publicidad

publicidad

LA PANDEMIA DEL CAMPO:

Por: WILSON RINCÓN

Los altos costos de producción y el abandono del estado están acabando con el Agro colombiano, insumos cada día más costosos y los precios de los productos del campo más baratos parecen ser el pan de cada día. Ser campesino en Colombia es sinónimo de pobreza, tanto así que nuestros jóvenes campesinos están migrando a actividades informales como el mototaxismo, entre otras, mientras que otros empiezan a engrosar las filas de desplazados y pobreza en los pueblos y ciudades, esto debido a que no ven atractiva ni rentable la actividad en el campo.

Estos jóvenes han visto el reflejo negativo en sus padres, que se han envejecido trabajado con dificultades, sumidos en la pobreza, abandonados totalmente por el Estado, invisibles, sin políticas estructurales que les garantice a nuestros campesinos la intervención del Estado en los precios de los insumos y erradicar los intermediarios que a su manera irresponsable ponen los precios de los productos en el mercado.

Los TLC firmados por Colombia, otra angustia más para el campo, nos han dejado sin posibilidad de competir, estos permiten que lleguen productos de otros países más baratos que los nuestros. Se estima que se importan más de 14 millones de toneladas de alimentos, entre los que están, el arroz, el sorgo, la cebada, el maíz entre otros.

Para ilustrarnos mejor, el maíz que es el principal insumo de nuestra almojábana de La Paz viene de EE.UU, teniendo las mejores tierras acá y manos trabajadoras para producirlo, esto a manera de ejemplo de muchos que hay. Y cómo si fuera poco un estado que no invierte en vías terciarias, Electrificación rural, educación, acceso a internet, vivienda digna, salud, asistencia técnica, acceso a crédito con tasas blandas.

En fin, no hay inversión de ningún tipo, ni en infraestructura y mucho menos social que permita que nuestros campesinos tengan calidad de vida. No se ha dignificado la labor del campo, son ellos los que trabajan con sus manos de sol a sol, para proveer a las ciudades los alimentos, el trabajo del campo es tan necesario e Indispensable, que sin su labor no podríamos subsistir.

Por conocimiento propio y en mi condición de campesino, en el municipio La Paz, corregimiento de San José de Oriente -Serranía del Perijá-, se han desplazado más campesinos producto del abandono del estado, que, por la misma incidencia de los grupos al margen de la ley, llámese guerrilla o paramilitarismo.

En esta crisis de pandemia fue el campo el que saco la cara y aún con todas estas dificultades llevaron los productos frescos a cada uno de los hogares del país. Es tan desafortunado el campo que los alivios y apoyos que anunció el gobierno para los pequeños y medianos campesinos en esta crisis por la pandemia, nunca llegaron, esa plata fue a para a los bolsillos de los banqueros y grandes empresarios del país. quedaron esperando nuevamente el apoyo del estado.

 

 

publicidad

publicidad