publicidad

publicidad

La JEP reveló el número de falsos positivos cometidos en el Batallón La Popa

Con la soga al cuello se encuentra el excoronel del Batallón de Artillería N°2 ‘La Popa’, Hernán Mejía Gutiérrez, y 14 militares por la acusación de 120 asesinatos y 126 desapariciones forzadas ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Por dichos casos, no solo imputarán al coronel Mejía ya que también su sucesor, el coronel Juan Carlos Figueroa y a 13 militares, hacen parte de la imputación, en hechos ocurridos en los años 2002 y 2005.

Según testimonios de los subalternos que tuvo en cuenta la JEP, estos señalaron que el coronel Mejía conocía las ejecuciones extrajudiciales y que, en algunos casos, ordenaba recoger cuerpos de las Autodefensas para preséntalos como bajas en combate propias.

Le puede interesar  ¿Pasaron la prueba los cesarenses durante el primer puente sin restricciones?

Además, también especificaron que Mejía se refería a las víctimas con las frases, “eran bandidos y se tenían que morir”, “bandidos” o de auxiliar a la guerrilla, sin pruebas contundentes.

Uno de los militares implicados expreso a la JEP, “la verdad, la doctrina que nos infundían era que todo lo que fuera guerrilla había que darlos de baja, como quien dice, no importa la forma”.

Asimismo, en el 2004 Mejía dejó la comandancia de La Popa, quien fue su sucesor, el coronel Juan Carlos Figueroa habría llegado a ser más exigente con el pelotón a pedirles más bajas, al punto de limitarle los permisos, entre otras. De esta manera, la JEP especificó que la forma de falsos positivos giró de otra de forma: los militares retenían a civiles o reclutaban con engaños en las ciudades de Barranquilla y Valledupar, los asesinaban y los presentaban como nuestros en combate.

Le puede interesar  ¿Se quedarán los mercados campesinos en Valledupar?

Los pueblos indígenas no se salvaron de esta masacre, según la JEP encontró indígenas wika y kankuamos, que hacían parte del territorio del Cesar y La Guajira, los cuales fueron estigmatizados como auxiliares de la guerrilla, sufriendo incontables daños.

publicidad

publicidad