conocimiento de la Duma tal circunstancia, y que esta decidiera si existía o no tal impedimento. Al no haberlo hecho, con dicha conducta quedó incurso en la causal de pérdida de investidura que se le endilga, esto es, la violación del régimen de conflicto de intereses prevista en el numeral 1°del artículo 48 de la Ley 617 de 2000”.

Desde entonces, han pasado seis meses y aun no se conoce la decisión confirmatoria de este fallo o si contrario a ello, la diputada seguiría en el cargo. De ser la primera la decisión final, se presume que a dicho puesto pasaría Manuel Mejía Pallares, quien le siguió en votación, sin embargo para esto este debería renunciar al cargo de secretario de Minas del Cesar que ostenta desde enero del 2020.

La flojera de Mejía

Al parecer, la situación que se avecina con esta curul está cantada, toda vez que aún no hay un fallo en segunda instancia y ya contrarios políticos a Mejía empezaron a mover el pasado político de cuando fungió como diputado del Cesar en dos periodos consecutivos, el primero que se cumplió a cabalidad y del segundo en el que estuvo solo dos años.

En el año 2017, la Procuraduría General de la Nacional abrió un proceso disciplinario contra varios diputados de la época, por ausentismo en las sesiones de la duma departamental, espacios en los que se debaten decisiones de relevancia para el departamento, entre esos estuvo el nombre de Mejía Pallares, en calidad de corporado. Situación que hoy sale a relucir a raíz de la posibilidad que hay de que este regrese al recinto de la asamblea del Cesar. De este proceso se conoció que fue archivado por el organismo de control.

Frente a toda esta situación, el secretario de Minas manifestó que nada lo distrae y muchas cosas lo ocupan, entre esas sus tareas como funcionario público del Cesar, “hay toda fe de que he sido un trabajador incansable en todas las responsabilidades que he tenido, y hoy desde la secretaria estoy enfocado y con toda la disposición para sacarla adelante y más en este momento de crisis minera. Nada me distrae, lo único que me ocupa es poder trabajar”, dijo el diputado.

Cabe resaltar que por ahora toda esta situación es un supuesto, el desenlace se conocerá con el fallo de segunda instancia del Tribunal Administrativo del Cesar.

publicidad

publicidad